ECONOMIA › VETOS A LA LEY PARA MOROSOS DEL HIPOTECARIO

Deudores con una soga corta

Las personas que tomaron créditos con el Banco Hipotecario antes de abril de 1991, cuando arrancó la convertibilidad, tendrán un rescate a medias. El Poder Ejecutivo promulgó ayer la ley que suspende las ejecuciones por un año, pero vetó artículos clave que permitían el recálculo de sus deudas y a más de la mitad de ellos sacarse de encima la cruz que cargan desde hace décadas. Los vetos tuvieron en cuenta la posición del grupo IRSA, controlante de la entidad, pese a ser socio minoritario de un banco que sigue perteneciendo al Estado.

Hay alrededor de 110.000 familias que todavía no pudieron saldar sus créditos contraídos antes de 1991, de las cuales más de 20.000 se encuentran en mora y, sin la ley, estaban en riesgo permanente de perder sus viviendas. El problema de todos esos deudores fue la indexación de los préstamos a partir de la hiperinflación de 1989 y 1991, y la posterior capitalización de intereses que se dispuso desde 1993. Hay casos de deudores que pagaron regularmente las 240 cuotas que establecía el crédito original y todavía deben 300 meses. Eso no es nada frente a otros cuyas deudas fueron reprogramadas a 999, 1180, 1740, 2130 y hasta 2340 meses.

Frente a esas situaciones, la ley establecía que los créditos debían recalcularse tomando en cuenta los parámetros originales. Quienes ya hubieran cumplido con las cuotas previstas en un principio directamente se sacaban la deuda de encima. Sin embargo, el Ejecutivo vetó el artículo que establecía que se recalcularan las deudas desde un principio tomando en cuenta las condiciones contractuales pactadas en origen. Eso da lugar a una probable controversia judicial entre el banco y los deudores sobre si está bien calculado el monto de la deuda. Esa determinación deberá tomarla el Ministerio de Economía, pero como el Gobierno excluyó el artículo que disponía la retroactividad de la ley, ahora la entidad financiera podría objetar esos cálculos ante la Justicia.

La ley mantuvo la suspensión de los remates por un año, prorrogable por otro. Entre tanto, los deudores tendrán que presentarse ante el Ministerio de Economía para que esa cartera analice caso por caso cómo queda su deuda. El Hipotecario recauda unos 350 millones de pesos por mes de estos deudores. La mayoría de ellos cumple con sus pagos regularmente desde hace años, pero no consigue terminar de saldar el crédito.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.