SOCIEDAD › LOS ANTECEDENTES DEL ACUSADO POR EL CRIMEN DE NOZZI

Un Gusano con doble identidad

La Justicia confirmó que, tal como adelantó Página/12, el principal detenido por el crimen del productor de TV no es Hugo Jara sino Luis Menocchio, con captura internacional por doble homicidio.

 Por Carlos Rodríguez

Tal como anticipó Página/12, ayer se confirmó “en un ciento por ciento”, que el principal detenido por el crimen del empresario televisivo Claudio Nozzi se llama Luis Raúl Menocchio y no Hugo Jara, como parecía indicar la documentación que llevaba consigo al momento de ser apresado. Menocchio, de 47 años, nació en Posadas, Misiones, y tiene “una larga cadena de denuncias por estafas y crímenes que parecen acreditarlo como una verdadera estrella del delito”, comentó una fuente allegada a la causa por el homicidio de Nozzi. Desde el lunes, la jueza de Corrientes Laura Varela le tomará declaración a nueve personas relacionadas con Menocchio y que podrían haber tenido alguna participación o al menos conocimiento del móvil del asesinato de Nozzi. “Todavía no se sabe si van a declarar como testigos o como imputados”, aclaró la fuente consultada por este diario. A Menocchio lo llamaban “El Gusano”, un apodo que parece insinuar que no supo ganarse el afecto de sus conocidos. En la causa, además de Menocchio, están presos su novia, Silvia Heredia, y el camarero Luis Martínez.
La verdadera identidad de Menocchio/Jara fue establecida de manera fehaciente en la tarde de ayer. Como la Prefectura Naval tenía conocimiento de que el detenido era oriundo de Posadas, solicitó a la policía de Misiones que remitiera su ficha dactiloscópica completa, dado que las dudas se habían planteado a partir de una fotocopia, enviada por e-mail, de la huella del pulgar de la mano derecha que había sido obtenida de un trámite por la renovación del pasaporte. “Esa primera pericia había determinado, en un 60 por ciento, que el supuesto Jara era Menocchio, pero las huellas remitidas hoy (por ayer) a las 14, desde Posadas, permitieron establecer en un ciento por ciento la verdadera identidad del detenido”, hizo saber la fuente.
Menocchio forma parte de una familia muy conocida en Misiones, cuyos antecesores fundaron un pequeño pueblo del interior al que se conoce, precisamente, como Puerto Menocchio. Propietarios de un secadero de yerba mate, los Menocchio tienen viejas cuentas pendientes con la Justicia. Luis Raúl Menocchio y su padre tuvieron que dejar el país en 1988 para pasar a la clandestinidad, luego de que un juzgado de Posadas los procesara por una estafa contra el ex Banco de Misiones. La causa se originó por un caso de “quiebra fraudulenta y defraudación al fisco”. Con el correr de los años la causa prescribió, pero de todos modos Menocchio hijo evitó el regreso al país. Se había radicado en Asunción del Paraguay.
En el país vecino volvió a tener problemas judiciales. El 9 de septiembre de 2004 el juez paraguayo Alcides Corbeta, con intervención del fiscal José Luis Silva, pidió su captura internacional por el doble crimen de su socio, Eduardo Fidel Maciel, y la novia de éste, Graciela Méndez. Por el mismo hecho está imputada una mujer llamada Karina Selene Riveros. Para ese momento, Menocchio ya tenía documentación a nombre de Hugo Jara, se había “borrado” las huellas digitales para evitar su identificación y se había sometido a más de una cirugía estética para cambiar su apariencia. “Sabemos de dos personalidades, pero podría haber tenido otras; es motivo de investigación”, sostuvo la fuente.
La Prefectura secuestró abundante material que estaba a bordo del crucero “Trasulag II”, en el que iba Nozzi en el momento de ser asesinado. De todos modos, todavía no se sabe si lo mataron allí o en tierra. Los elementos secuestrados todavía no pudieron ser periciados, porque antes se dio notificación a las partes y se les dio un plazo para que designen sus propios peritos. Desde el lunes, con todos los elementos de prueba, la jueza Varela interrogará a nueve personas que ya fueron identificadas y que tenían relación con Menocchio. En su declaración, el detenido sostuvo que Nozzi se dedicaba a lavar dinero del narcotráfico y que estaba llevando a cabo una operación por 10 millones de dólares. Hasta ahora, el único dinero hallado fueron los tres mil dólares que tenía en su poder el propio Menocchio. El yate “Trasulag II”, una nave fabricada en 1986, con dos motores, navegación satelital y un costo que rondaría los 250 mil dólares, había sido adquirido en la última semana de febrero en los astilleros Marina del Norte, en la localidad bonaerense de San Fernando. Los documentos de compra venta están firmados por “cinco o seis personas” que ahora están siendo investigadas. Tanto en el doble crimen de Paraguay como en el asesinato de Nozzi, las víctimas había sido esposadas, aparecieron desnudas, amordazadas y con huellas de haber recibido disparos de un revólver o carabina calibre 22. Fuentes allegadas a la causa confirmaron que Menocchio había comprado, en una ferretería de la ciudad de Corrientes, una cadena de siete metros, tres candados y un ancla tridente similar a la utilizada por los asesinos de Nozzi para tratar de retener el cuerpo en el fondo del río Paraná.
Ernesto “Tito” González, el abogado de Menocchio/Jara, insistió hasta ayer en afirmar que su cliente no tenía una doble identidad. Sobre las cirugías estéticas y el implante de cejas, conocido como “maquillaje permanente”, dijo que se las había hecho porque “es un hombre muy coqueto”.

Compartir: 

Twitter
 

La Prefectura secuestró abundante material a bordo del crucero “Trasulag II”, propiedad de Nozzi.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.