ECONOMíA

Un ex cavallista se opone a una quita del 60 al 80 por ciento a la deuda

El recorte al valor de los títulos de deuda fue sugerido por el conservador diario londinense “Financial Times”. Sin embargo, Adolfo Sturzenegger reaccionó al considerarlo improcedente.

El diario londinense Financial Times consideró lógico que, de la renegociación de la deuda en default con los acreedores privados, surja una quita de la deuda de entre el 60 y el 80 por ciento. Esta reducción, según publicó el diario en un editorial, tendría su lógica en la necesidad de que la deuda argentina sea pagable. Sin embargo, subiendo la apuesta de las demandas de los acreedores internacionales, el economista del partido Recrear, Adolfo Sturzenegger, consideró que este nivel de quita “no es válido”, más preocupado por el bolsillo de los acreedores que por los sacrificios que podrían imponerse al pueblo argentino.
Refiriéndose a las afirmaciones de los integrantes del equipo económico, que adelantaron la previsión reproducida por el Financial Times, el economista ex cavallista arguyó que “comentarios como surgieron hace una semana de que los acreedores estarían dispuestos a resignar un 60 y hasta un 80 por ciento del valor, no son válidos”.
El editorial del diario londinense reveló el lunes pasado el nuevo ánimo de los mercados internacionales con la Argentina. Quienes lo leyeron encontraron una descripción de virtudes reconocidas y demandas pendientes de la actual gestión económica. Según la óptica de una de las voces más influyentes del establishment financiero internacional, Lavagna y su equipo pueden anotar en su haber la lenta recuperación de la economía basada en un superávit creciente y la contención de la inflación, “en parte porque el gobierno ha mantenido sus propias cuentas estrictamente controladas”. En este contexto, el peso se apreció y los bonos comenzaron a recuperarse. Sin embargo, “aunque Argentina salió de la terapia intensiva”, falta mucho para una “recuperación sostenida”.
Y aquí comienzan las demandas. La más previsible es la necesidad de acordar con el Fondo Monetario Internacional, pero la que más importa a la city londinense y a los principales acreedores de la Argentina es otra: la refinanciación de la deuda en default con los acreedores privados. En este punto, el Financial suma pasivos en regla por 95.800 millones de dólares y en default por 76.700 (incluyendo atrasos e intereses), lo que da un total de pasivos del Estado argentino de 172.500 millones, el equivalente al 130 por ciento del Producto.
Sobre esta base, el editorial del Financial Times concluye casi lo obvio, que para que esta deuda sea pagable necesita “una buena cepillada”. El nivel de quita imaginado por el matutino londinense para los 76.700 millones en default es “de al menos el 60 por ciento y quizá hasta el 80” por ciento. A favor de esta negociación, Argentina tendría la suerte de tener enfrente un verdadero caos de papeles y acreedores. A pesar del intento unificador del megacanje de Domingo Cavallo, existen al menos 150 emisiones de bonos, expresados en 14 monedas diferentes y en manos de 600.000 tenedores.
El diario concluye que “sin esta reducción del actual valor, la carga de la deuda demostrará ser incontrolable nuevamente. El principio es sencillo: un acuerdo que se deshilache casi tan pronto como se lo firme no tiene ningún sentido”.
Sin embargo, en la Argentina hay voces que desde un supuesto conocimiento concienzudo de la ciencia económica descreen de estos análisis, para ellos superficiales, de la prensa internacional. Según el ex cavallista Sturzenegger, no sólo no es válida una quita semejante, sino que permite advertir que la renegociación “será sin duda muy difícil”. El economista volvió a sugerir que el titular del Banco Central, Alfonso Prat Gay, no fue comprendido en su momento. “Es muy cierto lo que dijo Prat Gay hace dos meses, que ojalá la negociación la hubiéramos hecho el año pasado”, dijo, recordando un discurso del funcionario que provocó irritación en Economía y en el resto del Gobierno.
El argumento, que seguramente habrán anotado prolijamente los acreedores, no se relaciona con mantener la “sustentabilidad” de la deuda, es decir, un nivel de pagos posible, sino con las previsiones de crecimiento. Si la Argentina se recupera de los niveles piso de caída delproducto que registró el año pasado luego de corralito y devaluación, entonces ahora puede pagar más, razonó Sturzenegger desde el lado de enfrente del mostrador.

Compartir: 

Twitter
 

Adolfo Sturzenegger, economista surgido del radicalismo, luego fiel bastonero de Cavallo.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.