ECONOMíA › DATOS DE LA CTA SOBRE DESIGUALDAD

Más que en el ’98

Los principales indicadores socio-económicos han venido mejorando de manera acelerada durante los últimos tres años. Sin embargo, cuando se compara la situación actual con el período previo a la crisis se observa un retroceso. El efecto balsámico que provoca la estabilización no alcanza a compensar la destrucción generada previamente. Por lo tanto, el piso de desigualdad que se naturaliza termina siendo peor. Esa es una de las conclusiones de un informe reciente del Instituto de Estudios y Formación de la CTA donde se comparan los resultados del segundo semestre de este año con los de 1998.

“La recuperación de los niveles de producción coexiste y se asienta sobre un cuadro de mayor explotación laboral (más desocupados, más trabajadores clandestinos y menores salarios), mayor empobrecimiento social (más pobres y más indigentes) y mayor desigualdad distributiva”, señalan Claudio Lozano, Ana Rameri y Tomás Raffo, autores del informe.

El impacto de la crisis está claramente cristalizado en los indicadores. En 1998 la desocupación era 12,4 por ciento, mientras que el dato conocido la semana pasada arrojó un 12,8 por ciento sin contabilizar los planes sociales, lo que implica medio millón de desocupados más. La tasa de asalariados informales aumentó 16,8 por ciento en el mismo período. Antes del inicio de la recesión, el 37,9 por ciento de los trabajadores estaban en negro y ahora llegan al 44 por ciento (1,1 millón más).

Pese a los aumentos salariales y las medidas para contener la inflación, el ingreso medio de los ocupados todavía permanece 23,8 por ciento por debajo de 1998, mientras que la relación entre el ingreso medio y la canasta de pobreza empeoró un 25 por ciento. Además, la tasa de pobreza es 35,7 por ciento superior (diferencia que implica 4,2 millones de pobres más) y la tasa de indigencia se expandió 114 por ciento (2,7 millones de personas más). Por último, la brecha de ingresos que separa al 10 por ciento más rico del 10 por ciento más pobre pasó de 22,8 veces en 1998 a 29,2 (28,3 por ciento más). Según este estudio de la CTA, los niveles de desigualdad que se consolidaron en los períodos de estabilización posteriores a las crisis de 1975/76, 1982, 1989/90 y 1994/95 siempre fueron superiores a los vigentes antes de cada uno de los estallidos y en esta ocasión la historia no ha sido diferente. Por lo menos hasta ahora.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.