ECONOMíA › ACTA DE ACUERDO ENTRE LAN,
EL GOBIERNO Y PARTE DE LOS GREMIOS

Ya carretea, pero aún no levanta vuelo

El documento establece un compromiso de mantener por tres años al personal que hoy integra Lafsa. Hasta ahora firmaron tres gremios.

 Por Cledis Candelaresi

En su empeño por demostrar que el acuerdo político con Lan Chile para reordenar el mercado aerocomercial argentino es algo más que palabras, funcionarios del Ministerio de Trabajo y Planificación firmaron ayer con representantes de la empresa el primer documento que intenta encuadrar en parte aquel arribo. A través del acta difundida anoche, representantes de la firma se comprometieron a mantener por tres años la estabilidad laboral y las condiciones de trabajo (salarios incluidos), del personal técnico, pilotos y demás tripulantes que hoy integran el staff de la estatal Lafsa. Pero aún subsisten muchas incógnitas. Entre ellas, la suerte del resto de empleados nucleados en UPSA (jerárquicos) y APA (personal de tierra), uno de los que propició en las últimas horas medidas de fuerza en oposición al desembarco local de la firma trasandina. A través de su marca argentina, ésta podría empezar a volar desde el 1º de mayo, según se esperanza el Gobierno.
La escueta acta de una carilla fue rubricada por Luis Ernesto Videla, “en representación de Lan Chile y de la empresa constituida en Argentina, con socios y capitales argentinos, y con los cuales se desarrollará Lan Argentina”. Esta nueva sociedad, gestada sobre la compra de la chartera Aero 2000, todavía es un proyecto. Ayer mismo, el secretario de Transporte, Ricardo Jaime, esperaba que los capitalistas trasandinos formalicen ante la autoridad competente los trámites para constituir esa nueva empresa que, al menos en principio, reservaría la mayoría accionaria a socios argentinos todavía no precisados. Miguel Ziadi es el dueño de la licencia a comprar, pero no necesariamente quien vaya a quedarse en el negocio junto a los chilenos para explotarlo.
Luego de eso, Lan Argentina tendrá que completar trámites para que se efectivice la autorización a volar en forma regular las rutas de cabotaje e internacionales que tiene en trámite Aero 2000, con la correspondiente audiencia pública superada. Nadie da fe sobre los términos de este acuerdo privado, pero en el mercado ayer corría el rumor que Ziadi podría alzarse con 500 mil dólares por haber realizado con éxito aquellos trámites que hoy les permiten a los chilenos poner un pie en el mercado argentino por un monto que, de confirmarse aquella cifra, resultaría irrisorio.
Después, Lan Argentina tendrá que acreditar capacidad financiera e integrar la flota, algo que según la subsecretaría de Transporte Aerocomercial iniciaría con tres aviones. Con este pack inicial podría comenzar la explotación del apetecido mercado argentino, mientras tramita destinos adicionales. Pero este derrotero, sin embargo, por ahora es un anhelo.
Según el anuncio público realizado anoche en el Ministerio de Planificación, el acta garantiza el mantenimiento de condiciones laborales concedidas en los acuerdos que se firmaron el 2 de septiembre pasado entre la estatal Lafsa y el Ministerio de Trabajo. Este paraguas abarcaría a los afiliados de los tres gremios que ya se avinieron a ser absorbidos por los chilenos: APTA (técnicos), Atcpea (gremio de tripulantes de cabina, escisión del sindicato de AAA, otrora liderado por la diputada Alicia Castro) y APL (pilotos). Sin embargo, el único que figura en la copia distribuida es el primero (Asociación del Personal Técnico Aeronáutico), descoordinación que ensombrece un poco más un tema de por sí bastante opaco.
Entre las garantías ofrecidas por los empresarios chilenos está la de mantener por el término de un trienio la “plantilla total del personal existente a la fecha de realizado el traspaso”. Este momento no está precisado como tampoco la suerte de los que no quieran ir a trabajar a la proyectada Lan Argentina o la de aquellos trabajadores nucleados en gremios que no fueron expresamente incluidos en ese documento de viernes, que cuenta con las firmas del secretario de Transporte, Ricardo Jaime, y del subsecretario de Relaciones Laborales, Guillermo Alonso, entre otros. El documento también incluye un amparo expreso a los ciento cincuenta trabajadores de Aerovip S.A. –otra aerolínea que se vino a pique– siempre y cuando “se hallen al día de la fecha desocupados”, aclara el enrevesado texto. Esta inclusión habría sido exigencia de los pilotos para avalar el traspaso a la promesa de Lan Argentina. Menos fortuna tendrían los de Southern Winds, sujetos al incierto destino de esa compañía y al compromiso sólo verbal de Lan de darles una eventual acogida. Pero ésta no está contemplada ni siquiera en un papel de redacción críptica.

Compartir: 

Twitter
 

Ricardo Jaime, secretario de Transporte, y Ricardo Cirielli, subsecretario y ex gremialista.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.