ECONOMíA › DICTAMEN DE MAYORíA PARA LOS CAMBIOS EN GANANCIAS QUE ELIMINAN ALGUNAS EXENCIONES A LA RENTA FINANCIERA

Además de recaudar, más equidad tributaria

El proyecto que se debatirá hoy en el recinto de Diputados grava la compra-venta de títulos y acciones de empresas que no cotizan en Bolsa. También la distribución de dividendos. La oposición no acompañó y firmó un dictamen de minoría.

 Por Sebastián Premici

El oficialismo firmó el dictamen de mayoría del proyecto que grava con un 15 por ciento la compra-venta de títulos o acciones de empresas que no cotizan en Bolsa y con un 10 por ciento la distribución de dividendos o ganancias que distribuyan todas las empresas entre sus socios o accionistas. La iniciativa será tratada hoy en una sesión especial en la Cámara de Diputados, donde el Frente para la Victoria estima que conseguirá el quórum, con 132 legisladores, entre propios y aliados. Unidad Popular, el peronismo disidente, el PRO, la Coalición Cívica y el FAP firmaron dictámenes en minoría. El titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, destacó que con ambos impuestos –que en realidad son una limitación a las exenciones de Ganancias– podrán recaudarse 2300 millones de pesos.

“Tomamos esta decisión luego del diálogo iniciado entre la Presidenta y los sectores empresarios y sindicales. Nuestro objetivo es, categóricamente, no gravar el ahorro de los argentinos a través de los plazos fijos”, sostuvo Echegaray, quien aclaró que tampoco se incluyó en el gravamen a las empresas que cotizan en Bolsa porque la recaudación por este rubro “hubiese desalentado la participación de las compañías” en el reducido mercado de capitales local. Según Echegaray, de gravarse a las empresas cotizantes en Bolsa se recaudarían 700 millones de pesos, el mismo ingreso que lo proyectado sobre la compra-venta de títulos de compañías que no cotizan en Bolsa.

Al inicio de la reunión de la Comisión de Presupuesto de la Cámara baja, su titular, Roberto Feletti, leyó una serie de cambios realizados sobre el proyecto enviado por el Ejecutivo hace una semana. Básicamente, se incluyeron en el gravamen las transacciones de cuotas y participaciones sociales, con el objetivo de alcanzar a las SRL. También se explicitó que la compra-venta de acciones de empresas radicadas en el exterior también quedaba gravada con el 15 por ciento. “El objetivo es que no haya ningún tipo de elusión. Vamos a estar gravando también a los receptores de dividendos en el exterior”, sostuvo el titular de la AFIP.

Feletti no había terminado de informar los cambios al proyecto, cuando Juan Carlos Zabalza (Partido Socialista-FAP) reclamó, en voz baja, un cuarto intermedio entre sus colegas radicales para analizar los cambios. El pedido pasó inadvertido.

Ante la presencia del funcionario, los diputados de la oposición optaron por hacer explícito su rechazo al proyecto del oficialismo en vez de formular preguntas. “Nosotros vamos a presentar un dictamen propio que introduzca un ajuste automático del Impuesto a las Ganancias”, sostuvo Eduardo Amadeo (peronismo disidente, aliado de Sergio Massa). “La que presenta el Gobierno es una medida transitoria. Si quisieran resolver la cuestión, votarían nuestro proyecto. Y si el mercado de capitales en el país es pequeño, se debe a la responsabilidad del propio Ejecutivo. Los inversores huyen del mercado de capitales y de los plazos fijos”, insistió Amadeo.

“Le recuerdo que los depósitos en plazo fijo están creciendo y mucho”, le contestó Feletti.

Si bien la reunión tenía por objetivo analizar el proyecto del Ejecutivo por el que se dispone gravar parte de la renta financiera, Echegaray abordó temas vinculados con los cambios en el Impuesto a las Ganancias. “A partir de ahora, solamente el 10,2 por ciento de los asalariados quedará comprendido en este tributo (995.000 personas). En cuanto a los jubilados, sólo alcanzará al 0,7 por ciento, que son los que tienen rangos de privilegio o son parte del Poder Judicial”, manifestó el funcionario. “Nosotros no le vamos a hacer preguntas”, afirmó el radical Ricardo Buryaile. Acto seguido, obvió el debate por el que se pretende gravar parte de la renta financiera e insistió en modificar las escalas del Impuesto a las Ganancias e incluir en las modificaciones a los trabajadores autónomos y monotributistas. “Sobre el monotributo, nos estamos reuniendo con la Confederación General Económica y CAME. Es un tema del que nos estamos ocupando”, respondió Echegaray.

Como todos los diputados de la oposición preguntaban cuestiones por fuera del proyecto bajo análisis, la socialista Alicia Ciciliani hizo lo suyo y aprovechó para pedirle a Echegaray que interceda en el expediente de una empresa santafesina (Aloco) que presentaría complicaciones para cobrar un crédito fiscal. “No le pedimos nada fuera de la ley, sólo que mire el expediente”, sostuvo Ciciliani. De repente, la renta financiera dejó de ser un tema central para la oposición.

“No fueron tan agresivos. Se ve que tienen miedo de que les mande los inspectores”, ironizó el radical Julio Martínez, en el momento en que Echegaray se retiraba de la reunión.

“Este aumento de impuestos (renta financiera) es innecesario ya que está cubierto por una mayor recaudación del Impuesto a las Ganancias”, sostuvo Alfonso Prat-Gay para cuestionar el proyecto. Luego se refirió a los cambios en el mínimo no imponible. “Es insuficiente. Para fin de año, la inflación se comerá la variación introducida”, lanzó el economista. Un dato no menor: las modificaciones en el mínimo no imponible representan un incremento del 159 por ciento para los solteros y del 87 por ciento para los casados con hijos, porcentajes muy por encima de cualquier medición de la inflación.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Ricardo Echegaray, titular de la AFIP, explicando en comisión los alcances de los cambios en el Impuesto a las Ganancias.
Imagen: Leandro Teysseire
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.