ECONOMíA › LAS MEDIDAS DEL GOBIERNO Y LA CRISIS INTERNACIONAL

Críticas a las profecías económicas

 Por R. N.

La Presidenta viene haciendo una serie de anuncios económicos con la intención de mantener la producción y el empleo. ¿Qué otras medidas debería tomar el Gobierno?

Juan Carlos Lascurain: –Las medidas apuntan en el camino correcto. El problema es la implementación. En la Argentina se llevó a cabo un vaciamiento del Estado y ahora es muy difícil reconstruirlo. Hemos tenido durante 30 años una política en la que el trabajador del Estado estaba en una categoría distinta a la de otro trabajador. Se convenció a la sociedad de que los empleados estatales eran todos vagos. Y en realidad, en el Estado había mucha gente que tenía dos elementos vitales: la inteligencia y la experiencia. Muchos de esos trabajadores capacitados fueron despedidos o invitados a irse a través de retiros voluntarios. Por eso hoy el Estado no funciona. En el país que se dice más liberal, Estados Unidos, en 90 días implementan una medida antidumping. Acá tarda un año, con suerte. Ellos no deshicieron el Estado. Cuando mandan una misión a investigar un dumping de Estados Unidos vienen doce funcionarios a ver las empresas y son trabajadores del Estado. Entonces ahí hay un problema que no sé si va a poder resolver este gobierno, ni siquiera el próximo, pero son cosas que hay que ir haciendo paulatinamente. Porque cuando, como en este caso, se necesita una mayor intervención del Estado, todo se hace muy lento e ineficiente.

Omar Viviani: –Tenemos que resaltar la decisión enérgica del Gobierno de colaborar para mantener el consumo y el mercado interno. Lo que pasa es que tenemos que tener en cuenta que venimos de tres décadas de desguace del Estado y este tema no se arregla de un día para el otro. No son los trabajadores del Estado los que tienen esa responsabilidad, son los equipos técnicos de los gobiernos, que por lo general son políticos, y no deberían serlo. Tendría que haber gente de carrera que se mantenga en sus puestos gobierne quien gobierne. Y también tenemos que tener en cuenta que si queremos un equipo técnico en el Estado que se quede muchos años, a ese trabajador hay que pagarle buenos salarios. Y el Estado nunca ha pagado buenos salarios.

–¿Esperan una situación económica muy difícil o hay una cierta sobreactuación de algunos sectores con respecto a lo que puede pasar en la Argentina a raíz de la crisis internacional?

J. C. L.: –Creo que en la reacción hay un componente político muy importante; por eso me preocupa el tema de las previsiones. Muchas veces los actores políticos tienden a ver de qué manera sacan mejor rédito frente a determinadas situaciones. Yo muchas veces hago la comparación con los dirigentes de fútbol que están en la oposición a la conducción del club: cuando se avecinan elecciones para elegir la nueva comisión directiva rezan para que su equipo pierda.

O. V.: –Estoy de acuerdo. Yo recuerdo cuando en el 2002 muchos analistas y economistas predecían un dólar de 10 o 15 pesos. Tuvimos otra realidad. Hay que ver cuando habla un economista a qué sector o a qué interés responde. No creo que la crisis sea tan grave como algunos la anuncian. Coincido con Lascurain en que tiene muchísimo ingrediente político.

J. C. L.: –Este es otro hecho que hace imprescindible la creación de un Consejo, para que avance en los temas importantes desde la parte técnica. Argentina pasa por esta crisis en un año electoral muy importante y las expectativas que generan los políticos con sus previsiones juegan en contra del factor confianza en la sociedad y, en particular, en los inversores. La crisis internacional en la Argentina seguramente tendrá un coletazo y ese coletazo tendrá distinta magnitud. El FMI dice que la Argentina va a crecer cero. Yo creo que va a andar mejor. Pero muchos países hoy se conformarían con cero.

–Además de las declaraciones agoreras, hubo empresas importantes que se apuraron a despedir personal, como algunas automotrices.

J. C. L.: –Quizá tengan directivas que no se toman en la Argentina porque forman parte de un conglomerado internacional. Ahora nosotros tenemos en el sector industrial cerca de un 98 por ciento de empresas pequeñas y medianas. En ese grupo hay un gran componente de productores nacionales, que estamos viviendo en el país y vamos a seguir trabajando en el país. Por eso las pymes no sólo generan más empleo, sino que no despiden a su gente de un día para el otro.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Críticas a las profecías económicas
    Por R. N.
 
ECONOMíA
 indice
  • LOS DIRIGENTES AGROPECUARIOS Y EL GOBIERNO FIJAN SU POSICIóN ANTES DE SENTARSE A HABLAR
    Todos mueven sus fichas a la espera del diálogo
  • OMAR VIVIANI (CGT) Y JUAN CARLOS LASCURAIN (UIA) ADELANTAN SUS POSICIONES PARA EL CONSEJO ECONóMICO SOCIAL
    Dos de las patas de una mesa que está servida
    Por Roberto Navarro

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.