ECONOMíA › CONFLICTIVO PROCESO PARA DESIGNAR DIRECTORES POR EL ESTADO

Una asamblea que demoró cien días

 Por Tomás Lukin y Javier Lewkowicz

El conflicto por la designación de representantes del Estado en el directorio de Siderar comenzó a fines del año pasado, cuando la presidenta Cristina Fernández, en busca de mantener la participación estatal en la firma, propuso como reemplazante del entonces director Aldo Ferrer al economista Axel Kicillof, subgerente de Aerolíneas Argentinas. Ferrer había ingresado con los votos del accionista controlante (Techint) en abril de 2009, ya que la restricción heredada del sistema de AFJP a la representación del Estado, en las empresas donde la Anses tiene inversiones, impedía que el organismo previsional nombrase un director propio. La Presidenta designó a Ferrer como embajador en Francia y el ministro de Economía, Amado Boudou, le propuso, a principios de este año, el nuevo nombre al operador político de Techint, Luis Betnaza.

La empresa se negó y contraofertó a Bernardo Kosacoff, prestigioso economista de buena relación con el Grupo Rocca y sin vinculación orgánica con el Gobierno, por lo que su candidatura fue rechazada por éste. La imposibilidad de llegar a un acuerdo derivó en que el Gobierno decida eliminar el tope para ejercer su representación accionaria mediante el Decreto de Necesidad y Urgencia 441, publicado en el Boletín Oficial el pasado 14 de abril. De esta forma, podría designar, sin tener que arribar a ningún tipo de consenso, hasta tres directores.

Pero en la controvertida asamblea de accionistas del viernes 15 de abril, Ternium, accionista mayoritario de Siderar, con el 60,9 por ciento del capital, desconoció la vigencia del DNU 441. Techint obtuvo el apoyo del director en representación de la UOM, Francisco Cudos. De esa forma se aprobó el balance contable y la distribución de 1511 millones de pesos en dividendos, aunque con el rechazo de la Anses, que también cuestionó que la empresa no explicara por qué mantenía sin distribuir 6400 millones de pesos. La decisión sobre la conformación del directorio pasó a un cuarto intermedio.

Inmediatamente, la Comisión Nacional de Valores (CNV) declaró como irregulares e ineficaces las decisiones adoptadas en la asamblea. Siderar, por su parte, no demoró en presentar un recurso de amparo para frenar la aplicación de la resolución de la CNV. Recientemente la fiscal general Alejandra Gils Carbó respaldó la decisión de la CNV.

El intercambio judicial siguió con la presentación de la Anses ante el Juzgado Comercial Nº 12 de la ciudad de Buenos Aires, a cargo de Hernán Papa, a quien le aseguró que “Siderar tomó justicia por mano propia” al rechazar una norma vigente, pidiendo la nulidad de la asamblea y su suspensión cautelar, que luego fue otorgada por el juez. La CNV suspendió el 2 de mayo durante casi una semana la cotización de la acción de la firma, hasta que ésta explicitó que no iba a repartir ganancias hasta que se resuelva la situación judicial. Una vez que la acción volvió al panel, la CNV le requirió que convoque a una nueva asamblea de accionistas. Siderar, finalmente, convocó la asamblea, que se celebró ayer.

El acuerdo al que ayer se llegó comenzó a tejerse a nivel político el mes pasado entre el ministro de Planificación, Julio De Vido, y Betnaza, conversaciones a las que luego se sumaron Boudou y Diego Bossio. El cuestionamiento que la Anses hizo de los 6400 millones de pesos de resultados no asignados quedó en suspenso hasta diciembre.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Una asamblea que demoró cien días
    Por Tomás Lukin y Javier Lewkowicz
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.