EL MUNDO › LA CASA BLANCA ALIVIARíA LAS RESTRICCIONES A LOS VIAJES Y LAS REMESAS

Inminente anuncio de Obama sobre Cuba

La presión para que se produzca un cambio en la política norteamericana hacia la isla no es exclusiva del Partido Demócrata en el Congreso. También influye el lobby norteamericano de la agricultura.

 Por David Usborne *

Por estos días, la Casa Blanca está insinuando que el presidente Barack Obama podría anunciar importantes medidas que aliviarían las restricciones impuestas sobre Cuba, en lo que sería el mayor giro en la política exterior estadounidense hacia este país en varias décadas. Los cambios que estarían a punto de anunciarse, a días del inicio de la Cumbre de las Américas en Trinidad y Tobago, no sólo acabarían con cualquier restricción para los ciudadanos estadounidenses para viajar a Cuba, sino que flexibilizarían significativamente las limitaciones para el giro de remesas por parte de los cubano-norteamericanos hacia la isla.

La movida llega luego de que un grupo de congresistas norteamericanos del Caucus Negro, que visitó la isla durante la última semana, anunciara a su regreso a Estados Unidos que tanto el presidente cubano, Raúl Castro, como su hermano Fidel, con quienes se reunieron, habían mostrado una calidez y una curiosidad inesperada al preguntar sobre Barack Obama y la sinceridad de sus intenciones.

“Fidel realmente quiere que a Obama le vaya bien”, aseguró a su regreso de la isla la demócrata de California Laura Richardson. “Creo que lo que él quiere es tener una oportunidad de ver un cambio real en nuestro país”, agregó, al tiempo que aseguró que Fidel la miró a los ojos y le preguntó: “¿Cómo podemos ayudar al presidente Obama?”.

Pero si bien el hielo que congeló las relaciones bilaterales entre ambos países podría empezar a derretirse, nadie apuesta a que Obama llegue tan lejos como para cambiar de manera significativa las principales medidas del embargo comercial que Washington le viene imponiendo a las isla desde hace casi cincuenta años. Los lobbies cubano-norteamericanos todavía tienen muchos amigos en el Capitolio y permanecen muy opuestos a que tal cosa suceda.

Entre ellos, Robert Menéndez, senador demócrata por Nueva Jersey, ya dejó en claro que se opondrá a cualquier cambio. “Nuestra gran nación debe continuar defendiendo la libertad y la democracia contra todos aquellos regímenes que oprimen a sus pueblos, y no hay duda que el cubano es uno de ellos”, declaró hace unos días. Debido a oposiciones como ésta, la introducción de cambios en los viajes y en las remesas sería visto como un primer paso vital en un largo camino para terminar con el aislamiento del pueblo cubano. Desde el mes pasado, un proyecto de ley con estas propuestas se encuentra tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado estadounidenses.

Al comentar la visita de los congresistas estadounidenses a Cuba, Jeffrey Davidow, asesor de Obama para la Cumbre de las Américas, declaró que no le sorprendería en lo más mínimo que el presidente norteamericano realizara algún anuncio de esta clase antes del encuentro regional.

En lo que fue para muchos un gesto inesperado, el propio Fidel Castro saludó la visita de la comitiva estadounidense. “Cuba no tuvo otra alternativa más que tomar la iniciativa y coordinar estas reuniones”, escribió el ex presidente en una de sus habituales columnas, señalando a su vez que “los líderes cubanos no son agresores de nadie y nosotros jamás hemos amenazado a los Estados Unidos”. Fidel también elogió a los miembros de la delegación por “la calidad de sus palabras simples y profundas” (ver aparte).

Por su parte, Barbara Lee, una de las tres integrantes de la comitiva, dijo que Raúl Castro, al referirse al futuro de las relaciones entre ambos países, le aseguró que “todas las cartas están sobre la mesa”.

El diputado Bobby Rush, otro de los que viajó a la isla, señaló que Raúl Castro era exactamente lo opuesto a cómo lo presentaban los medios. “Creo que lo que realmente me sorprendió fue su excelente sentido del humor, su conocimiento de la historia y sus cualidades humanas más básicas.”

Y es que la presión para que se produzca un cambio en la política norteamericana hacia Cuba no proviene solamente del Partido Demócrata en el Congreso. El poderoso lobby norteamericano de la agricultura, con conexiones y miembros tanto entre los demócratas como entre los republicanos, viene pidiendo hace tiempo, en pos de los buenos negocios, el fin de las restricciones que prohíben las exportaciones de productos tales como la carne y los cereales hacia Cuba.

“Nos hemos pasado los últimos cincuenta años flotando a la deriva en un mar Caribe lleno de desilusiones, creyendo que aislando a Cuba íbamos a provocar la caída del régimen castrista”, razonó Emmanuel Cleaver, otro de los diputados que estuvo en el viaje a la isla. “Pero cincuenta años después de la revolución socialista que llevó a Fidel al poder, los únicos que estamos aislados somos nosotros”, agregó.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

Un grupo de congresistas norteamericanos del Caucus Negro, que visitó la isla y se vio con los Castro.
Imagen: AFP
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.