ECONOMIA › INFORME DE LA OIT SOBRE DESOCUPACION EN EL MUNDO

El desempleo castiga a los jóvenes

 Por Tomás Lukin

La crisis financiera internacional y las medidas de ajuste desplegadas para enfrentarla provocaron un fuerte aumento del desempleo a nivel global que golpeó con más fuerza sobre la población joven. La tasa de desocupación entre las personas de 15 a 24 años alcanzó a 12,7 por ciento en 2010 y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) proyecta que cederá levemente en 2011 hasta 12,6 por ciento. Esa mejora se explica porque cada vez más jóvenes se retiran del mercado laboral y por lo tanto no son contabilizados por las estadísticas como desocupados y no porque consiguen un puesto de trabajo. Se trata de 75 millones de jóvenes desocupados en el mundo. Las elevadas tasas de desempleo superan el 30 por ciento en algunos países de Europa como España, Grecia y Eslovaquia. En Medio Oriente y Africa del Norte hace más de veinte años que uno de cada cuatro jóvenes está desocupado.

En Argentina el desempleo juvenil alcanza al 18 por ciento de ese segmento poblacional, una cifra elevada frente al 7,2 por ciento del desempleo total. Se trata de un problema estructural que afecta con mayor intensidad a las mujeres. Los registros del país están en sintonía con los observados en el resto de América latina. Junto con la informalidad y precariedad, el desempleo juvenil es uno de los principales problemas estructurales de la región en materia laboral. No obstante, a diferencia de lo que sucedió en Europa, la cantidad de jóvenes con problemas de empleo no se disparó a partir del estallido de la crisis financiera internacional.

El incremento en los niveles de desempleo es una de las consecuencias directas de la crisis y las medidas de ajuste fiscal. “Los jóvenes son más vulnerables a los shocks, son los primeros en ser expulsados y los últimos en ser reincorporados”, explica la OIT en la actualización de su informe Tendencias Globales del Empleo Juvenil 2011. Mientras que el desempleo se extiende entre los menores de 24 años, aquellos que tienen trabajo se desempeñan en una situación de precariedad y perciben salarios por debajo del promedio de la economía.

La OIT advierte que las cifras del desempleo juvenil son engañosas, ya que no considera a las personas que desalentadas dejan de buscar empleo. En Irlanda, donde la desocupación alcanza al 27,5 por ciento de los jóvenes, el organismo advierte que la tasa podría haber sido significativamente superior si se contemplara a quienes se “esconden” en el sistema educativo. En España, la desocupación entre las personas de 15 a 24 años trepó 23 puntos porcentuales entre 2007 y 2010 al pasar de 18,2 a 41,6 por ciento.

A diferencia de los lineamientos que conducen al Fondo Monetario Internacional, la OIT reclama a los países políticas activas de empleo en lugar del recorte de salarios, las privatizaciones de las empresas de servicios públicos y el despido de trabajadores estatales. Las recomendaciones del organismo tripartito que reúne a gobiernos, trabajadores y empresarios no están exentas de contradicciones y limitantes, sin embargo apuntan en la dirección contraria a las que impulsa el Fondo. “El desempleo juvenil es un problema que requiere mayor atención. Para mejorar la situación los países en dificultades podrían considerar el desarrollo de un sistema integrado de crecimiento y creación de empleo que asegure la promoción del trabajo decente para los jóvenes a largo plazo. También es necesario mejorar la calidad de los puestos e invertir en educación y formación”, explica el organismo.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared