EL MUNDO › EL MAYOR ACELERADOR DE PARTICULAS SE PUSO EN MARCHA CON EXITO

Y el mundo sigue andando

Con la primera vuelta de partículas en el túnel, comenzó el mayor experimento científico de la historia: el acelerador de partículas que apunta a develar los enigmas sobre el origen del universo.

 Por Boris Crambeleng *

Desde Ginebra

El Gran Colisionador de Hadrones (LHC, por sus siglas en inglés), el mayor acelerador de partículas del mundo, empezó a funcionar ayer con éxito en la frontera francosuiza con la misión de dar respuesta a las grandes preguntas sobre el origen del universo. Dos primeros haces de partículas efectuaron, una en sentido inverso a la otra, una vuelta completa al acelerador, un anillo de 27 kilómetros, enterrado a 100 metros bajo tierra, cerca de Ginebra.

“Técnicamente, todo funciona según lo previsto”, afirmó satisfecho el director científico de la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN), Jos Engelen. Es un “día histórico” para la humanidad, que “quiere saber de dónde viene y adónde va, y si el universo tiene un fin”, exclamó por su parte el director general de la organización, Robert Aymar.

El funcionamiento del acelerador se basa en hacer estallar protones que circulan en sentido inverso, provocando la emergencia de partículas primarias jamás observadas hasta ahora, que corroborarían los pilares teóricos sobre los que se asienta este campo de la física. Este colosal instrumento está llamado a recrear las condiciones que prevalecieron en el universo justo después del Big Bang, antes de que las partículas elementales se asociaran para formar los núcleos atómicos.

Se espera además que permita observar las partículas supersimétricas que compondrían la materia negra, de la que prácticamente no se tiene ningún conocimiento, salvo que representa el 23 por ciento del universo, frente al minúsculo 4 por ciento para la materia ordinaria. La energía oscura, responsable de la expansión del universo, integra el resto.

El LHC también está encargado de detectar la antimateria, generada en partes iguales a la materia en el momento del Big Bang, hace 13.700 millones de años, pero prácticamente desaparecida desde entonces. Estas experiencias serán realizadas por cuatro grandes detectores instalados alrededor del anillo: Atlas, Alice, CMS y LHCb.

Otro desafío no menos apasionante para los científicos será confirmar la existencia del bosón de Higgs, una misteriosa partícula que dotaría de masa a todas las demás. Para tratar de verla por primera vez, se provocarán colisiones de protones que desprenderán una energía de calor 100.000 veces superior a la del centro del Sol.

Justo después de las 7.30 GMT de ayer, un primer haz de protones fue inyectado en el acelerador. Poco menos de una hora después, esa ráfaga realizaba la primera vuelta completa, arrancando los aplausos de los científicos. Guiados por imanes supraconductores enfriados a 271,3º C, cerca del cero absoluto, los haces se estabilizarán progresivamente y serán acelerados hasta una velocidad rayana a la de la luz.

Las primeras colisiones de protones se producirán “lo antes posible”, declaró el jefe del proyecto del LHC, Lyn Evans, sin aventurarse a fijar una fecha. Las colisiones podrían crear pequeños agujeros negros que los científicos del LHC aseguran que no comportarán ningún peligro debido a su efímera presencia. Rumores que circulaban por Internet desataron la preocupación por la posibilidad de que éstos absorbiesen toda la materia a su alrededor, provocando el fin del mundo.

* De la agencia AFP

Compartir: 

Twitter
 

“Todo funciona según lo previsto”, dijo el director de la Organización Europea para la Investigación Nuclear.
Imagen: EFE
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared