ECONOMíA › SUSPENDIERON LAS INTERRUPCIONES PROGRAMADAS DEL SERVICIO, PERO IGUAL HUBO MILES DE USUARIOS SIN LUZ

Esta vez los cortes no fueron previstos

Debido a la lluvia y la consecuente baja de la temperatura, el Gobierno suspendió los cortes preventivos, aunque siguió habiendo problemas en la red de distribución. En algunas zonas, los vecinos están sin servicio desde hace más de cinco días.

 Por Fernando Krakowiak

Por Fernando Krakowiak @

Las lluvias provocaron ayer una baja en la temperatura que ayudó a disminuir la demanda sobre el sistema eléctrico. El gobierno decidió entonces suspender los cortes programados que se iban a aplicar entre las 13 y las 16 horas a casi 200 mil usuarios de Edesur y Edenor en Capital y Gran Buenos Aires. Igual se registraron interrupciones del servicio en numerosos barrios debido a los habituales problemas en la red de distribución. En varias zonas, los vecinos denuncian estar sin luz desde hace más de cinco días y vienen realizando recurrentes cortes de calles debido a la falta de respuesta del gobierno y las empresas. “Estamos evaluando cuál va a ser el resarcimiento que van a tener los usuarios”, aseguró ayer el ministro de Energía, Juan José Aranguren, pero confirmó que no habrá marcha atrás con el tarifazo que implica subas de precios mayores al 700 por ciento.

El ministro volvió ayer a responsabilizar al gobierno anterior por la precariedad del sistema eléctrico, pero exculpó a las empresas al afirmar que tuvieron las tarifas congeladas durante 12 años. Los vecinos afectados, en cambio, también cuestionan a las empresas porque las respuestas que ofrecen luego de los cortes vienen siendo muy pobres. Una vez interrumpido el servicio, no informan cuál es el problema ni cuánto tiempo podría demandar su resolución. Por lo general, la única contestación es que el inconveniente continúa pendiente y que se está trabajando en el tema. En el caso de Edesur, los centros de atención al cliente de Av Gallardo 34 y Alberdi 4099 parecen bunkers preparados para la guerra más que para ofrecerles soluciones a los clientes.

A los habituales cortes por los problemas en la red de distribución, se le sumaron el jueves interrupciones programadas del servicio eléctrico por déficit de generación, algo que no ocurría desde 1989. La baja de la temperatura provocada por la lluvia evitó que ayer se aplicaran nuevamente, pero Aranguren adelantó que la semana próxima volverán los cortes preventivos si, tal como está previsto, la demanda de energía crece como consecuencia del calor.

El ministro fue cuestionado en los últimos días por la forma en que se comunicaron los cortes programados ya que el miércoles por la noche el gobierno se limitó a enviar un comunicado adelantando lo que se venía, pero ningún funcionario salió a explicar la medida. La consecuencia fue que predominó la confusión entre los usuarios, los cuales no sabían cómo hacer para enterarse si iban a ser alcanzados por los nuevos cortes. “Tenemos que ir aprendiendo sobre la marcha”, aseguró ayer Aranguren en declaraciones radiales a modo de autocrítica.

Incluso algunos usuarios que estaban sin luz creyeron que la puesta en marcha de cortes programados rotativos iba a significar para ellos el restablecimiento del servicio eléctrico. Sin embargo, si el corte que sufrieron es producto de un problema en la red de distribución, por la rotura de un transformador o de un cable, de nada sirven para ellos los cortes programados rotativos ya que interrumpirle el servicio al vecino de otro barrio no va a derivar en la reparación mágica del desperfecto que los afecta. Los cortes programados solo se justifican cuando la energía total producida no alcanza para abastecer la demanda, situación que recién se registró en esta última semana y que se suma a los problemas de distribución. Eso es porque a la salida de servicio de la central nuclear Embalse, concretada a comienzos de año, se le sumaron en las últimas semanas problemas técnicos en las centrales Costanera, Timbúes, Dock Sud, Central Puerto, Central Piedrabuena, Central Güemes y Central Termoandes. Esa situación se compensó en parte con la importación de energía de Brasil, Uruguay, Paraguay y Chile, pero pareciera que no es suficiente. Un dato llamativo referido a la importación es que el martes pasado se importaron 1686 Mw y el jueves, cuando se realizaron cortes programados, sólo 799 Mw.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Aranguren informó que se evalúan resarcimientos para los clientes afectados.
Imagen: DyN
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.