ECONOMíA › DIFERENCIAS ENTRE EL GOBIERNO Y LOS SUPERMERCADOS

Negocian los precios del acuerdo

 Por Javier Lewkowicz

La negociación por la revisión de los Precios Cuidados entró en calor. Ayer circularon versiones sobre un supuesto quiebre en el diálogo entre los supermercados y la Secretaría de Comercio, aunque desde ambos costados lo negaron. “Nosotros no nos levantamos de ninguna mesa de negociación. Tuvimos una jornada donde no llegamos a un acuerdo definitivo, como pasó miles de veces antes, y quedamos en seguirla”, señaló a este diario el director ejecutivo de la Asociación de Supermercados Unidos (ASU), Juan Vaso Martínez. Desde el Palacio de Hacienda coincidieron en la apreciación, aunque admiten que hay disidencias con el sector privado acerca de qué hacer con la revisión de los precios del acuerdo.

Los supermercados hace varias semanas que están disgustados con el acuerdo de precios. Dicen que tienen que pagar todo el costo, el de las multas y sanciones y el desprestigio por las quejas de los consumidores. Del otro lado aclaran que “pagan el costo, pero durante muchos años fueron un sector muy privilegiado por el aumento del consumo y la falta de reglas claras”. La cuestión es que los supermercados quieren que los Precios Cuidados aumenten para evitar situaciones de desabastecimiento y así quedar menos expuestos. La lógica es la siguiente: si los precios del acuerdo suben, el consumidor no se verá tan urgido por adquirirlos y la presión sobre la limitada oferta se podría aplacar.

Esos deseos se chocan con los de la Casa Rosada, que pretende que los precios no se muevan. El inconveniente de dicha estrategia es que el acuerdo pasaría a ser congelamiento de precios, medida que es muy difícil de sostener en el tiempo, porque las firmas de la industria y los supermercados se las ingeniarían para reducir la oferta al mínimo. El riesgo es que los productos acordados vuelvan a ser imposibles de conseguir, como pasó durante buena parte del año pasado. Por lo pronto, el subsecretario de Comercio Interior, Ariel Langer, anticipó a los supermercados que participan del acuerdo que los precios no van a mostrar un alza generalizada. Carrefour y Walmart, quienes recibieron a mediados de febrero sanciones por 1,3 millón de pesos y 604 mil pesos, respectivamente, mostraron fuerte rechazo a esa posibilidad.

Un recurso que se utilizará para reducir las chances de desabastecimiento es la incorporación de productos en determinadas categorías “sensibles” para el consumo popular, como fideos, aceite, harina, yerba, pañales y mermeladas. Se estima que no menos de 50 productos se van a sumar al acuerdo de precios desde abril. Los supermercados se quejan, pero quedar afuera del acuerdo es un costo importante. Por eso mayoristas y distribuidores se mostraron necesitados de formar parte de Precios Cuidados y anunciaron su próxima incorporación.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.