ECONOMíA › EL MINISTERIO DE ECONOMíA GIRA A NACIóN FIDEICOMISOS LOS FONDOS PARA CUBRIR UN VENCIMIENTO

Para cobrar, que pasen por casa

La entidad estatal reemplaza al Bank of New York Mellon como agente de pagos. La operación requiere de una participación activa de los bonistas para recibir el dinero. Otros intermediarios de la cadena de pagos también deben colaborar.

 Por Tomás Lukin

Argentina depositará hoy los 191 millones de dólares correspondientes al pago de intereses de los títulos PAR. Los fondos serán transferidos a las cuentas especiales abiertas a nombre de Nación Fideicomisos en el Banco Central. A partir de la sanción de la Ley de Pago Soberano de la Deuda Externa, la entidad reemplazó al Bank of New York Mellon en su rol de agente fiduciario de las obligaciones financieras argentinas. Una vez que Nación Fideicomisos disponga de los recursos, el Ministerio de Economía comenzará a evaluar las alternativas disponibles para intentar canalizar las divisas a los distintos acreedores en todo el mundo. La fecha del vencimiento es hoy, pero, como sucedió con el bloqueado pago de finales de junio, el país cuenta con 30 días para lograr distribuir los pagos de la deuda externa antes de que se alcance un “evento de incumplimiento”. La medida no tiene garantizado su éxito, reconocieron a Página/12 en el equipo económico, pero sostienen que es la mejor opción disponible para cumplir con las obligaciones financieras. Para que avance el proceso, requiere que se involucren activamente los fondos de inversión y los distintos eslabones de la cadena de pagos, como las casas de clearing. Estos últimos son quienes poseen la información detallada de los tenedores de los bonos argentinos, fundamental para realizar las transferencias. Ningún camino asegura que la totalidad de los acreedores acceda al menú propuesto por Argentina. Sin embargo, la Secretaría de Finanzas cuenta con el acompañamiento de algunos inversores. No se puede descartar que el BoNY –entidad que todavía retiene 539 millones de dólares de los acreedores pagados por Argentina el 26 de junio– se oponga al cambio y decida accionar por la vía judicial.

“Al depositar los fondos demostramos voluntad y capacidad de pago. A partir de ese momento, tenemos un mes para lograr que los acreedores reciban su dinero”, explicó un miembro del equipo económico a este diario. El primer paso se dio la semana pasada con la firma del contrato con Nación Fideicomisos. El Palacio de Hacienda abrió en el Banco Central dos cuentas especiales a nombre de la entidad. En una serán depositados hoy los fondos correspondientes al vencimiento de los bonos PAR. La otra será utilizada para los pagos a cuenta al 7,6 por ciento de fondos buitre y holdouts que todavía no ingresaron al canje, quienes sólo podrán acceder a esos fondos si aceptan cambiar sus bonos en default desde 2002 por los de la reestructuración de la deuda.

A partir de hoy se abren diferentes caminos para los distintos tipos de bonos, que requieren la participación activa de los fondos propietarios de los títulos, algo que los hedge funds no están muy acostumbrados a hacer. Sobre el total de 191 millones de dólares que deben pagarse a los bonistas que ingresaron al canje, 66 millones de dólares fueron emitidos con legislación de Nueva York en las operaciones 2005 y 2010. Se trata de los papeles que presentan mayores dificultades para que los fondos lleguen a sus propietarios ya que, incluso cuando los fondos de inversión reclamen cobrar, los intermediarios difícilmente canalicen los pagos por el bloqueo de Griesa. En la misma moneda, pero regidos por la ley argentina, hay 15 millones de dólares. Menos de la mitad de esos vencimientos serán cursados por el Citibank, que el viernes pasado recibió una autorización del juez “por segunda única vez” para transferir los fondos a su cargo.

Finalmente, hay 101 millones de dólares en bonos con ley inglesa que se pagan en euros. Una posibilidad es que los tenedores de esos bonos le soliciten a Euroclear –el eslabón siguiente en la cadena– que les transfiera los fondos a sus cuentas. La casa de clearing radicada en Bélgica, donde existe una legislación antibuitres, deberá tomar una decisión. Si esa empresa canaliza los fondos a los acreedores, el bloqueo de Griesa se vería reducido a los bonos con legislación norteamericana, por los que Argentina podría comenzar a ofrecer en las próximas semanas el canje de esos papeles por otros idénticos, pero con legislación argentina o francesa. Esa operación se vería reforzada si el permiso otorgado al Citibank para canalizar los pagos de los bonos con ley local se extendiera a todos los vencimientos.

La insólita situación en la que se encuentra la deuda es considerada como un default por las empresas calificadoras de riesgo. Sin embargo, son los bonistas quienes deben determinar si inician acciones contra el país por las irregularidades existentes. Hasta el momento, ningún fondo de inversión con títulos del canje decidió explorar esa vía ya que, según sostienen en el Palacio de Hacienda, están dispuestos a buscar mecanismos para eludir el bloqueo de Griesa y cobrar. Por el contrario, empresas relevantes como Fintech Advisory, Quantum o Hyman Capital iniciaron acciones legales para que se levante el bloqueo de Griesa en cortes de Europa.

Compartir: 

Twitter
 

Nación Fideicomisos, una entidad que depende del Banco Nación, recibirá fondos para cubrir un vencimiento por 191 millones de dólares.
Imagen: Rafael Yohai
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.