SOCIEDAD › PRESUNTO SECUESTRO CON DETALLES DE TRAGICOMEDIA

Del millón a los 400 pesos

 Por Raúl Kollmann

Empezaron pidiendo un millón de pesos como rescate, pero terminaron arreglando por 400 pesos. Negociaron por teléfono, no con la madre de la supuesta secuestrada, sino con el profesor de música. Hablaban como si fueran una gran organización de secuestradores, y en verdad todo indica que se trató de una maniobra en la que participaron la propia víctima, su novio y un amigo de la pareja. Este último está detenido, el novio prófugo, y ahora la Justicia intenta determinar si la joven secuestrada en San Isidro y hallada en Córdoba estuvo enterada de la maniobra o la llevaron engañada mientras los dos varones negociaban el rescate.

La insólita historia tuvo como protagonista a Linda Belén Pont Lesica, de 26 años, que vive en la localidad de Talar de Pacheco, en el Tigre. El viernes fue al psicólogo, en San Isidro, y a partir de eso su familia no supo nada más de ella. Pocas horas más tarde empezaron a llegar mensajes de texto y luego la negociación continuó por teléfono celular. La familia hizo la denuncia, por lo que intervino la Departamental de Investigaciones de San Isidro y la fiscal Rita Molina.

El caso tuvo, de movida, ribetes extraños. Los supuestos secuestradores llamaban al profesor de música de la joven y no a la madre, una esforzada vendedora de cosméticos. Y tal vez lo más asombroso fue el pedido de dinero: un millón de pesos, una cifra que ni remotamente podía tener la madre de la supuesta secuestrada.

Con el asesoramiento policial y de la fiscal, la negociación continuó durante horas, con la joven al teléfono, supuestamente apuntada por un secuestrador, con el que consultaba cada cosa que proponía la familia. Todo derivó en una baja alucinante del monto del rescate: en lugar de un millón, los que se hacían pasar por secuestradores se terminaron conformando con 400 pesos.

El intercambio telefónico permitió a los investigadores determinar que las llamadas venían de Córdoba. Finalmente se acordó realizar el pago en Capilla del Monte, lugar al que viajó una comisión policial encabezada por el comisario Daniel Fernández.

La sorpresa fue completa cuando detectaron a Linda Belén en una motocicleta con un hombre detrás. El sujeto resultó ser Héctor Rimoldi, de 40 años, un conocido de la chica. En el bolso de Linda Belén se encontraron dos pasajes ida y vuelta a Córdoba. Esta evidencia llevó a dos hipótesis. La primera, que María Belén, su novio y el amigo urdieron toda la trama para sacarle unos pesos a la madre de la chica o al profesor de música. La segunda, que el novio y el amigo llevaron a la joven a Córdoba engañada –María Belén padecería algún retraso mental– y mientras la tenían entretenida llamaron al familia diciendo que la tenían secuestrada.

De las dos, la que tendría más asidero es la primera porque, según parece, la chica participó de las llamadas en las que se hacía la negociación.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.