ECONOMíA › UN DEBATE DE FONDO ENTRE LOS INDUSTRIALES POR EL ACUERDO CON CHINA QUE LA UIA NO REFLEJA

Las posiciones son muchas más que dos

El reclamo de un modelo de desarrollo industrial diversificado vuelve a aparecer por detrás de las posibilidades que abre el acuerdo con China. Pero no parece tener espacio ni eco en la cúpula de la central fabril.

 Por Raúl Dellatorre

Las apariencias, una vez más, engañan. Los acuerdos de cooperación con China han abierto un debate en el frente industrial. Pero las aguas divisorias no se trazan entre quienes están “a favor” o “en contra”. El escenario no es tan simple y algunas posturas, por poco transparentes, tienden a complicar aún más su comprensión. Hay voces que cuestionan los acuerdos detrás de las banderas de la defensa de la industria nacional, y el derecho y la conveniencia de proteger la participación de las firmas locales, pero en realidad son voceros de los grupos más concentrados, expresan al capital dominante en los mercados locales y el comercio internacional, y son quienes, por naturaleza, han bloqueado permanentemente el desarrollo de una industria local diversificada. Estos grupos cuentan, hoy y desde hace mucho tiempo, no sólo con el control de la Unión Industrial Argentina sino también de otras organizaciones estrechamente vinculadas al comercio exterior, como la Cámara Argentina de Comercio o la Cámara de Exportadores. “Son los más fuertemente ligados a los negocios con Estados Unidos y la Unión Europea, y se van a resistir a que esa línea de relaciones comerciales resigne posiciones a manos de los chinos”, sostienen otros sectores empresarios críticos de esa conducción gremial empresaria. Pero también hay sectores industriales, típicamente empresas medianas de las áreas metalmecánica, electromecánica, bienes de capital, forja y otros, que reclaman mayor información sobre las estrategias de desarrollo que acompañarán el proceso de creciente vinculación con China, y el rol que ocuparán en las mismas. Hay una diferencia central entre este planteo y lo que sostiene el grupo controlante de la UIA, con Techint a la cabeza.

La “interna” de la UIA parecía expresar, en los últimos días, apenas dos posiciones con respecto a los acuerdos con China: la “oposición” del sector dominante, expresada por Héctor Méndez y José de Mendiguren, y el “respaldo” de otro sector, sin reparos, expresada en la postura de Juan Carlos Lascurain. Después del encuentro en el Ministerio de Planificación del miércoles último quedó evidenciado que el supuesto alineamiento industrial no se resuelve de modo tan simple. Tras aquel encuentro, en el que los ministros Axel Kicillof y Julio De Vido ofrecieron un panorama de los acuerdos con China y las posibilidades de complementación que se abrían a partir de los mismos, se sucedió un intenso intercambio de opiniones entre los industriales participantes, debates e incluso el acercamiento de expresiones de preocupación a diputados del oficialismo en torno de los resultados que, se teme, podría arrojar la implementación de los convenios binacionales.

El nutrido grupo de dirigentes empresarios que participó iba encabezado por Lascurain, aunque no necesariamente eso indique que compartan el punto de vista del ex titular de la UIA.

Varios de los que estuvieron presentes coincidieron en destacar la presentación del titular de Nucleoeléctrica Argentina (NASA), José Luis Antúnez, que explicó las características de los proyectos nucleares (centrales cuarta y quinta) e indicó cómo será la participación de las empresas locales. La Central Nuclear IV contará con una integración del 70 por ciento de componentes nacionales, en tanto que en la Central V esa proporción será del 50 por ciento, dado que el reactor y sus partes serán de tecnología china. De todos modos, se descuenta que el área de energía atómica de Argentina tomará los recaudos para que el país pueda incorporar esa tecnología y así logre “jerarquizar” su participación y “capitalizar” a futuro el conocimiento adquirido.

En cambio, en varios de los presentes quedaron muchas dudas en cuanto a los términos de participación que tendrá la industria nacional en otras obras de infraestructura a financiar por los capitales chinos, cuyo detalle fue expuesto por el secretario de Obras Públicas, José López. Algunos de los comentarios que directivos empresarios presentes hicieron llegar luego de la reunión en Planificación a sus pares señalaban, en este último plano, “honda y profunda preocupación”, dado que los acuerdos firmados no prevén “taxativamente” la incorporación de tecnología nacional, como “tampoco está garantizada una participación significativa de producciones metalmecánicas y electrometalmecánicas” en las obras de infraestructura que se llevarán adelante. Algunas expresiones de similar tenor le fueron transmitidas, privadamente, al diputado nacional (FpV) Guillermo Carmona, y en los próximos días podrían llegar también a los despachos de Carlos Heller y Roberto Feletti.

Varias cámaras de las ramas metalmecánica, de bienes de capital y de diversos procesos industriales, están tratando de canalizar su inquietud a través del bloque oficialista de la Cámara baja al no encontrar un espacio propicio de discusión dentro de la propia central fabril. Su posición está lejos de identificarse con la oposición de Techint y otros grupos concentrados a los convenios, pero tampoco sienten que el apoyo de Lascurain al acuerdo con China les sirva para expresar sus intereses. “Los grupos dominantes tienen puesto el collar con la correa en manos de Estados Unidos, y no quieren cambiar de dueño. Nosotros no queremos seguir con ése ni cambiar de dueño: queremos que el país deje de ser el perro de las grandes potencias”, sostuvo uno de esos directivos críticos, pero no desde la “vereda de enfrente”, según aclara. “Así como vemos que se está defendiendo muy bien la posición argentina en materia nuclear, porque el país sabe a qué juega, creemos que la nueva alianza con China también nos abre una oportunidad en otros frentes industriales: esperemos que no se frustre.”

Compartir: 

Twitter

La UIA elude el debate de fondo simplificando el tema en un “apoyo” o “rechazo” al acuerdo.
Imagen: DyN
 

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.