ECONOMíA

El plan de combustible barato para reemplazar gas ya abrió los grifos

Con la publicación del reglamento operativo, ayer se dio el puntapié inicial al Programa de Energía Total. Los requisitos para quienes pretendan acceder al subsidio.

El Ministerio de Planificación publicó ayer el Reglamento Operativo del Programa de Energía Total que procura la sustitución de gas natural y energía eléctrica por el uso de combustibles alternativos. De este modo, se busca evitar que las restricciones actuales condicionen el incremento de la demanda asociado al crecimiento de la economía. Las industrias que adhieran podrán comprar fuel oil, gasoil y GLP importado al mismo precio que vale el gas y la electricidad en el mercado local. El Gobierno le asignó al programa 930 millones de pesos, que se utilizarán para subsidiar a las petroleras y así cubrir el diferencial de precios.

Esta medida busca liberar seis millones de metros cúbicos diarios de gas, el volumen que, según estimaciones de la Secretaría de Energía, le falta a las usinas eléctricas para abastecer sin problemas los hogares. La metodología es similar a la implementada con los taxistas, a quienes durante los días más fríos del año se les vendió combustible líquido al mismo precio que el gas. El beneficio comenzó a regir el 13 de julio y estará vigente durante los próximos tres meses. El plazo es relativamente corto, pues el Gobierno confía en que una vez superado el peor momento del invierno ya no habrá motivos para preocuparse.

El reglamento, incluido en la disposición 54 de la Subsecretaría de Coordinación y Control de Gestión del Ministerio de Planificación, establece que las empresas beneficiadas tendrán que inscribirse en un registro coordinado por la Secretaría de Comercio Interior. Una vez completado ese paso, deben suscribir un contrato de compraventa de combustibles sustitutos en firme con un proveedor por el período de su participación en el programa. Entre los requisitos se establece la obligación de informar, bajo declaración jurada, sus necesidades mensuales de combustibles y el porcentaje de sustitución de gas y electricidad que representa, junto a una descripción del equipamiento de generación, en caso de poseer, y de las instalaciones de almacenaje de combustibles con sus respectivos certificados de habilitación.

Otra de las exigencias es que informen el consumo mensual de gas y electricidad registrado durante el año pasado y los precios abonados por ese combustible (adjuntando las facturas correspondientes). El objetivo es detectar crecimientos desmedidos de la demanda durante este año que pudieran estar evidenciando una manipulación de las cifras para obtener mayor subsidio y así estafar al Estado.

Por su parte, las empresas petroleras interesadas en obtener la calificación de proveedor tendrán que presentar una solicitud en los próximos cinco días. En el acto de lanzamiento del programa, realizado el pasado 12 de julio, estuvieron presentes directivos de Repsol, Petrobras y Esso, quienes ya explicitaron su apoyo a la iniciativa. Todavía no se sabe qué hará Shell, quien se encuentra enfrentada con el Gobierno desde que en marzo de 2005 decidiera elevar los precios de sus combustibles, lo que motivó un pedido de boicot hacia la multinacional por parte del presidente Néstor Kirchner. El último choque lo protagonizaron hace un par de semanas cuando la Secretaría de Comercio Interior la sancionó por los faltantes de gasoil haciendo valer la ley de Abastecimiento.

Los proveedores deberán detallar periódicamente el origen y destino del combustible entregado y demostrar que ese combustible es una oferta adicional importada (con aclaración de buques y cantidades). Así se busca garantizar que las petroleras no desabastezcan a sus clientes habituales para poder venderles los combustibles sustitutos a las empresas anotadas en el registro y así cobrar el subsidio como si lo hubieran importado. En caso de que tengan un excedente no comprometido en el mercado local, deberán establecerlo específicamente en el acuerdo firmado con las empresas beneficiadas.

Este programa ha sido la primera iniciativa formal tomada por el Ministerio de Planificación para intentar superar las restricciones surgidas en las últimas semanas, pues hasta ahora los funcionarios de esa cartera se limitaban a decir que las inversiones contempladas en el plan energético presentado en 2004 eran suficientes para salir adelante.

Compartir: 

Twitter
 

Julio De Vido, ministro de Planificación. Señalando el camino para salir de la crisis.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.