ECONOMIA › CRUCIANI DICTO ORDEN DE
DETENCION CONTRA EURNEKIAN POR EVASION FISCAL

Millones que volaron sin pasaje de vuelta

La AFIP denunció al titular de Aeropuertos Argentina 2000 por no declarar en Bienes Personales unos 800 millones de dólares obtenidos en la venta de las acciones de Cablevisión. Eurnekian los giró a las Bahamas e Islas Cayman, pero los hizo figurar como “gastos o donaciones” en el exterior para no asumir su propiedad, según la AFIP.

 Por Raúl Dellatorre

Si el Gobierno quería hacer carne aquello de ponerle “traje a rayas” a los evasores, el juez Julio Cruciani le dio una buena mano al dictar, ayer, orden de prisión preventiva contra el empresario Eduardo Eurnekian por “evasión agravada”. Este tipo de delitos contempla penas de tres años y medio a nueve años de prisión para los culpables y, por lo tanto, no excarcelables. De acuerdo con la descripción de los hechos realizada ayer por Alberto Abad, titular de la AFIP, en conferencia de prensa, Eurnekian no declaró como bienes en el exterior los fondos girados a nombre de dos fideicomisos, uno con sede en Islas Cayman y otro en las Bahamas, y así eludió el pago del impuesto a los Bienes Personales. Dichos fondos eran el resultado de la venta de las acciones de Cablevisión, empresa operadora de cable, realizada entre los años 1995 y 1997, por los que el ex empresario textil habría obtenido unos 700 millones de dólares netos. Eurnekian hizo figurar dicha salida de dinero del país como “gastos o donaciones” en el exterior. Ahora tendrá cinco días (a partir de ayer) para volver al país y presentarse detenido ante el juzgado Penal Económico Nº 2.
La causa que derivó en la orden de detención de Eurnekian fue iniciada en el 2001 por una denuncia de la AFIP, pero pasó por diversas instancias. Cruciani pidió el año pasado una licencia por razones de salud que se prolongó por siete meses, período durante el cual el juzgado quedó a cargo de Julio Speroni. En ese período, el juez subrogante dictó la “falta de mérito” en favor de Eurnekian (lo libró de la causa), fallo que fue inmediatamente revertido por Cruciani a su regreso.
La denuncia original surgió de la comprobación de que el fuerte incremento patrimonial que había obtenido Eurnekian con la venta de las acciones de Cablevisión (ver recuadro) no estaba reflejado en sus declaraciones de Bienes Personales. Al indagar en esa operación, se verificó que el ex dueño del Grupo América (TV abierta, televisión por cable, radios, productora de contenidos, etc.) había girado el dinero obtenido a dos fondos fiduciarios radicados en paraísos fiscales: uno administrado por Citi Trust Ltd. en Islas Cayman, y otro por Itk Trust Company Ltd., con domicilio en las Bahamas. Pero los fondos respectivos ya no figuraban en el patrimonio de Eurnekian, ya que habían sido transferidos a terceros como “gastos o donaciones en el exterior”, según consta en sus declaraciones en el impuesto a las ganancias.
La pretensión fiscal (el reclamo del fisco) suma 14 millones de pesos por impuestos no ingresados, que con intereses, multas y punitorios se elevan a unos 40 millones, valor del embargo preventivo ordenado por el magistrado sobre los bienes del empresario. Además del impuesto a los Bienes Personales (siete millones de pesos), la DGI reclama el impuesto a las ganancias y el IVA que hubiera correspondido pagar sobre los intereses “percibidos por el contribuyente” por el patrimonio radicado en el exterior.
“Siempre planteamos que la utilización de los derivados financieros, los fideicomisos y fondos fiduciarios en paraísos fiscales son una plataforma para la elusión o la evasión fiscal”, puntualizó Abad ayer al comentar la información sobre la orden de detención contra Eurnekian. “En este caso se trata del producto de una venta de acciones que se derivó a un fideicomiso en el exterior, que para que estuviera exento hubiera sido necesaria una clara separación patrimonial, como por ejemplo, la cesión a un hijo de esos fondos como una herencia anticipada”, sugirió el titular de la AFIP. En ese caso, desaparece para el titular original del dinero la obligación de tributar en Bienes Personales. “Pero en este caso, el denunciado (Eurnekian) mantuvo el derecho de administrar y disponer de los fondos, por sí o a través de un comité constituido al efecto”, explicó Abad.
Sea por descuido, exceso de confianza o “diferencia de interpretación” –esto último, sugerido por el abogado de Eurnekian, Rodolfo Roldán–, lo cierto es que el juez Cruciani consideró que existían elementos suficientes para considerar al empresario incurso en el delito de “evasión agravada”, contemplado en la Ley Penal Tributaria, y dictar su prisión preventiva. Eduardo Eurnekian se encuentra en Italia, en una reunión de trabajo con sus socios de Aeropuertos Argentina 2000, adonde partió con autorización del juez. Pero deberá volver antes de cinco días –ayer se le notificó a su representante legal– y presentarse detenido ante el juzgado.
“Va a volver, va a anticipar su regreso”, aseguró ayer a este diario un allegado al empresario, en tanto su abogado defensor rechazó el criterio adoptado por Cruciani y la pretensión fiscal de la AFIP. “El señor Eduardo Eurnekian no ocultó en ningún momento información sobre sus bienes e ingresos”, aseguró Roldán, sin dar explicación sobre los generosos gastos y donaciones de su defendido.

Compartir: 

Twitter
 

Alberto Abad, titular de la AFIP, en conferencia de prensa. “Los derivados financieros son una plataforma para la evasión.”
SUBNOTAS
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.