EL MUNDO › FRACASO EL TERCER INTENTO DE FORMAR GOBIERNO Y SE VOTARIA OTRA VEZ EL 17 DE JUNIO CON BUEN PRONOSTICO DE LA IZQUIERDA

Grecia va a los tumbos a otra ronda electoral

La izquierda se negó a formar una alianza tripartita que siguiera con el ajuste, confiada en que puede ganar la mayoría en la próxima elección. El presidente puede constituir un gobierno provisional que dure hasta el mes que viene.

 Por Daniel Howden *

Desde Atenas

Todavía sin timón, Grecia seguía ayer buscando formar un gobierno, con ya casi una semana desde la votación en que los ciudadanos rechazaron el ajuste exigido a cambio de un préstamo. El último intento fracasó por la negativa rotunda de la izquierda a sumarse a una coalición que mantuviera el ajuste. Tanto analistas como países europeos avisaron a los griegos que su futuro en la Eurozona depende de lo que hagan ahora, pero los políticos se están mostrando incapaces de formar una coalición y todo indica que habrá otra elección.

Ayer arrancó con un titular, en el popular diario Ta Nea, que avisaba que había “Un rayo de esperanza”. Pero el día terminó con los socialistas de Pasok, el tercer partido que intentó formar gobierno, admitiendo que no podían encontrar socios. La esperanza del rayo era el pequeño y moderado Partido de Izquierda Democrática, que amagó unirse al Pasok y sus aliados de Nueva Democracia para darle la mayoría necesaria en el Parlamento.

Pero el líder de los demócratas de izquierda, Fotis Kouvelis, descartó formar un gobierno tripartito y dijo que un gobierno sin Syriza, la coalición de izquierda radical que logró un sorprendente segundo puesto en la elección del domingo pasado, no tenía chance de funcionar. Los mayores partidos griegos, Pasok y Nueva Democracia, sufrieron un duro castigo en las urnas por su papel en la crisis y por cooperar con los organismos internacionales de crédito en un ajuste particularmente duro. Grecia entró ya en su quinto año de recesión y tiene un 22 por ciento de desempleo.

El gobierno griego sufre una enorme presión de sus socios europeos y sus acreedores internacionales para que cumpla los términos del segundo préstamo puente, de 130.000 millones de euros. Las negociaciones se estiran y los bancos siguen emitiendo informes que discuten las consecuencias de la salida griega de la Eurozona.

Opuestos al ajuste, los de Syriza bien pueden ser los ganadores de otra ronda de elecciones, programada en principio para el 17 de junio, y los sondeos indican que puede crecer del 17 por ciento que logró el domingo a un 25 por ciento o más. La compleja ley electoral griega le da un “bono” de cincuenta parlamentarios al partido que logre la mayor votación, un porcentaje importante en un Congreso de 300 miembros. Esta perspectiva le da pocos incentivos al cada vez más popular líder de Syriza, el joven Alexis Tsipras, para negociar con figuras contaminadas por el ajuste.Tsipras se negó ayer terminantemente a formar parte del gobierno, diciendo que “el pueblo griego se pronunció contra el ajuste y la pobreza” en un claro mandato.

Por su parte, Kouvelis explicó que “si Syriza no cambia de posición, tendremos que ir a elecciones. No queremos que eso ocurra, hicimos todo lo posible y más también para evitarlo, pero si hay que votar, estamos listos”.

Kouvelis apoya un retiro gradual del memorándum de entendimiento entre Grecia y “la Troika” del Fondo Monetario Internacional, la Unión Europea y el Banco Central Europeo, y no un corte drástico e inmediato. Con lo que está ahora enfrentado a un dilema político.

Es que el último partido pequeño que entró a una coalición de gobierno que apoyara el ajuste fue Laos, el grupo nacionalista antiinmigrantes. Y Laos fue barrido en las últimas elecciones, quedando por debajo del tres por ciento mínimo para ganar una banca.

El domingo pasado, dos tercios de los ciudadanos griegos votaron por partidos que reniegan de las condiciones del ajuste aceptadas por el gobierno anterior o buscan renegociar los términos. Este fenómeno masivo alimenta la sensación de que Grecia lidera una reacción democrática y popular contra las medidas de austeridad exigidas por las economías grandes de Europa, como Alemania, para enfrentar la crisis.

Ante la situación, es muy posible que el presidente griego, Karolos Papoulias, llame a todos los líderes partidarios y les pida un último intento para formar un gobierno. Si esto fracasa, Papoulias tendrá que nombrar un gobierno provisional y llamar a elecciones. Alemania comentó la situación de un modo oblicuo, a través de su ministro de Finanzas, quien dijo que la Unión bien puede sobrevivir a la salida griega del euro: “No deseamos que eso ocurra y no estamos amenazando a nadie, pero tampoco será el fin de la Eurozona”.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

El Parlamento griego, donde nadie tiene bancas suficientes como para formar gobierno.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.