ECONOMíA › LA EVOLUCIóN DE LA ECONOMíA DE FEBRERO MARCó UN ALZA DEL 1,3 POR CIENTO

Crecimiento a paso lento

En el primer bimestre del año, dominado por los efectos perturbadores de la devaluación, con alza de precios en un marco de incertidumbre, la economía creció 1,4 por ciento. La caída de la producción y venta de autos moderaron el dinamismo económico.

 Por Federico Kucher

La actividad económica creció 1,3 por ciento en febrero respecto del mismo mes del año pasado, al tiempo que computó un alza del 1,4 por ciento interanual en el primer bimestre, según lo informó ayer el Indec. Especialistas explican que la incertidumbre por las distorsiones cambiarias de las primeras semanas de 2014, la devaluación de fines de enero, el incremento de precios no justificado de los comerciantes y el alza de las tasas de interés afectaron decisiones de consumo e inversión de la población, para moderar el dinamismo de la economía. En el equipo económico esperan que a partir de marzo, la mayor estabilidad del dólar, la desaceleración del proceso inflacionario, la negociación de las paritarias y el impulso de la política de ingresos potenciarían el ritmo de crecimiento.

La economía registró una desa-celeración de la actividad durante los primeros meses del 2014, para crecer en torno del uno por ciento, cuando el año pasado cerró con un alza del tres por ciento. Estas estimaciones de crecimiento local se hicieron a partir de la nueva metodología del Producto, donde se actualizó el año base de la medición al 2004. A diferencia del desempeño de 2013, el complejo automotor, la construcción, la venta de electrónica de consumo, entre otros rubros, registraron menor volumen de negocios. En lo que va del año, el elemento de moderación estacional, por vacaciones de verano, se potenció con la corrida hacia el dólar motivada por bancos y empresarios del campo.

La industria automotriz fue uno de los sectores de peor de-sempeño. Las terminales fabricaron 89.097 autos cero kilometro en el primer bimestre, con una caída del 8,1 por ciento respecto del mismo período del año pasado. Esa performance se explicó a partir de dos frentes. El primero fue la menor exportación de vehículos al mercado brasileño, el cual registra un estancamiento de la actividad. Los despachos de automóviles al resto del mundo ascendieron a 45.561 unidades, con una contracción del 6,1 por ciento interanual. La segunda fue la desaceleración de los patentamientos del mercado interno. Las concesionarias vendieron 166.683 unidades, contra las 173.370 unidades del primer bimestre del año pasado.

El incremento de los precios de los autos nuevos fue uno de los motivos centrales de la caída de la demanda local. Los comerciantes del sector ajustaron valores por el impacto de la devaluación en la estructura de costos, la cual requiere de insumos importados. Pero además actualizaron los precios para cubrirse de posibles aumentos al momento de reponer los productos, lo cual estuvo impulsado por las expectativas de alza del tipo de cambio y de la inflación superiores respecto de lo que finalmente ocurrió en el mercado. El resultado de este incremento no justificado por cambios en los costos fue el freno del consumo de la población, la cual no convalidó remarcaciones desproporcionadas.

La tendencia de los empresarios a cubrirse con aumentos de precios desmedidos se registró en varios sectores de la economía, por lo que el índice de precios minoristas del Indec registró un alza del 3,7 por ciento en enero y del 3,4 por ciento durante febrero. El segmento de electrónica de consumo fue uno de los rubros con fuerte impacto en los negocios por este aumento de las remarcaciones. También el incremento de las tasas de interés de-saceleró la demanda de estos productos, debido al encarecimiento de los préstamos personales y con tarjetas.

La moderación del proceso inflacionario, fenómeno que se empezó a observar en marzo, con un aumento del nivel general de precios del 2,6 por ciento, lo cual fue un punto menor en relación con el alza del primer bimestre del año, permitirá potenciar el consumo de la población, evalúan economistas cercanos al Gobierno. Indican además que las negociaciones paritarias, el incremento de las jubilaciones y el ajuste de las asignaciones a partir del segundo trimestre del año también serán un elemento relevante para potenciar el ingreso disponible de los habitantes, dinamizando la demanda de la economía.

Compartir: 

Twitter
 

La industria automotriz tuvo una caída del 8,1 por ciento en el bimestre respecto del mismo mes del año pasado.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.