ECONOMíA › MENOS APORTANTES AL SISTEMA DE SEGURIDAD SOCIAL

Caída del empleo o más morosidad

La cantidad de aportantes al Sistema de Seguridad Social se redujo en casi 109 mil trabajadores en el mes de febrero pasado con respecto a la cifra que muestra la estadística de diciembre de 2015. A su vez, depositaron el aporte por sus empleados en febrero 1682 empleadores menos que los que lo hicieron en diciembre. Esta disminución en apenas los dos primeros meses del año estaría reflejando caída en el empleo o, simplemente, morosidad en el pago de los aportes y contribuciones de parte de los empleadores, lo cual tiene lógica en virtud de la situación de ahogo financiero que atraviesan, sobre todo, las pequeñas y medianas empresas a raíz de los aumentos en los costos y la caída de su demanda.

Según datos oficiales no publicados, a los que tuvo acceso Página/12, en diciembre de 2015 ingresaron a la Anses aportes por 9.869.790 trabajadores. La cifra corresponde a empleados en relación de dependencia, monotributistas, servicio doméstico y autónomos. En enero de este año, la cantidad de aportantes al sistema previsional había bajado en casi 45 mil trabajadores, a 9.824.869 personas. Un mes después, en febrero, la cantidad de aportantes caía a 9.760.846, lo cual refleja 108.944 trabajadores menos que en diciembre. Los números no indican necesariamente una pérdida de empleos, pero sí una baja en la cantidad de trabajadores aportantes, lo cual puede representar tanto menos trabajadores registrados en actividad, o bien morosidad de las empresas o personas empleadoras en depositar los aportes y retenciones.

Del total de trabajadores aportantes al Sistema Integrado Previsional, aproximadamente el 77 por ciento lo constituyen empleados en relación de dependencia. Otro 13 por ciento aporta como monotributista y el resto (diez por ciento) se reparte entre autónomos y personal del servicio doméstico.

La devaluación de diciembre, la inflación que se desató ya desde su anticipado anuncio y los tarifazos a partir de febrero golpearon sobre los bolsillos de los trabajadores, pero también en las unidades económicas con menos espaldas. Además del impacto más expuesto sobre el empleo, es previsible que también haya un reflejo en el retraso del pago de las obligaciones por parte de pequeñas y medianas empresas, que a los problemas anteriores le deben sumar el encarecimiento y la inaccesibilidad del crédito bancario y, en muchos casos, bajas en sus ingresos por caída de ventas.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Carolina Camps
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.