SOCIEDAD › EL JEFE DE GOBIERNO PORTEñO SOSTIENE QUE A LAS MUJERES LES GUSTAN LOS PIROPOS AUNQUE SEAN GROSEROS

A Macri el piropo le salió por la culata

“A todas las mujeres les gusta que les digan un piropo, por más que les digan qué lindo culo que tenés”, sostuvo Macri en medio de una discusión radial sobre una campaña contra los piropos subidos de tono. Desató una polémica con fuertes críticas.

 Por Soledad Vallejos

“En el fondo, a todas las mujeres les gusta que le digan un piropo. Aquella que dice que no, que me ofende, no le creo nada. Porque no puede haber nada más lindo que te digan qué linda sos. Por más que esté acompañado de una grosería, no sé, que te digan qué lindo culo que tenés. Está todo bien”, dijo el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, en una radio de Ushuaia. Antes de ser entrevistado en la FM Masters, Macri participó inesperadamente de la conversación que los conductores mantenían sobre los piropos callejeros “subidos de tono” y las campañas que protestan contra ellos. Al aportar su punto de vista, el jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires también agregó algo de su experiencia viajera: “Vos preguntás a los escandinavos, a los ingleses, a las mujeres, y lo que más les gusta de los italianos que, por cercanía, son lo mismo que nosotros, somos iguales a los tanos, de españoles tenemos muy poco, es esta cosa de piropear, de mirar a la mujer”.

Uno de los conductores del programa de radio en el que transcurría la conversación preguntó a Macri si tiene el hábito del piropo. “Ahora piropeo menos, porque mi mujer me mata. Si veo una mujer linda hoy, desde un lugar casi como un observador pasivo, retirado, le digo qué linda que sos. No hay nada más lindo que la belleza de la mujer. Es algo para lo cual, casi, te diría que los hombres respiramos.”

“Pusimos el tema en debate, era de esperar que empezara a haber opiniones públicas al respecto”, razonó Verónica Lemi, creadora de Acción Respeto, la campaña de intervenciones en vía pública para sensibilizar sobre formas de acoso cotidianas, naturalizadas de tan pequeñas, y que en los primeros días de abril hizo circular afiches con presuntos piropos callejeros y el lema “Si te incomoda leerlo, imaginate escucharlo”. Lemi señaló que, aun cuando era esperable alguna reacción de una figura pública, quedó “anonadada” por las palabras de Macri. “La Universidad Abierta Interamericana hizo una encuesta en la que el 56 por ciento de las mujeres consultadas dijo que se cruzaba de vereda si veía un grupo grande de varones. En esa misma encuesta, el 90 por ciento de las chicas de 19 años dijeron haber sido víctimas de acoso callejero. ¿Con qué derecho el jefe de Gobierno decide sencillamente no creerles? Es profundamente machista”, dijo Lemi.

La activista criticó los dichos de Macri también por el afán de generalizar. “No a todas las mujeres les gusta lo mismo, tampoco a todos los hombres les gusta decir cosas a las mujeres por la calle –dijo Lemi–. No es algo ‘propio de los hombres’, sino de cierto tipo de hombre que cree que tiene derecho a hacerlo. No son todos, y de hecho un tercio de las personas que trabajan en la campaña son varones. Mucha gente se confunde y piensa que esto es contra los hombres, pero es contra los acosadores, no contra cualquiera. Que Macri ignore esas diferencias lo que hace es evidenciar todo el mecanismo detrás del acoso callejero y por qué es tan difícil pedir respeto. Lo único que pedimos es respeto.” Una cosa sí rescató Lemi de las declaraciones del jefe de Gobierno: “Sirve para señalar que aunque se estigmatiza a albañiles, obreros, como los únicos que dicen cosas, los únicos que no pueden contenerse ante la belleza femenina, tenemos al señor ingeniero Macri que piensa lo mismo y lo dice. Esto atraviesa clases sociales”.

Para la politóloga María Esperanza Casullo, “lo grave es que Macri diga ‘si una mujer dice me molesta, no le creo’. Es sexismo, de un varón no lo diría. Lo que hace es como decir que esas mujeres son imbéciles, en el sentido jurídico del término, que no saben qué sienten, o bien que son histéricas que dicen una cosa cuando quieren decir otra”. Sin embargo, “a muchas mujeres nos molesta que nos digan cosas, y eso tiene que ser aceptado como válido. Si te digo ‘me molesta que hagas eso’, no me podés decir que lo hacés para ir contra la corrección política. Yo te digo algo que me molesta como sujeto, como individuo autónomo, adulto, que sabe qué le gusta, qué no. Si te robo la billetera y te molesta, no te puedo decir ‘ay, estoy a favor de la redistribución de riqueza’. Es algo que tiene que ver con relaciones de personas”. Por otro lado, reflexionó Casullo, “en Argentina hay cosas que no son decibles, pero esto sí”. “Es probable que si Macri saliera por radio haciendo chistes homofóbicos, eso sería más evidentemente molesto al oído que diciendo estas cosas. En temas vinculados con minorías sexuales, Argentina está adelantada, pero en género no.”

Por su parte, mediante un comunicado, la diputada Mara Brawer (FpV) pidió que el jefe de Gobierno se disculpe públicamente. “Es un referente que aspira a ser el presidente de todos los argentinos, debería saber que cuando habla públicamente está educando y formando opinión, y tendría que enseñar que las groserías no hay que decirlas, ni a las mujeres ni a nadie.”

Compartir: 

Twitter
 

Macri defendió el piropo grosero y sostuvo que no le cree a las mujeres cuando dicen que ofende.
Imagen: DyN
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.