SOCIEDAD

Un joven fue baleado en un robo y arrojado bajo un tren en Libertad

El adolescente estaba con su novia en la estación. Un ladrón le disparó en la pierna y lo empujó a las vías. El joven murió arrollado por el tren. Quejas por la inseguridad en esa línea.

La estación Libertad del ex ferrocarril Belgrano Sur, hoy Metropolitano, está enclavada en una de las zonas más pobres del partido de Merlo, a pesar de la pomposa cercanía del Golf Club. El lugar fue escenario de la muerte de Juan Marcelo Cruz, un chico de 19 años que, herido de un balazo en la pierna, intentó cruzar rengueando las vías de trocha angosta para escapar de un asalto y fue arrollado por un tren. El chico murió en el acto, ante la desesperación de su novia, Sheila, que presenció la secuencia fatal. El episodio ocurrió en la noche del domingo, cuando Juan Marcelo esperaba el tren para acompañar a Sheila Karen Ortiz, su novia, hasta su casa en Merlo Gómez, la parada siguiente de los trenes que van hacia la Capital Federal. “Le preguntaron la hora y él se la dijo. Después se acercaron y le sacaron el celular y le pidieron las zapatillas. El no se las quiso dar y le dispararon hacia las piernas. Después lo empujaron justo cuando venía el tren. El corrió para que no lo atropellara, pero no pudo”, contó Sheila entre sollozos, entrevistada ayer por la prensa.

El Belgrano Sur, a pesar de la privatización, sigue siendo un tren fantasma que une dos puntos tan distantes como la estación Marinos del Crucero General Belgrano, en Merlo, y Puente Alsina, en el límite de la localidad bonaerense de Valentín Alsina y el barrio porteño de Pompeya. Los domingos, la estación Libertad suele estar desierta. A las 20.40, cuando ocurrió el hecho, la parejita estaba esperando la llegada del tren, cuando aparecieron cinco chicos de la misma edad que ellos, entre los 18 y los 20 años. Uno estaba armado y fue quien encaró a Juan Marcelo Cruz, el que le arrebató el celular y el que le pegó el tiro en la pierna.

Cuando la víctima se negó a quitarse las zapatillas, se produjo un forcejeo, hubo un empujón y Juan Marcelo se desplazó hacia las vías. Sheila, su novia de 15 años, contó que el chico “corrió, como podía, porque estaba rengo por el tiro en la pierna. Corrió, corrió adelante del tren, pero no pudo escapar, el tren lo agarró”. Los cinco ladrones escaparon y ahora son buscados a partir de la investigación a cargo de la fiscal Karina Iuzzolino, del Departamento Judicial de Morón.

En el caso intervienen la comisaría 4ª de Merlo y la Departamental de Investigaciones de Morón. Los investigadores tratan de encontrar testigos del hecho que puedan aportar datos para identificar a los agresores. En uno de los andenes de la estación Libertad, la Policía Científica encontró una vaina servida correspondiente a una pistola calibre 22. Se trata de determinar si fue un arma de ese tipo la que usaron para herir al joven. Con cierta candidez, la policía pidió a la empresa Metropolitano un posible video en el que pudiera verse lo ocurrido. Le respondieron que no hay cámaras en los trenes, ni en las estaciones del ex Belgrano Sur. Los fines de semana ni siquiera abren las boleterías.

“El papá de la novia nos vino a avisar. Primero nos dijo que había sido un accidente, pero después supimos que le habían pegado un tiro y que lo habían tirado abajo del tren”, declaró entre sollozos la mamá de Juan Marcelo Cruz. “Era un chico muy bueno, que trabajaba con el padre. Es muy terrible lo que pasó y lo que más nos molesta es que no aparecen testigos. Nadie vio nada.” La mujer dijo que las cosas pasaron porque “en la zona no hay seguridad, ni policías en la estación. Espero que se haga justicia y que terminen todos presos”, en referencia a los autores del hecho.

Eduardo Cruz, hermano del chico asesinado, estimó que los ladrones “tienen que vivir en la zona y por eso tiene que haber gente que los haya identificado. Mi hermano era muy trabajador. Los tres, él, mi papá y yo, trabajábamos juntos. Nos destruyeron todo, nos partieron el alma”. El hermano de la víctima sostuvo que “debe haber gente que conoce a los autores, pero tienen miedo de decir quiénes son”. El joven agregó: “Si no hubieran venido las cámaras de televisión, acá nadie se movía; nosotros les pedimos a los testigos que se presenten a declarar”. El fiscal de La Plata, Marcelo Romero, que no interviene en el caso, fue consultado sobre lo ocurrido y calificó a los autores del episodio como “mal nacidos” y pidió que “no se los justifique como víctimas de la exclusión social”.

Compartir: 

Twitter
 

La familia del adolescente se quejó por la falta de seguridad en la estación de Libertad.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.