EL MUNDO › POR EL ACUERDO PARA VOTAR LA NUEVA CONSTITUCION BOLIVIANA

La primavera de Evo Morales

El primer mandatario aprovecha para visitar localidades que antes le estaban vedadas, mientras el comité de prefectos de Oriente, que hasta hace pocas semanas le daba pelea, hoy se encuentra en estado de desintegración.

 Por Sebastián Ochoa

Desde Santa Cruz

El gobierno de Evo Morales vive una primavera sustentada en el pacto con la oposición para aprobar una nueva Constitución. Un mes atrás, era imposible imaginarse a alguno de sus ministros en la vía pública de los departamentos del Oriente boliviano. Sólo el rumor de que vendría un funcionario del Ejecutivo alcanzaba a los cívicos para tomar aeropuertos y evitar la llegada.

En estos días poco queda del Consejo Nacional Democrático (Conalde), reducido a los comités de Santa Cruz y Beni más un puñado de legisladores. Uno de sus integrantes, Tarija, adelantó que dará el Sí a la nueva Constitución el 25 de enero de 2009.

Morales aprovecha la tregua para presentarse en las localidades antes prohibidas. Ayer en Santa Cruz advirtió a la DEA, agencia antidroga de Estados Unidos, que la podría expulsarla de Bolivia “si sigue haciendo política en vez de trabajar”.

El 23 de octubre comenzó en la ciudad de Santa Cruz el primer Encuentro de Solidaridad Internacional con Bolivia. A lo largo de tres días, pocos ministros de Morales quedaron sin opinar en los paneles, cuyas temáticas eran, por ejemplo: “La escalada de militarización y la estrategia intervencionista de dominación y divisionismo de los Estados Unidos y los sectores reaccionarios oligárquicos de la región para desestabilizar a los gobiernos revolucionarios y progresistas de Latinoamérica, particularmente el de Bolivia”.

El cierre del encuentro fue en Montero, una localidad a 50 kilómetros de la ciudad de Santa Cruz. En el estadio local entregó 102 ambulancias para 52 municipios cruceños, festejó con sus bases e indígenas de todo el mundo la aprobación del referéndum constitucional y jugó al fútbol. “Hace poco fui ratificado con 67 por ciento. Estoy segurísimo de que el pueblo aportará a la refundación de Bolivia mediante una nueva Constitución. No solamente tenemos que esperar la ratificación. Tenemos la obligación de proponer una verdadera solución al capitalismo para defender a la humanidad”, aseguró.

La nueva Constitución fue finalmente consensuada hace diez días en el Congreso. Una vez aprobada por la Asamblea Constituyente en diciembre de 2007, el texto fue modificado en septiembre por oficialismo y oposición, que se había retirado de la asamblea porque consideraba que el gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS) tenía planes “totalitarios”. En octubre, le tocó al Congreso, que se puso de acuerdo luego de retocar 200 artículos sobre 410.

De los 157 congresistas, aprobaron la convocatoria a referéndum constitucional 80 del MAS, 9 de Unidad Nacional (UN), 8 del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) y 40 de Poder Democrático Social (Podemos). Los tres últimos, opositores, se sumaron por completo, menos 16 podemistas de Beni y Santa Cruz. Un acuerdo tan grande permite a Morales fantasear con un 80 por ciento de aprobación a la nueva Constitución.

Reynaldo Bayard, presidente cívico de Tarija, tiene varias citaciones judiciales para responder por el atentado a un gasoducto en su departamento durante “el intento de golpe de Estado cívico-prefectural”, como llama Morales a esos días de septiembre. El cívico, desde la clandestinidad, dijo que votará por el Sí a la nueva Constitución, porque evalúa que las modificaciones incorporadas en el texto constitucional recogen sus reclamos. Por otro lado, el Comité Pro Santa Cruz y el prefecto, Rubén Costas, convocaron a armar un gran frente por el No el 25 de enero.

En Montero, el presidente indicó que “la revolución democrática cultural” no concluirá con la nueva Constitución. “Es nuestra obligación organizarnos mejor todavía para acabar con políticas orientas a saquear nuestros recursos naturales. Después de esta crisis financiera, el capitalismo tratará de relanzarse aplastando a los obreros, explotando, humillando a los pobres, saqueando nuestros recursos. En América latina estamos elaborando propuestas para que los recursos naturales sean beneficio de todos.” En este sentido, destacó que según el nuevo texto “los servicios básicos son derechos humanos. No pueden ser un servicio privado, sino público”.

Cuando entregó las ambulancias, facilitadas por el gobierno de España, Morales sostuvo que “cualquier cooperación incondicional es bienvenida. Pero jamás vamos a permitir que sea condicionada, como la de Estados Unidos. A la DEA la respetamos si no hace acción política. Pero si hace política es mejor que se vaya, hermanas y hermanos. Si alguno de la DEA está controlando aeropuertos, pagando a gente para que no vaya el presidente, el vicepresidente o algún ministro, mejor que se retire voluntariamente”.

Hoy Morales cumple 49 años. En Montero le hicieron una torta y le cantaron el feliz cumpleaños. Ante cientos de bolivianos, mayas, mapuches y maoríes, entre otros, arengó a los presentes “Patria o Muerte”. “¡Venceremos!”, le contestaron. “¿Cuándo, carajo?”, los interpeló. “¡Ahora!”

Compartir: 

Twitter
 

Evo Morales en un encuentro indígena en el bastión opositor de Santa Cruz de la Sierra.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.