EL MUNDO › SECUESTRARON UN BARCO CARGUERO CON VEINTE NORTEAMERICANOS, EL SEXTO EN SEIS DíAS

Audaz atraco de los piratas somalíes

Washington estaba shockeado por el primer ataque pirata a ciudadanos estadounidenses en 200 años y se presionaba al Pentágono para saber cómo iba a responder. La presencia militar internacional no consigue intimidarlos.

 Por Daniel Howden *

Desde Nairobi

La tripulación del barco estadounidense que fue capturado por piratas somalíes anteayer negocia el regreso de su capitán, tomado rehén en un bote salvavidas, dijo el segundo a cargo, agregando que un buque de guerra aliado está a tres horas del lugar. “Ahora mismo quieren quedarse con nuestro capitán para pedir rescate, y tratamos de recuperarlo”, dijo el tripulante Ken Quinn a través de un teléfono celular desde el buque “Maersk Alabama”, de bandera estadounidense. El director de la compañía marítima danesa Maersk Line Ltd, John Reinhart, aseguró que los 20 miembros de la tripulación del barco se encuentran “sanos y a salvo”.

Más temprano ese día, piratas somalíes habían secuestrado un barco carguero de bandera estadounidense en el Océano Indico con una tripulación de 20 estadounidenses, uno de los cuales fue capturado como rehén en un bote salvavidas de los piratas. Uno de los cuatro piratas que tomaron la nave fue capturado y otros tres saltaron del barco. Washington estaba shockeado por el primer ataque pirata a ciudadanos estadounidenses en 200 años y se presionaba al Pentágono para saber cómo iba a responder. Eso fue hasta que un pariente de un miembro de la tripulación contactó al Departamento de Defensa de Estados Unidos para decirles que la tripulación había recapturado el buque “Maersk Alabama”.

El capitán Joseph Murphy, un instructor de la Academia Marítima de Massachusetts, recibió un llamado de su hijo Shane, el segundo a cargo del barco, diciendo que habían repelido a los piratas. Algunos piratas se habían refugiado en un bote salvavidas y se llevaron al capitán del barco. “Ahora mismo, quieren quedarse con nuestro capitán para pedir rescate, y tratamos de recuperarlo”, dijo el tripulante Ken Quinn vía teléfono celular desde el buque “Maersk Alabama”, de bandera estadounidense. Quinn dijo que 20 tripulantes habían logrado negociar su libertad y retomar el control del barco principal después de capturar a uno de sus captores.

El capitán Murphy enseña cursos de antipiratería en la academia y su hijo se graduó en la misma institución. El buque, de 17.000 toneladas, fue llevado a 280 millas al sudeste de puerto Eyl de Somalia, uno de los centros más grandes de actividad pirata en la región de Puntland.

El buque pertenece a Maersk Line Ltd, con sede en Virginia, y es parte de un programa de seguridad marítima de Estados Unidos y transporta regularmente carga para el Departamento de Defensa de Estados Unidos.

Existen preocupaciones por lo transportado ya que el carguero estaba completo. Maersk Line dijo en su sitio web que su flota de 50 barcos en servicio comercial y del gobierno de Estados Unidos incluía a “barcos que requerían autorización de seguridad Top Secret”. El programa de alimentación de la ONU en Nairobi dijo que la carga incluía asistencia alimentaria de emergencia para Kenia y Uganda.

Los piratas en las costas de Somalia han secuestrado seis barcos en los últimos seis días, poniendo fin a las esperanzas de que un aumento de la presencia naval en la región aliviaría la crisis. A pesar de la gran presencia militar internacional en las costas de Somalia, las fuerzas de Estados Unidos admitieron ayer que su barco más cercano estaba a más de 500 kilómetros en el momento del secuestro.

El teniente Nathan Christensen, vocero de la Quinta Flota de Estados Unidos, dijo que el ataque fue al sur del área donde estaba navegando el buque. “El área que patrullamos tiene más de un millón de millas. Nuestros barcos no pueden estar en todos lados al mismo tiempo”, dijo el teniente Christensen. Una vocera de la Marina de Estados Unidos, comandante Jane Campbell, confirmó más tarde que un barco se estaba moviendo hacia el “Maersk Alabama”.

Muchos gobiernos decidieron en contra de una intervención militar directa en tales crisis.

Sin embargo, las fuerzas francesas chocaron con piratas dos veces el año pasado y en el primer incidente usaron helicópteros para echar a los piratas de un yate lujoso, capturando a varios sospechosos. En el segundo los comandos atacaron el yate captura de una pareja de franceses retirados, los liberaron y mataron a un pirata.

Los piratas parece que cambiaron su foco al navegar en el Océano Indico. El año pasado hubo un record de 134 ataques y 49 secuestros. Esta año hubo 53 ataques y 15 secuestros. Los orígenes de la crisis de la piratería comienzan con la caída del estado somalí, en 1991. Los choques iniciales entre los pesqueros extranjeros y los pescadores locales escalaron al punto de que se comenzó a pagar recompensas a fines de la década de 1990. Los piratas embolsaron hasta 150 millones el año pasado.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

Militares alemanes llevan a puerto a un pirata somalí detenido durante un asalto a un carguero.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.