ECONOMíA › ACUERDO DE ENARSA CON TRES EMPRESAS PARA EXPLORAR LA CUENCA

Salir a la mar a pescar petróleo

La compañía estatal de hidrocarburos firmó dos convenios con Repsol YPF, Petrobras y Petrouruguay para buscar y explotar yacimientos de petróleo y gas en el Mar Argentino. Las inversiones serán a riesgo privado. Críticas porque no hubo licitación.

 Por David Cufré

Julio De Vido se presentó en la sala de conferencias de la Casa Rosada junto a importantes directivos de Repsol YPF, Petrobras, Petrouruguay (Ancap) y Enarsa y sentenció: “Argentina vive hoy un día histórico”. El ministro de Planificación calificó de ese modo dos acuerdos que la compañía estatal firmó con aquellas otras petroleras para explorar, desarrollar y explotar yacimientos en la plataforma marítima continental. Buscarán petróleo y gas, con inversiones a riesgo de las compañías privadas. Enarsa recién pondrá su parte si hay descubrimientos que resulten rentables. La empresa, además, aportará las áreas de su propiedad en el Mar Argentino.

Los convenios presentan como aspecto más positivo el impulso a la exploración después de años en que fue raquítica, con una estrepitosa caída de las reservas como consecuencia. Si no se avanza pronto en esta materia, en cuatro años el país se verá obligado a importar crudo. “Con estos acuerdos no vamos a explorar un mar de 150 metros de profundidad, sino que trabajaremos en una profundidad de 1500 metros: es el primer intento argentino por recuperar la renta petrolera”, se entusiasmó De Vido.

Desde la otra vereda, el experto en hidrocarburos del grupo Moreno y director energético de la Fundación Illia, Gustavo Calleja, cuestionó el mecanismo de “contrataciones directas”. “Son bienes públicos y debió haberse organizado una licitación internacional con condiciones preestablecidas. Cómo sabe el Gobierno que otras empresas no hubieran ofrecido mejores condiciones”, atacó el ex secretario de Combustibles.

Los acuerdos de Enarsa fueron con Repsol YPF, por un lado, y con esa misma compañía, Petrobras y Petrouruguay (brazo argentino de la uruguaya Ancap), por otro. En el primer caso, fue un convenio marco con la empresa española para habilitar la exploración en casi la totalidad del mar argentino. El tratado tiene una vigencia de diez años y comprende “todas las áreas cuya titularidad sea 100 por ciento de una u otra empresa”, según precisó De Vido. Esas áreas están situadas en el denominado Talud Continental y comprende el golfo San Jorge, la Cuenca Austral y la Cuenca Malvinas. En la práctica, son las zonas donde en principio tiene sentido iniciar una investigación. Dentro de ellas, Enarsa es titular de algunas áreas y Repsol YPF tiene concedidas otras.

El segundo entendimiento entre la estatal argentina y las tres petroleras extranjeras es para empezar a trabajar concretamente en una de las áreas explorables: la cuenca Colorado Marina, ubicada a 200 kilómetros de las costas bonaerenses. “Estamos viviendo un gran día para la industria petrolera argentina por lo que representa esta asociación”, destacó Enrique Locutura, director de Repsol YPF, empresa que actuará como operadora y tendrá un 35 por ciento de participación en el consorcio. Otro 35 por ciento quedará para Enarsa, mientras que Petrobras retendrá el 25 y Petrouruguay, el 5. Sin embargo, la inversión en exploración será aportada íntegramente por las empresas extranjeras. Si sus estudios determinan que hay yacimientos explotables, entonces Enarsa pagará su parte. De lo contrario, se salvará de la pérdida.

La inversión global en exploración sería de entre 40 y 100 millones, con un tramo inicial de 15 millones. Pero la construcción y el mantenimiento de una plataforma off shore podría demandar unos 2000 millones de dólares. De Vido no precisó si Enarsa pondría el 35 por ciento de ese monto o si cederá porcentajes de participación en sus socios o en otra compañía. De acuerdo con fuentes empresarias, existe el compromiso del Gobierno para desembolsar todo lo que haga falta y seguir en el proyecto con su porcentaje original.

El ministro de Planificación aclaró, en cambio, que el petróleo y el gas que pueda encontrarse será “de libre disponibilidad”. “Esto significa que las empresas podrán exportarlo y no habrá una obligación para cubrirprimero las necesidades del mercado interno”, advirtió Calleja, quien también protestó por la falta de precisiones sobre los impuestos que deberán pagar los socios de Enarsa.

De Vido prefirió poner énfasis en las ventajosas condiciones para la compañía estatal que contemplan los acuerdos. “Son inversiones de alto riesgo”, indicó, pero “sólo en caso de que la búsqueda en la cuenca Colorado Marina resulte comercialmente exitosa, Enarsa aportará su parte como socio en el emprendimiento”. Finalmente, sostuvo que “Argentina pasa a tener exploración en aguas profundas en el marco de una estrategia de recuperación de reservas”.

Compartir: 

Twitter
 

Néstor Kirchner y Julio De Vido fueron anfitriones de los empresarios que firmaron los acuerdos.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.