ECONOMíA › ALLANAMIENTO DE TELECOM ITALIA

Una venta observada

En Italia, la policía fiscal y representantes de la Comisión de Valores allanaron ayer oficinas de Roma y Milán del grupo Telecom. El objetivo de las autoridades italianas apuntó a conseguir información sobre el doble anuncio de la telefónica en los últimos días. El primero fue avanzar con la venta de Telecom Argentina. El segundo, emitir un bono por 1300 millones de euros. Estas estrategias se vinculan con el proceso de reestructuración de la compañía, la cual atraviesa serias dificultades financieras por cargar con una deuda de 29 mil millones de euros. La investigación se inició por pedido de accionistas minoritarios de la firma.

A comienzos de noviembre, el Consejo de Administración de Telecom Italia decidió apurar un plan para reequilibrar la estructura patrimonial de la empresa. En esa reunión, se decidió aprobar la venta de la filial argentina, frenar la distribución de dividendos, encarar inversiones en el mercado italiano y brasileño, emitir nueva deuda y postergar los planes para escindir el negocio de telefonía fija. Frente a esta estrategia, los agentes italianos habrían ingresado a sedes de la compañía en busca de información sensible. Desde Telecom, luego de confirmar el allanamiento, indicaron a través de un comunicado su predisposición para aportar datos en esta investigación. “La empresa siempre ha operado con respeto a las leyes y a las normas que regulan el mercado financiero y asegura la máxima colaboración a las autoridades competentes”, subrayó el texto de la telefónica italiana.

En Argentina, la telefonía fija es administrada por un oligopolio entre Telecom y Telefónica. La noticia del cambio de manos de una de estas dos empresas provocó repercusiones en distintos frentes. El más relevante fue que la oferta de compra llegó a través de un grupo extranjero, pese a los augurios del establishment local acerca de que la macroeconomía ahuyenta la inversión externa. El fondo que pretende adquirir la telefónica es Fintech, conducida por el mexicano radicado en Nueva York David Martínez. Este empresario ofreció 960 millones de dólares para quedarse con la propiedad de la filial, cifra que el directorio de Telecom Italia consideró aceptable y aprobó la venta. Ahora, la operación se encuentra a la espera de que el Gobierno acepte el traspaso.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.