ECONOMíA › MINA A CIELO ABIERTO CONVERTIDA A SUBTERRáNEA

“Un rol responsable”

El ministro de Planificación, Julio De Vido, destacó como ejemplo de “actividad responsable” la inversión para llevar la explotación de la mina a un régimen que protege el medio ambiente.

El Gobierno inauguró ayer la mina subterránea de oro y plata del proyecto Casposo, en Calingasta, San Juan. El ministro de Planificación, Julio De Vido, asistió al acto y defendió la actividad. “Néstor Kirchner empezó en el año 2003 con 18 proyectos en marcha desde 1993. Pasaron once años y hoy, gracias a la profundización de las políticas en la materia que impulsa la Presidenta, Cristina Fernández, hay 700 proyectos en exploración, y en explotación en algunos casos”, dijo el funcionario. Anticipó que “a fin de año las exportaciones mineras van a llegar a la mitad de las de soja”.

El proyecto Casposo comenzó operando a cielo abierto, aunque con la inauguración de ayer la mina alcanzará la totalidad de su producción de forma subterránea. El yacimiento está en poder de la empresa australiana Troy Resources, que invirtió hasta ahora 680 millones de pesos para extraer oro y plata con destino de exportación. De ese total, 250 millones los gastó en la construcción del proyecto, 180 millones en la exploración y 250 millones de pesos (a través de utilidades reinvertidas) en el desarrollo de la mina subterránea. La producción anual prevista para este año llega a las 105 mil onzas, lo que equivale a 115 millones de dólares al año. En 7,5 años (vida útil estimada) son 866 millones de dólares.

En el acto inaugural, De Vido estuvo acompañado por el gobernador José Luis Gioja y el secretario de Minería, Jorge Mayoral. El ministro le reconoció a la empresa haber construido una extensión de una línea eléctrica directamente hasta el yacimiento. “Si no, hubiera llevado muchos años más poner en valor esta producción y alcanzar esta cantidad de puestos de trabajo”, dijo. También resaltó la importancia de la obra del tendido eléctrico de 500 kilovatios Rodeo-Calingasta, por 55 millones de dólares, financiada en partes iguales por Planificación y la provincia.

El titular de Planificación indicó que el país en la actualidad produce oro por 1500 millones de dólares. Comparó esa producción con el impacto que genera la producción de soja para exportación. “En la producción y cosecha de la soja no hay una actividad responsable. La actividad responsable es la que genera puestos de trabajo, es la que activa cámaras de servicios mineros como la de Calingasta. Actividad responsable es la que genera procesos de capacitación de personal, la que sigue explorando, la que sale de una mina de explotación abierta y pasa a una mina en galería, con una inversión de 250 millones de pesos. Es tan irresponsable el que explota un campo con mezquindad, sin poner a disposición las divisas que el país necesita, como el que tiene un emprendimiento minero desatendiendo el medio ambiente”, dijo De Vido.

En la última década, la actividad minera en el país creció un 119 por ciento, de 6,9 mil millones de dólares a 15,2 mil millones de producción. Las exportaciones crecieron incluso por encima de esa marca, en el orden del 211 por ciento. Estos avances se explican porque los proyectos en marcha pasaron de 42 a 701, y las empresas mineras, de 849 a 1270. La ocupación directa, en tanto, subió de 35.275 a 72.300 puestos de trabajo.

El salto cualitativo en el nivel de actividad no estuvo acompañado por un cambio en la lógica de captación de la renta minera por parte del Estado en todos sus estamentos ni a nivel regulatorio en términos medioambientales. Como consecuencia, las provincias compiten entre sí con una tendencia a la baja en las exigencias.

Compartir: 

Twitter
 

Julio De Vido en Calingasta, junto al gobernador Gioja y el secretario de Minería, Jorge Mayoral.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.