EL PAIS › EN CRESTA ROJA QUEDO UN TERCIO DEL PERSONAL CON CONTRATOS POR 180 DIAS

Un modelo de precarización

La avícola que Macri presenta como ejemplo sólo reincorporó a 1300 de los 3500 trabajadores despedidos. En el momento en que el Presidente anunció el veto a la ley antidespidos los empleados estaban de paro por la falta de pago de sus salarios.

 Por Adriana Meyer

Fue el primer conflicto por despidos que reprimió este gobierno, y ayer el presidente Mauricio Macri eligió por segunda vez el escenario de la empresa Cresta Roja para mostrarla como modelo de su supuesta reactivación, aunque fue desmentido en forma inmediata y lapidaria. Los empleados de la planta productora de pollos le respondieron que el anuncio del veto a la ley antidespidos que había hecho allí horas antes “fue una provocación a todos los trabajadores del país y a noso- tros en particular, por pretender usarnos como emblema para mentir sobre el empleo”. Al mismo tiempo que Macri decía en su discurso que en la planta productora de pollos “estaba todo al día”, los empleados se encontraban de paro porque no les habían pagado los sueldos. Y se negaron a participar del acto, al que acudió un reducido grupo junto a la comisión interna, supervisores y personal jerárquico. “Estamos indignados, vino a vender pescado podrido, nos está usando para vender algo que no es real”, dijo a Página/12 Darío Sánchez, uno de los trabajadores que pudo ingresar a la planta el mes pasado.

“El Presidente dijo que acá había 4 turnos, que estamos todos al día, todos adentro y en realidad hay 1000 compañeros en la calle con 6 mil pesos miserables y sin ninguna certeza de que van a entrar. Los que estamos adentro tenemos contratos precarizados, ritmos elevados que el cuerpo apenas aguanta y nos bajaron el sueldo”, agregó el operario. De hecho, cuando Macri se retiraba llegó a escuchar un pedido: “No se olvide de los compañeros”, le dijeron antes de que subiera al auto que lo sacó del lugar por una salida alternativa, porque la principal estaba bloqueada por otra protesta, de la Asociación Judicial Bonaerense.

“Nos enteramos de la visita porque salió en Internet, nos presentamos a trabajar pero arrancamos de paro porque no nos pagaron. Cuando Macri llegó a las 10 ya estábamos de paro desde las 8.30, la planta estaba parada, y se desesperaban para que empecemos a trabajar porque venía el Presidente, decían que fue un error administrativo al liquidar los sueldos, nos trataban de convencer y se llegó a un arreglo. Empezamos a trabajar pero con la desconfianza de que no habíamos cobrado, recién nos depositaron los sueldos después del mediodía, por eso todo lo que él dijo fue una mentira”, describió Sánchez. “Los delegados nos pedían que fuéramos pero no, en repudio al acto nos quedamos en el comedor de la empresa, sólo fueron unos treinta, y personal de supervisión y control de calidad, que tampoco había cobrado”, agregó.

Cuando habían pasado los minutos reglamentarios de los breves discursos que suele dar, llegaron los ecos de los bombos y cantos de la protesta que venían de afuera. El clima ya se había puesto tenso y los presentes se esquivaban las miradas, visiblemente incómodos, cuando Macri estiró un poco sus palabras para tratar de responder a los insultos que llegaban del exterior. Tras hacer su enésima mención a los títulos que cosechó en Boca Juniors, se dirigió a los trabajadores de Cresta Roja con una cita de Juan Domingo Perón que ya había usado en campaña. “La productividad debe guiar al país como una estrella polar”, dijo, pero no logró aflojar el rictus de los rostros de su público.

Poco después del acto, los operarios exigieron a la comisión interna una asamblea para discutir las condiciones de trabajo y la continuidad de los propios delegados de la interna, “que vienen acatando los planes del macrismo y la patronal y hoy (por ayer) permitieron que se realizara el acto”. Según relató Sánchez, “la nueva patronal dijo que la medida que hicimos fue un paso atrás, que pensaron que había quedado claro que eso no podía volver a pasar después de la represión y el conflicto anterior. Nosotros estamos cumpliendo a rajatabla incluso con ritmos más elevados que antes, a veces se satura la línea (de producción), pero no estamos dormidos, si falta el pago vamos a reaccionar”. El operario destacó que “la asamblea concluyó que la comisión interna adoptó totalmente la línea de la patronal, pero van a seguir hasta que cumplan su promesa de que entren todos los compañeros a trabajar”.

Tras el durísimo conflicto que se extendió todo el año pasado por los despidos y el cese de la producción en Cresta Roja, y luego de que las protestas de los trabajadores en los cortes de la autopista Riccheri fueran reprimidas a balazos de goma, el ministerio de Trabajo intervino y en abril la avícola volvió a producir. Pero lo hizo con menos de la mitad de los puestos: de 3500 retornaron 1300, con reducción salarial y, además, precarizados con contratos por 180 días, tales las condiciones que el macrismo se empeña en imponer como “modelo”. La asamblea también cuestionó que pasen a cobrar por mes en lugar de por quincena como antes, la falta de pago de los premios por presentismo, y calificó los contratos temporarios como inadmisibles. “Macri vino a vetar la ley antidespidos, y de paso le está dando vía libre a esta empresa para que vuelva a echar gente al vencimiento de nuestros contratos, pero nuestra pelea no fue para cobrar doble indemnización sino para volver a trabajar”, enfatizó Sánchez.

Compartir: 

Twitter
 

Macri ayer en Cresta Roja con los pocos trabajadores que accedieron a participar de su acto.
Imagen: DyN
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.