ECONOMíA › LA AFIP RESTRINGIO LAS OPERACIONES DE COMPRA DE MONEDA EXTRANJERA A PRIVADOS

Menos para los minoristas y más para el Central

Las mayores restricciones se explican por el impacto de la crisis internacional y las tensiones cambiarias generadas por las reacciones ante la expropiación de YPF. El Central sumó ayer 130 millones.

 Por Cristian Carrillo

La AFIP autorizó esta semana menos operaciones de compra de moneda extranjera, lo que se tradujo en una caída en la demanda privada de dólares. Esta situación dejó al Banco Central como principal comprador de divisas en un mercado abastecido por los exportadores de granos. Según bancos y casas de cambio consultados por este diario, las operaciones validadas oscilaron ayer entre el 35 y 40 por ciento de las consultas. En el primer bimestre del año, el organismo informó que se habían rechazado sólo 20 mil casos sobre 2,8 millones de consultas (0,7 por ciento). Desde el Gobierno no hubo una confirmación oficial. La restricción responde a una combinación de factores, entre los que se destaca la crisis internacional y las tensiones cambiarias que generó la expropiación de YPF, que derivaron en una mayor fuga de capitales en abril.

El dólar cerró ayer a 4,46 pesos, mientras que el Central incorporó a sus reservas unos 130 millones. “Hubo mayor nivel de rechazo, pero los que tenían capacidad de compra por haber vendido algún bien y se acercaron a la AFIP para documentar el origen de esos fondos fueron habilitados de inmediato para comprar (moneda extranjera)”, reconoció el responsable de operaciones de un banco de la city porteña. Desde otra entidad financiera aseguraron además que hubo menos ingreso de público, por lo que la mayor restricción no generó grandes contratiempos. También se realizaron operativos puntuales, con participación de Gendarmería, en agencias de cambio y bancos del microcentro para detectar maniobras de elusión cambiaria.

La principal queja de los banqueros fue la falta de información. La AFIP no dio precisiones respecto de los ajustes en los parámetros que aplicó para la validación de la operaciones. “El mercado va a ir dando las pautas de estos cambios”, se limitó a responder una fuente gubernamental consultada por este diario. Tampoco se detalló si se trata de una “señal” que envían al mercado para luego flexibilizarla o si se prolongará algunos meses. El sistema de consulta comenzó a fines de octubre y, subsanados los inconvenientes de su implementación, había logrado agilidad, con un margen mínimo de rechazos. La operatoria incluso se fue flexibilizando con el transcurso de las semanas, a partir de la caída en la demanda privada y de un incremento en el ingreso de dólares. Para incentivar ese ingreso, el Gobierno acortó los plazos para que los grandes exportadores liquiden sus ventas en el mercado cambiario local.

Las nuevas restricciones obedecen fundamentalmente a dos factores: la crisis internacional, donde la recesión en varios países de Europa y el estancamiento de la economía estadounidense obligan a tomar medidas de resguardo, y la necesidad de que el Central acumule reservas para afrontar futuros vencimientos. La caída en la demanda global impacta en la balanza comercial y, por ende, en la disponibilidad de divisas. En ese sentido, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, les anticipó a varios empresarios que los actuales controles a las importaciones se mantendrán. Por su parte, el organismo monetario que conduce Mercedes Marcó del Pont tiene previsto pagar este año unos 10.000 millones de dólares de deuda. No obstante, los exportadores no están liquidando sus cosechas al ritmo previsto para esta altura del año, en buena medida porque se encuentran a la espera de mejoras en los precios de los granos.

Existen otras voces en el Gobierno que señalan que la flexibilización de los controles fue demasiado. “La gente volvió a comprar dólares sólo porque podía. Esto derivó en un aumento significativo en la compra durante abril, situación que además fue fogoneada por el conflicto con YPF”, explicó una fuente oficial. Por lo pronto, la medida parece surtir el efecto buscado. El Central fue el único demandante fuerte de divisas esta semana en la plaza cambiaria, acumulando compras por 400 millones de dólares. En la rueda de ayer, donde había intervenido poco, se alzó con 110 millones de dólares en los últimos diez segundos de operaciones. El stock de reservas quedó en 47.624 millones de dólares. La contracara de estas restricciones fue una mayor demanda en el segmento informal, donde el dólar del mercado negro promedió los 5,15 pesos. Los depósitos en moneda extranjera aún no fueron afectados. Se mantienen en torno de los 13.152 millones de dólares, según datos del BCRA al 4 de mayo, apenas un 1,5 por ciento por debajo de marzo.

Compartir: 

Twitter
 

Las operaciones validadas por la AFIP oscilaron ayer entre el 35 y 40 por ciento de las consultas.
Imagen: Rafael Yohai
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.