ECONOMíA › EXPORTACIONES E IMPORTACIONES RECORD EN EL BALANCE COMERCIAL DE AGOSTO

La energía reduce el superávit

Las compras externas de gasoil, gas natural licuado y fueloil son el principal factor que explica la merma del saldo positivo del balance comercial. Se mantiene un fuerte dinamismo de las ventas de manufacturas industriales, lideradas por autos.

 Por Tomás Lukin

Con niveles record de exportaciones e importaciones, el balance comercial arrojó un superávit de 640 millones de dólares en agosto y así acumuló durante los primeros ocho meses del año un saldo favorable de 7098 millones de dólares. Sin embargo, los datos difundidos ayer evidencian un deterioro en el dinamismo del sector externo. En la comparación con el mismo mes del año pasado los datos representan una disminución del 39 por ciento y en relación con el período enero-agosto de 2010 el resultado es 23 por ciento inferior. El balance comercial preserva un resultado positivo, pero la magnitud del superávit se reduce, ya que las importaciones crecen más rápido que las exportaciones. El aumento en las compras externas de combustibles y energía es uno de los principales factores que explican ese comportamiento.

Los 8225 millones de dólares exportados el mes pasado representan el valor más alto de la serie histórica. Las ventas externas acumularon durante los primeros ocho meses del año un incremento del 25 por ciento. Las exportaciones de manufacturas de origen agropecuario (MOA) y las industriales (MOI) registraron un incremento del 32 y 26 por ciento, respectivamente, durante el período. La variación de las MOA, fundamentalmente grasas, aceites, harinas y pellets de soja, estuvo traccionada por los aumentos de precios. Por su parte, las MOI, donde las ventas de autos a Brasil son uno de los componentes más significativos, fueron impulsadas por las mayores cantidades exportadas. Los productos primarios evidenciaron un aumento del 25 por ciento que se explica en forma excluyente por las subas en los precios internacionales de los cereales y el oro.

Las importaciones también marcaron un record el mes pasado al llegar hasta los 7616 millones de dólares. El incremento se registró en todos los rubros. El comportamiento más destacado se observó entre las compras de combustibles como gasoil, gas natural licuado y fueloil. Este último rubro acumula un incremento interanual del 113 por ciento que significa un insumo adicional de 3500 millones de dólares con respecto al año pasado. El resto de los rubros, como los insumos industriales y la maquinaria, exhiben un dinamismo que está asociado al elevado ritmo de crecimiento de la demanda agregada: la fortaleza del mercado interno y la inversión. En la rama automotriz, una de las de mayor crecimiento en producción y creación de empleo desde 2003, las importaciones son traccionadas por algunas de las partes de mayor valor agregado, como chasis con motor y cajas de cambios.

“Argentina dejó de ser excedentario en energía. Eso explica la principal reducción del superávit. Al mismo tiempo se suman la fuga de capitales y la creciente remisión de utilidades de las empresas. Hoy, en un contexto internacional de mayor inestabilidad y superávit comercial más acotado, la discusión es cómo asegurar que la restricción externa no vuelva a limitar el crecimiento del país”, explicó a Página/12 el economista de AEDA Andrés Tavosnaska, en referencia a las tensiones que emergen desde el sector externo.

El año pasado, el saldo comercial había llegado hasta 11.600 millones de dólares. El Gobierno proyecta terminar 2011 con un superávit comercial de 9000 millones de dólares y, según figura en el proyecto de Presupuesto, estima un resultado levemente inferior para 2012. No obstante, las limitaciones que emergen no significan el regreso de la restricción externa, histórico problema de la economía que emerge como consecuencia de la falta de divisas. En cambio, según advierte Tavosnaska, esos desafíos “evidencian la necesidad de profundizar la industrialización, repensar el modelo energético, avanzar en el proceso de sustitución de importaciones y promoción de exportaciones, reducir la fuga de capitales y negociar con las empresas multinacionales para que reinviertan sus ganancias en lugar de enviarlas al exterior”. En ese sentido, el economista ponderó las negociaciones del Gobierno con las empresas extranjeras donde se reclama mayores inversiones, exportaciones, integración local y desarrollo de proveedores locales.

Compartir: 

Twitter
 

El balance comercial arrojó un superávit de 640 millones de dólares en agosto.
Imagen: Joaquín Salguero
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.