SOCIEDAD › LA COMUNIDAD CHINA FESTEJA SU AñO NUEVO TRADICIONAL TODO ESTE FIN DE SEMANA CON FIESTAS CALLEJERAS

Con los mejores deseos para el año 4713

Con una notable presencia de argentinos de otros orígenes, el festejo tomó las calles del barrio chino de Belgrano. El año que empieza es el de la Cabra de Madera, extraño nombre que anuncia doce meses de creatividad y de buena onda.

 Por Carlos Rodríguez

Con el colorido de siempre y el acompañamiento de miles de vecinos de todas las nacionalidades, la colectividad china afincada en la Argentina comenzó ayer la celebración del Año Nuevo chino 4713, festejos que continuarán hoy durante todo el día. De acuerdo con el horóscopo chino, se trata del Año de la Cabra (o la oveja) de Madera, un período de doce meses que se extiende hasta febrero de 2016 y que promete creatividad y buenas ondas. Ayer, una multitud asistió a las actividades en Barrancas de Belgrano, atraídos por la cultura –incluyendo la gastronómica– de los chinos residentes en el país. La presencia de miles de personas dejó muy contento al consejero cultural de la embajada de China en Buenos Aires, Han Meng Tang, quien recordó que en los días previos había expresado su deseo de que este año “nuestra alegría por el año nuevo se contagiara al pueblo argentino; esto que pasó es muy bueno porque vamos a enriquecer la vida cultural y el intercambio, para que los chinos que viven en este país puedan ser mejor entendidos y entender mejor a los argentinos”.

Han Meng Tang recordó que en la Argentina “hay más de 120.000 chinos que se han incorporado al desarrollo social y económico de este país, que hacen contribuciones en varios aspectos y no podía faltar la contribución cultural, por eso desde hace varios años la colectividad china con el apoyo de la embajada y del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires viene haciendo estos festejos”.

La celebración comenzó antes del mediodía con una variadísima oferta de exquisitos platos servidos al aire libre y con buena recepción entre los asistentes; a partir de las cinco de la tarde se sucedió una serie interminable de espectáculos que se extendieron por todo el barrio chino, con epicentro en la plaza Barrancas de Belgrano. El jolgorio popular comenzó con la ya famosa –y esperada por todos– Danza del Dragón, el Baile del León, una muestra de variadas artes marciales, la pasión de los niños, y clases abiertas de pintura y de caligrafía.

Al paso del dragón, todos quieren tocarlo para pedirle “buena fortuna y trabajo”. Una joven de la colectividad china contó a los visitantes que ellos son “descendientes del dragón”, que para ellos es el animal mitológico por excelencia.

Los festejos se prolongaron hasta más allá de la medianoche, con una renovación de las ofertas gastronómicas y una serie de carpas donde se realizaron talleres culturales y juegos. Antes, fue espectacular la destreza desplegada por un grupo de artistas que interpretaron la tradicional Danza del León y también generó adhesiones una demostración de Wushu Kung Fu realizada por Chen Min, joven maestra en esta disciplina.

Los encargados de los puestos con comidas típicas recordaban a cada rato que el Año Nuevo en el país asiático se festeja siempre “con pescado, porque al decir la palabra, en nuestro idioma suena parecido a ‘sobrante’ y, cuando sobra pescado, eso significa que vamos a tener un año próspero y de felicidad”.

Miembros de la Fundación Muralla Dorada, que se encarga de la organización de la festividad china, explicaron que los festejos en China se estiran a lo largo de una quincena y que en las mesas “tampoco pueden faltar ni los fideos ni los huevos”. Los fideos que se sirven son largos porque representan la longevidad, mientras que los huevos simbolizan la vida nueva.

La Fundación Muralla Dorada, que organiza el festejo, es una sociedad constituida por miembros de la colectividad china cuyo objetivo es fomentar el intercambio cultural chino-argentino y Adisadu (Asociación Civil de Inmigrantes Sino-Argentina de Ultramar Para Mujeres y Adolescentes). Uno de los que subió al escenario principal fue el maestro Liu Ming, quien fue elegido por el papa Francisco para ser su acupunturista. Liu Ming es experto en Caligrafía, Filosofía, Astrología y Artes Marciales Chinas Internas (Taichi), técnica de la que hizo una muy aplaudida demostración sobre el escenario.

Una de las presentaciones más esperadas fue la de Wu Jin, de quien se dijo que tiene el don “del canto celestial”; en el mismo número se presentó la cantante de ópera china Mónica Chao. Luego se hizo una presentación de Wushu Kung Fu, a cargo de la experta Chen Min, quien participa como actriz en el programa Supertorpe, que sale al aire por Telefe. El cierre de este mega, evento será hoy, con una gran cantidad de atractivos además de la gastronomía, por supuesto. La celebración se extenderá hasta la noche y finalizará con fuegos de artificio.

La festividad de los residentes chinos en Buenos Aires se viene realizando desde el año 2012 y en cada edición “se multiplican los participantes, no sólo argentinos, sino también ciudadanos de otros países latinoamericanos y europeos”, insistió el consejero cultural de la embajada china en Buenos Aires. La embajada tiene también, desde el año pasado, un programa en el canal Metro que se llama Chino Básico y que busca “afianzar los lazos culturales entre los dos países”.

Compartir: 

Twitter

Imagen: Bernardino Avila
 
SOCIEDAD
 indice
  • LA COMUNIDAD CHINA FESTEJA SU AñO NUEVO TRADICIONAL TODO ESTE FIN DE SEMANA CON FIESTAS CALLEJERAS
    Con los mejores deseos para el año 4713
    Por Carlos Rodríguez
  • LAS TRADICIONES PARA DESPEDIR EL AñO VIEJO Y RECIBIR EL NUEVO EN CHINA
    Abundancia y dragones
    Por Soledad Vallejos
  • MóNICA CHAO, CANTANTE E INMIGRANTE
    La voz que llegó al Sur
    Por Soledad Vallejos
  • LIU MING, EN BUSCA DE LA ARMONíA UNIVERSAL
    El monje que ríe
    Por Soledad Vallejos

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.