ECONOMíA › DE VIDO Y KICILLOF CERRARON LA GIRA POR CHINA CON UNA PRESENTACIóN ANTE EMPRESARIOS

Argentina en la agenda del gigante

Los ministros explicaron la situación económica y dieron detalles de las obras a licitar. El gobierno chino se mostró interesado. Cuáles son las empresas que van por los contratos.

 Por Fernando Krakowiak

Desde Beijing

“La relación entre China y Argentina se encuentra ante una coyuntura de nuevas oportunidades. Esperamos que nuestras empresas puedan aprovecharla”, aseguró ayer Hu Zucai, viceministro de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reformas de China (CNDR), ante un auditorio integrado por unos ciento cincuenta connacionales suyos que asistieron al road show organizado por el gobierno argentino para buscar financiamiento a quince grandes obras de infraestructura. La CNDR es el máximo órgano de planificación económica de China. Por lo tanto, las palabras del funcionario fueron interpretadas por la delegación argentina como un fuerte gesto de respaldo del gobierno de Xi Jinping. “La presencia de Hu Zucai para nosotros es muy importante porque es un espaldarazo a la participación de las empresas chinas y al financiamiento que puedan ofrecer para las obras”, señaló el ministro de Planificación, Julio De Vido.

La dinámica del road show fue similar a la que se llevó adelante la semana pasada en Moscú. Primero una introducción sobre la situación en que se encuentra la economía argentina y luego los detalles técnicos de los proyectos. La diferencia fue que en Rusia las exposiciones estuvieron a cargo de De Vido y el secretario de Obras Públicas, José López, mientras que en esta ocasión se sumó el ministro de Economía, Axel Kicillof, lo que llevó a De Vido a reducir su tiempo de exposición. Kicillof, por su parte, no sólo explicó la evolución de los indicadores económico-financieros de los últimos diez años, sino que también focalizó en los inicios del proceso de desindustrialización de la década del ’70 y en la situación financiera internacional. Otro cambio significativo fue el discurso de Hu Zucai, vicepresidente de CNDR, ya que en Moscú no había expuesto ningún representante del gobierno ruso.

De Vido y Kicillof habían tenido el lunes una reunión privada con el titular de la CNDR, Xu Shaoshi. Luego de aquel encuentro, ambos dijeron que el experto chino había elogiado la capacidad argentina para sustraerse de la crisis internacional y además se había mostrado dispuesto a seguir fortaleciendo la relación bilateral. La presencia de su segundo en el road show, y el discurso que dio públicamente, ratificaron esa posición. La CNDR es un organismo clave en una economía planificada como la china, donde además las principales empresas son estatales. Por lo tanto, su respaldo tiene un impacto automático.

La decisión del Gobierno de otorgarle la licitación de las centrales hidroeléctricas Kirchner y Cepernic a un consorcio integrado por la china Gezhouba sin duda influyó en este reforzamiento del vínculo. Además, la semana pasada la presidenta Cristina Fernández de Kirchner firmó un contrato con la empresa CMEC para la provisión del material ferroviario del Belgrano Cargas. A su vez, los chinos de CNNC tienen en carpeta la posibilidad de construir una central nuclear para Argentina y a su vez evaluar la oferta de los 15 proyectos que se presentaron ayer.

Dentro de estos últimos proyectos hay once centrales hidroeléctricas que una vez terminadas sumarán 4925 megavatios de potencia, cerca del 20 por ciento de la potencia actual del sistema. La lista de centrales incluye cinco sobre el río Neuquén (Chihuido I, Chihuido II, Pini Mahuida, La Invernada y Cerro Rayoso), el complejo Cordón del Plata (Mendoza), Potreros del Clavillo (Tucumán y Catamarca), Portezuelo del Viento (Mendoza), Zanja del Tigre (Salta), Río de Llanura (Santa Fe y Corrientes) y El Tambolar (San Juan). El listado de quince proyectos se completa con tres acueductos y una Torre de Comunicaciones que el Gobierno quiere construir en Avellaneda.

Al igual que en la licitación de las represas de Santa Cruz, Gezhouba aparece con chances de quedarse con alguna de las once centrales. Su presidente, Ren Jianguo, se reunió ayer con De Vido y le manifestó estar interesado en varios proyectos, aunque el que más lo seduce es Chihuido I. El banco China Development Bank se encargará de garantizar el financiamiento de la oferta y el socio local será Electroingeniería, una de las firmas a las que en 2009 la provincia de Neuquén le preadjudicó la obra, aunque nunca se concretó por falta de financiamiento. Gerardo Ferreyra y Osvaldo Acosta, dueños de Electroingeniería, ayer participaron de la presentación. Otro que volverá a la carga es el gigante Sinohydro, que está interesado en Chihuido I. Es probable que uno de sus socios locales sea Cristóbal López. De Vido también se reunió ayer con los representantes de la corporación pública China Harbin Electric, especializada en la construcción de centrales. Su socio local es el Grupo Roggio.

En lo que respecta al proyecto de la Torre de Comunicaciones, hubo al menos dos firmas relevantes que se mostraron interesadas: China State Construction Engineering (Cscec) y Radio Film Televisión (RFT). La primera se especializa en infraestructura y negocios inmobiliarios, que construyó la mayoría de los edificios de más de 300 metros de China, mientras que RFT tiene entre sus antecedentes haber hecho la emblemática torre central de la televisión china. Los representantes de esta última firma se reunieron con De Vido y acordaron que en las próximas semanas viajarán a Buenos Aires para conocer más detalles del proyecto.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

En el último día del road show, De Vido destacó la presencia de funcionarios chinos.
Imagen: DyN
SUBNOTAS
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.