EL PAíS › ANTONIO BONFATTI, CANDIDATO DEL FRENTE PROGRESISTA CIVICO Y SOCIAL, LE APUNTO AL GOBIERNO NACIONAL

“Nadie viene a decirnos qué hacer”

En el cierre, el candidato socialista puso énfasis en su distancia con la Casa Rosada. Hubo clima triunfalista por las encuestas para la gobernación y preocupación por la lista de diputados provinciales.

 Por Luis Bastús

Desde Rosario

El Frente Progresista Cívico y Social cerró ayer su campaña con un acto en el que sus candidatos cantaron victoria por adelantado en los cinco niveles electivos por los que competirán el domingo. Además del tono triunfal de los discursos, el factor común fue marcar diferencias con el kirchnerismo y el PRO y reclamar el voto completo para la Lista 4. Es que entre las huestes de la coalición gobernante campea la preocupación de que la lista para diputados provinciales, encabezada por Raúl Lamberto, sea superada por la que María Eugenia Bielsa lidera en el Frente Santa Fe para Todos. La posibilidad de gobernar con la Legislatura en contra –como Hermes Binner ya lo experimentó con un Senado adverso– es un escenario que ya estresa la imaginación de Antonio Bonfatti y Jorge Henn.

“Hermes y Griselda (Tessio) nos marcaron un camino ancho. En Santa Fe nadie viene a decirnos lo que tenemos que hacer. Acá dialogamos y decidimos entre todos, porque no somos dueños de la verdad”, remarcó el candidato a gobernador en un tiro por elevación a su competidor, Agustín Rossi, y su estrategia de nacionalizar la campaña y pegarse a la figura de Cristina Fernández de Kirchner.

El radical Henn, candidato a vice de Bonfatti, castigó en la misma dirección. “No nos van a gobernar desde 500 kilómetros”, dijo el concejal santafesino. La distancia aludida corresponde a la que separa la capital provincial de la Casa Rosada. “Ninguno de nosotros tendrá que levantar el teléfono y llamar a Capital Federal antes de tomar una decisión importante. Que ellos se alineen con (el ministro de Planificación Julio) De Vido, con (el secretario general de la CGT Hugo) Moyano. Nosotros no. Ya demostramos capacidad de gestión, que tenemos equipos y programas, y que respetamos al ciudadano. Otros no”, cargó Henn.

Los dardos no llegaron al escenario montado en el cruce de las peatonales, a sólo dos cuadras, donde se desarrollaba el acto del Frente Santa Fe para Todos. La concurrencia que pobló la Plaza Montenegro, con mayoría juvenil, agitaba las banderas y siglas que conforman el Frente Progresista: PS, UCR, GEN, SI, PARES y PDP. “No es el Chivo, no es Del Sel, es el Pelado gobernando Santa Fe”, cantaban.

Sobre la escalinata del Centro Cultural Bernardino Rivadavia se alinearon 15 postulantes y Binner, quien esta semana protagonizó el recalentamiento verbal de la campaña pero que ayer prefirió no tomar el micrófono. En segunda fila, alguien les cebaba un mate humeante a los candidatos para atenuar el frío de la tarde y, bien al fondo, fuera de escena, escuchaba el diputado Eduardo Di Pollina.

El dirigente del sector que perdió la encarnizada interna socialista en las primarias del 22 de mayo había aparecido un rato antes, junto con Rubén Giustiniani y Sergio Liberati por calle San Juan, para mostrar ante las cámaras el abrazo que se prodigaron con los candidatos. Y –sin azar de por medio– justo llegó Binner. “¡Hermes!”, lo llamó Giustiniani y también se saludaron con beso y abrazo. “Ya había dicho que después de la interna, todos íbamos a poner el hombro para seguir construyendo el Frente Progresista”, respondió el senador al ser consultado por su reaparición al cierre de campaña. No obstante, fue quien dispuso la retirada de su sector de la lista de diputados provinciales.

Liberati no se anduvo con eufemismos para verbalizar la necesidad estratégica del oficialismo para garantizarse la gobernabilidad en caso de renovar la estadía en la Casa Gris. “Necesitamos ganar los cuerpos legislativos para que no vuelvan a ponernos palos en la rueda, para que no le pongan freno de mano a la gestión, y poder seguir haciendo de la provincia el modelo con el que convertimos a Rosario en una gran ciudad”. Mónica Fein, aspirante a la intendencia, también exhortó a “ganar la Legislatura para que Rosario tenga la autonomía que se merece”.

La hinchada cantaba que la fiesta era “para la Bielsa que lo mira por TV”, y luego le dedicó el estribillo a la Presidenta cuando Lifschitz pegó sin nombrar a “los que están enojados porque las encuestas no le dan como esperaban” y a “los que creen que con un programa de televisión se reemplaza la militancia, la construcción política”. Un rato después, el ex Midachi se sentaba en el set de Susana Giménez (ver aparte).

Compartir: 

Twitter
 

El postulante Antonio Bonfatti junto a sus candidatos en una poblada plaza Montenegro en Rosario.
Imagen: Sebastian Granata
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.