ECONOMíA › LAS TRANSPORTADORAS BAJO PRESION DEL SECRETARIO

Moreno va de ronda por el gas

 Por Cledis Candelaresi

Según los registros oficiales, el gas entregado a la red por las distribuidoras durante junio aumentó un 7 por ciento con relación al mes pasado (ver nota aparte). Pero ese incremento acusado por los registros del Instituto Nacional de Estadística y Censos no fue suficiente ni para satisfacer una creciente demanda ni para tranquilizar al secretario de Comercio, Guillermo Moreno, devenido en los hechos el principal responsable del despacho a plaza de este recurso energético clave.

Con el mismo ímpetu de hace unas semanas, cuando la anterior ola de frío puso al borde del colapso el abastecimiento a los domicilios, Moreno reiteró estos días las visitas que había hecho a las oficinas de las transportadoras de gas, sobre las que focalizó su estrategia de presión para que aparezca el gas que resulta insuficiente para atender los requerimientos de casas, usinas e industria.

El mayor esfuerzo del secretario estuvo orientado hacia TGN, cuyo cuerpo gerencial fue advertido en las varias visitas a viva voz sobre los riesgos que corría la empresa como tal –y los directivos en particular– si no aumentaba la inyección en los gasoductos Norte y Centro Oeste, operados por el consorcio que Techint integra junto a Total y otras firmas. Es cierto que, según los partes del Enargas de las últimas semanas, esos dos caños mostraron cierta capacidad ociosa, cerca de tres millones de metros cúbicos día en el Norte y un poco más en el otro. Pero la realidad es que en los días de más demanda el sistema de transporte en su conjunto trabajó cerca del límite (128 millones de metros cúbicos día) y que el verdadero punto crítico está en la limitada producción. Sobre este dato es difícil para aquellas empresas honrar la misión encomendada por el gobierno a través del secretario de Comercio.

Tanto TGN como TGS, cuyos responsables también recibieron el mensaje morenista de llenar los caños al tope, tienen entre sus socios productores como Total y Tecpetrol, en el primer caso, y Petrobras, en el segundo. Pero se trata de una vía indirecta de responsabilidad en el faltante de ese recurso, que hoy en parte escasea por la falta de inversiones en exploración o en las plantas compresoras, que permiten extraer más cuando naturalmente la presión del gas baja.

Según consigna el informe del Indec, las empresas del sector habrían diagnosticado a través de la encuesta oficial que “la demanda interna aumentará” en el tercer trimestre y que están dispuestas a “hacer nuevas inversiones para mejorar la producción y calidad del servicio”. Esto hace suponer que, lejos de superarse en lo inmediato, los problemas pueden agravarse por el explosivo crecimiento del consumo, que cada vez es más parejo entre estaciones: a pesar de que con el frío crece el consumo domiciliario, lo que más requiere aquel fluido es el auge de la producción industrial y de las usinas generadoras de electricidad. Las inversiones prometidas, en tanto, necesitan un tiempo para madurar, amén de que las obras a financiar con fideicomisos están muy demoradas después de que se abriera la investigación por la planta de Skanska.

El mismo trabajo del Indec consigna que las empresas tienen previsto seguir exportando gas en el próximo trimestre, aunque algunas consideran que disminuirán sus despachos al exterior. Este dato es en parte resultante del acuerdo que firmaron con el gobierno la mayor parte de las productoras, empezando por Pan American y Repsol, comprometiéndose hasta el 2007 a entregar cierta cantidad de gas según el segmento de usuario (para cada categoría rige una tarifa diferente, que es más baja para los domicilios). Sólo si tienen un excedente lo pueden exportar, razón de Tecpetrol y Pluspetrol para demorar la negociación retaceando la firma.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.