EL MUNDO › ESCANDALOSA REVELACION DE LOS VINCULOS DEL GRUPO MURDOCH CON EL GOBIERNO

“Lots of Love” del primer ministro a Rebekah

 Por Marcelo Justo

Desde Londres

La ex directora ejecutiva de News Corp, Rebekah Brooks, abrió la boca y enmudeció al gobierno. La ex mano derecha en Gran Bretaña de Ruppert Murdoch y su imperio multimediático reveló ante la Comisión Leveson que su vínculo con el primer ministro David Cameron incluía frecuentes intercambios de mensajes de texto y encuentros navideños en medio de la polémica desatada por la oferta de News Corp para adquirir el 69 por ciento del paquete accionario de la cadena televisiva BSkyB.

La Comisión Leveson tuvo servido en bandeja uno de los mejores platos desde que comenzó su investigación sobre la relación de los medios y el mundo político a raíz del escándalo de las escuchas telefónicas. Un mail que escribió un lobbista del grupo Murdoch a Brooks el 27 de junio reveló que el atribulado ministro de Cultura, Jeremy Hunt, quería que News Corp lo “guiara” en su propia investigación sobre las escuchas. “Me pidió que lo asesore privadamente en las próximas semanas para guiar su posición y la de 10 Downing Street (el primer ministro) sobre las escuchas”, escribió el lobbista Frederic Michel.

Esta investigación era clave para la decisión que el gobierno debía adoptar sobre si la oferta de News Corp para adquirir BSkyB comprometía la libertad y pluralidad informativas. Según el mail de Michel, la decisión ya estaba tomada. “JH (Jeremy Hunt) ya dio el OK porque cree que la escucha telefónica no tiene nada que ver con el tema de la pluralidad informativa”, le escribió a Brooks. El gobierno había dicho que sería un árbitro imparcial sobre la oferta de News Corp. En la práctica informaba al grupo Murdoch con anticipación sobre los pasos que iba a dar.

El 30 de junio –como había anticipado el lobbista en el mail–, Hunt declaró ante el Parlamento que “si bien las alegaciones sobre escucha telefónica son muy serias, no tienen ninguna relación con la adquisición de BSkyB”. Una semana después ocurrió la explosión que haría crujir todo el edificio. The Guardian publicó que el News of the World había interferido el mensaje de voz de Milly Dowler, una niña de 13 años secuestrada y asesinada. La revelación fue devastadora para el grupo Murdoch, que en pocas semanas cerró el News of the World, abandonó su intento de adquirir el paquete accionario de BSkyB y aceptó la renuncia de Rebekah Brooks.

La proximidad del grupo con el gobierno quedó visualizada de un modo menos complejo y más colectivamente memorizable con los mensajes de texto que Brooks intercambió con Cameron. Brooks negó informaciones que habían circulado durante la semana sobre un intercambio de 12 mensajes de texto por día, pero reconoció que durante la campaña Cameron le enviaba un par de mensajes semanales. “La mayoría tenía que ver con cuestiones organizativas, con temas sociales, con algún comentario personal sobre un debate televisivo”, dijo Brooks.

Más sugestivo aún es cómo firmaba sus mensajes el primer ministro: LOL. Cameron, poco ducho en las artes de los mensajes de texto, pensaba que lol quería decir “Lots of Love”, despedida muy cariñosa para amigos muy cercanos. En realidad, lol es un mensaje juvenil extremadamente informal, que surgió con las nuevas tecnologías para decir laugh out loud (“reíte con todo”). Cuando Brooks aclaró el punto, Cameron dejó de firmar LOL, pero no se olvidó de enviarle un mensaje de apoyo luego de que renunciara.

Más sustanciales fueron los tres encuentros que el primer ministro mantuvo con Brooks en la Navidad de 2010, cuando el gobierno acababa de reemplazar al frente de la investigación sobre la adquisición de BSkyB al ministro de Empresas, el liberal demócrata Vince Cable, un declarado anti-Murdoch, por el ministro de Cultura, Hunt, un convencido pro-Murdoch. El primer ministro señaló que en ningún momento había habido nada “incorrecto” en estos encuentros, algo que también enfatizó Brooks ante la Comisión. “Nunca tuve una conversación para influir el curso de acción del gobierno”, señaló la ex ejecutiva. Pero el momento en que se dieron esos encuentros, sumado a que Cameron nombrara como su jefe de prensa a otro personaje clave del grupo Murdoch, el ex editor de News of the World, Andy Coulson, hoy libre bajo fianza por el escándalo de las escuchas, pone en tela de juicio el criterio, las decisiones y los motivos de fondo del primer ministro.

Compartir: 

Twitter
 

Rebekah Brooks, ejecutiva de Murdoch y amiga de Cameron.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.