EL MUNDO › DIJO QUE NO ES UNA ESPíA Y TEHERáN RESPONDIó GARANTIZANDO EL PROCESO JUDICIAL

Obama pidió por la periodista iraní

En Teherán, la preocupación de Barack Obama por la suerte de la periodista no pasó inadvertida. En un gesto inusual, el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, intervino personalmente en el caso 24 horas después de conocida la sentencia.

Barack Obama exigió ayer la puesta en libertad de la periodista estadounidense, de origen iraní, condenada en Teherán a ocho años de prisión por supuesto espionaje y dijo estar convencido de su inocencia. “Roxana Saberi es una ciudadana estadounidense y estoy completamente seguro de que no ha estado implicada en ningún tipo de actividad de espionaje”, afirmó el mandatario estadounidense en conferencia de prensa desde Trinidad y Tobago, donde había asistido a la V Cumbre de las Américas. “Ella simplemente tenía interés por el país de origen de su familia. Debe tratársele adecuadamente y ponerla en libertad”, exigió.

En Teherán, la preocupación de Barack Obama por la suerte de la periodista no pasó inadvertida y, en un gesto inusual, el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, intervino personalmente en el caso 24 horas después de conocida la sentencia.

Según trascendió, Ahmadineyad pidió al fiscal general de Teherán, Said Mortazavi, que supervise el caso de Saberi y se asegure de que la mujer reciba un trato justo y acorde con la ley que le garantice su derecho a defenderse.

“Al parecer, la Justicia procesa a Roxana Saberi. El presidente insiste en que adopte las medidas necesarias para que las acusaciones se hagan con la mayor precisión y de forma justa y legal. La acusada debe disfrutar de todas las opciones de defensa”, precisó la carta enviada al fiscal y firmada por el director de la oficina del dirigente iraní, Abdulreza Sheijolislami.

Saberi, periodista estadounidense de ascendencia iraní, fue detenida el pasado 31 de enero. El 28 de febrero, su padre, Reza Saberi, decidió denunciar el caso a la prensa tras más de quince días sin noticias del paradero de su hija.

Al principio, se la acusó de comprar una botella de vino, cuyo consumo está prohibido en Irán.

Pero luego los cargos contra la periodista fluctuaron desde la compra de esa botella de vino –según reveló su padre– hasta el espionaje, pasando por la denuncia de que trabajaba de forma ilegal ya que su acreditación de prensa había vencido, aunque su padre afirma que fueron justamente las autoridades iraníes quienes le revocaron sus acreditaciones.

Finalmente, el 9 de abril, pocos días antes de que se iniciara el juicio, el fiscal Hasan Zare Dehnavi acusó a Saberi, cuya nacionalidad estadounidense Irán no reconoce formalmente, de espiar para Estados Unidos.

La condena se produce en un momento crucial en las relaciones entre Estados Unidos e Irán, países que rompieron relaciones diplomáticas en abril de 1980, tras consolidarse el triunfo de la revolución islámica que acabó con la monarquía del último Sha de Irán, el pro occidental Mohamad Reza Pahlevi.

Tres décadas después, Barack Obama expresó su deseo de emprender una nueva relación con Irán si los ayatollahs abandonan su programa de desarrollo nuclear, el cual, según Occidente, busca desarrollar la bomba atómica.

Organizaciones de defensa de los derechos humanos y de la libertad de prensa ya manifestaron su temor a que el caso Saberi se politice y sea utilizado como baza de una eventual negociación entre Irán y Estados Unidos.

Roxana Saberi viajó a Irán en el 2003 con pasaporte de ese país. Una vez allí, trabajó como periodista free lance para la emisora estadounidense National Public Radio (NPR), además de colaborar con la BBC británica y con las cadenas norteamericanas ABC, Fox News y el digital Feature Story News (FSN).

Al momento de su detención cursaba un máster de cultura y literatura iraní en una universidad de Teherán y se documentaba para escribir un libro sobre estos temas.

Según el abogado de Saberi, la periodista apelará la decisión del Tribunal Revolucionario que la condenó, tras un juicio que duró un día.

Compartir: 

Twitter
 

Roxana Saberi es una ciudadana estadounidense de origen iraní que trabajó para la BBC.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.