ECONOMíA › NUEVO ESTUDIO DEL INDEC

Inflación de ricos y de pobres

 Por Maximiliano Montenegro

El índice de precios al consumidor acumuló en los primeros seis meses del año un 4,9 por ciento. Pero, según el Indec, la inflación de los “ricos” fue mayor: 5,8 por ciento. Mientras que la inflación de los “pobres” fue de sólo 3,3 por ciento. A esa conclusión llega un informe del organismo distribuido ayer que examina el impacto de los precios según el nivel de ingresos de las familias. Curiosamente, el Indec no realiza el mismo análisis para un período más largo. El motivo tal vez deba buscarse en que hasta fines del 2005, la tendencia fue al revés: la inflación de los pobres fue superior a la inflación de los ricos, y peor aún a la inflación oficial, que sólo mide la evolución de los precios para un grupo de clase media alta.

El estudio del Indec divide la sociedad en 5 grupos (quintiles), equivalente cada uno al 20 por ciento de la población, de acuerdo con sus niveles de ingreso. Para cada uno de los quintiles la canasta de gastos o consumos del hogar es distinta. Así, el primer quintil (los más pobres), el más bajo en la pirámide económica, destina el 46,6 por ciento de sus ingresos a “alimentos y bebidas”. En cambio, el quinto quintil (el más rico) sólo gasta el 23,3 por ciento en ese rubro. Esa es una de las diferencias principales en la estructura de gastos de las familias de un extremo y otro de la sociedad. Otra tiene que ver con el rubro “esparcimiento” (turismo), que sólo acapara el 3,7 por ciento del presupuesto de los pobres contra el 12,15 por ciento de la canasta de los ricos.

También son notorias las diferencias en el rubro “Equipamiento y mantenimiento del hogar”: el sector más carenciado destina sólo el 4,06 por ciento de sus recursos contra el 8,71 por ciento del grupo de mayores ingresos. Después, obviamente, la educación y el hospital público hacen que los sectores bajos destinen menores ingresos a cubrir esas necesidades. Los gastos en educación insumen el 2,15 por ciento de la cesta de consumo de las familias de menores recursos frente al 5,16 por ciento en las de altos ingresos. Mientras que en “salud y atención médica” los pobres asignan el 6,47 por ciento del presupuesto y los ricos el 10,74 por ciento.

Desde la aplicación de los acuerdos de precios, el Gobierno logró disminuir la inflación de alimentos por debajo del índice general –la canasta básica se encareció sólo 1,3 por ciento en el primer semestre–, mientras que dejó que se empinaran los precios de los rubros sin controles, y en particular de los servicios: alquileres, medicina prepaga, turismo, educación. Por ejemplo, la cuota de los colegios privados aumentó 17 por ciento en lo que va del año. De ahí que, en el 2006, la inflación sea mayor para los ricos que para los pobres.

Sin embargo, hasta el 2005 la tendencia había sido exactamente al revés. El precio de los alimentos crecía a una tasa muy superior al índice general, perjudicando a los sectores de menores ingresos.

Más allá del análisis anterior es necesario destacar una falta metodológica que abre un gran signo de interrogación sobre la distancia que hay entre la inflación que mide el Indec y la realidad. El IPC que se releva hoy se basa en la estructura de gastos de los hogares del año 1996/97, es decir, de una década atrás. Para un país normal, en 10 años no debería cambiar sustancialmente dicha estructura de gastos. Para la Argentina, con la crisis del 2001 en el medio, es equiparable a un siglo. Más aún: las cifras difundidas ayer por el Indec confirman que la canasta que se toma de base actualmente para elaborar el IPC es propia de una familia de clase media acomodada (el cuarto quintil de la pirámide): en ese canasta, sólo el 30 por ciento de los gastos son alimentos. En contraste, se estima que hoy las familias más pobres destinarían más del 60 por ciento de sus ingresos a alimentos. El Indec ya relevó una canasta de gastos de los hogares para el 2005 y deberían actualizar en base a ella todos los índices de precios en los próximos meses.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.