ECONOMíA › LA CAíDA DE LAS MATERIAS PRIMAS IMPACTA EN AMéRICA LATINA, SEGúN EL FMI

Viento de frente para los emergentes

La baja del precio de las commodities y la salida de divisas hacia economías desarrolladas afecta a países emergentes, como Brasil y Rusia. En el caso del socio regional, el FMI proyecta una caída del PBI de 1,5 por ciento este año.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) estimó que el crecimiento mundial en 2015 será de 3,3 por ciento, una pequeña baja de 0,2 puntos porcentuales en comparación con su último informe de abril. En cuanto a los países emergentes y en desarrollo, el organismo internacional volvió a marcar una desaceleración empujada por “la baja en los precios de las materias primas agrícolas y el empeoramiento de las condiciones financieras externas”. Para el caso de Brasil, el informe de Perspectivas Económicas Globales sostuvo que tendrá una caída de su producto de 1,5 por ciento. Si bien el trabajo del Fondo no habla específicamente de la Argentina, la proyección realizada sobre Brasil tendrá repercusiones en el país, sobre todo por una posible merma de las exportaciones hacia ese mercado. La presidenta Dilma Rousseff admitió en el marco de la cumbre de los Brics que su país “atraviesa por un contexto extremadamente duro”.

El nuevo informe del FMI sostiene que los países centrales crecerán de manera sostenida, a pesar de la pequeña corrección informada ayer. Tampoco se profundiza demasiado en los posibles efectos del caso griego. Por otro lado, el organismo indicó que las condiciones macroeconómicas de los emergentes presentaría signos de “mayor debilidad”. “La contracción de la actividad en el primer trimestre de 2015, mayormente en América del Norte, se ha traducido en una pequeña revisión a la baja del crecimiento mundial de 2015 respecto de las proyecciones realizadas en abril. No obstante, los factores básicos que impulsan la aceleración paulatina de la actividad económica de las economías avanzadas, condiciones financieras favorables, una orientación más neutral de la política fiscal en la zona del euro, la caída de los precios de los combustibles y el afianzamiento de la confianza y las condiciones del mercado laboral, se mantienen intactos”.

El diagnóstico del FMI para las economías emergentes es totalmente opuesto al vaticinado para los países desarrollados. “La desaceleración ininterrumpida del crecimiento refleja varios factores, entre ellos, la caída de los precios de las materias primas y el empeoramiento de las condiciones financieras externas, los cuellos de botella estructurales, el reequilibramiento de China y las tensiones económicas relacionadas con factores geopolíticos”, puede leerse en el trabajo.

Para el organismo multilateral, los países de la Zona Euro tendrán este año un crecimiento de su producto de 1,5 por ciento. Alemania tiene previsto un incremento de 1,6 por ciento, seguido por Francia (1,2), Italia (0,7) y España (3,1). Las proyecciones de crecimiento para el Reino Unido son de 2,4 por ciento.

Según el FMI, las economías emergentes y en desarrollo tuvieron un incremento de su producto de 5,0 por ciento en 2013, que se redujo a 4,6 por ciento en 2014, mientras que las previsiones actuales ubican este indicador en un 4,2 por ciento, cifra que se encuentra por encima de la estadística global. La principal retracción la tendría Rusia, con una baja de 3,4 por ciento, seguido por Brasil, con una merma proyectada en 1,5 por ciento.

“A nivel más general, los movimientos desestabilizantes de los precios de los activos y la mayor volatilidad de los mercados financieros continúan siendo riesgos importantes, también debido al correspondiente riesgo de que los flujos de capitales destinados a las economías de mercados emergentes cambien de sentido. Además, la apreciación del dólar plantea riesgos para los balances y riesgos de financiamiento para los deudores en esa divisa, especialmente en algunas economías de mercados emergentes”, indicó el FMI.

La situación que más podría incidir en la Argentina es la performance de Brasil. Según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas, el desempleo en ese país tuvo un incremento de 18 por ciento entre marzo-mayo de este año comparado con el mismo período del año pasado. La tasa de desocupación quedó en 8,1 por ciento. “Estamos trabajando para salir rápido de la crisis. En el gobierno existe gran preocupación porque se acabó el superciclo de materias primas. Tanto Brasil como el resto de los países de América latina haremos un esfuerzo para diversificar nuestras actividades económicas”, indicó la mandataria brasileña.

Compartir: 

Twitter
 

Las políticas de ajuste del FMI impactaron sobre la economía brasileña.
Imagen: EFE
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.