EL MUNDO › LA EXPLOSIóN MATó A ONCE PERSONAS EN UN HOTEL DE PAKISTáN

Bomba cinco estrellas

 Por Andrew Buncombe y Omar Waraich *

Desde Islamabad

La ola de violencia en las ciudades paquistaníes continuó anoche, cuando militantes con armas y una gran bomba atacaron un hotel cinco estrellas en Peshawar. La policía dijo que los hombres armados entraron al hotel Pearl Continental, uno de los pocos lugares en la ciudad donde van los occidentales, y abrieron fuego antes de que explotara “una gran bomba”. Las imágenes televisivas mostraban a algunos de los heridos siendo sacados del hotel, algunos sobre las espaldas de otra gente. Un periodista dijo que vio a varios extranjeros con heridas abandonando el hotel.

Las imágenes mostraban una escena de caos fuera del hotel, conocido generalmente como el “PC” y ubicado frente a la Legislatura provincial de la provincia fronteriza del noroeste. Las oficinas del gobernador y del jefe de Gabinete también están en las cercanías, y el área, conocida como el Cantonment, es donde está apostado el ejército en la ciudad. Las tropas patrullan el área con regularidad, pero los periodistas en la escena dijeron que la presencia de la policía era pobre en el momento de la explosión.

El PC es un lugar favorito para los extranjeros y los paquistaníes adinerados para quedarse y socializar, lo que lo convierte en un blanco ideal para los militantes. El año pasado, una bomba masiva en el Hotel Marriott en Islamabad, también un favorito de los extranjeros, mató a más de 50 personas e hirió a docenas, sacudiendo a la nación.

Sahibzada Anis, un funcionario del gobierno en Peshawar, dijo que la explosión mató a por lo menos once personas y un hospital local dijo que había unos 55 heridos. Anis dijo que los funcionarios estaban tratando de determinar si la bomba había sido colocada o si se trataba de un ataque suicida. Mian Iftikhar Hussain, un vocero del gobierno provincial, dijo que había incrementado la seguridad en el área, pero que era imposible parar a todos los terroristas. Dijo que un automóvil cargado con explosivos estacionó frente a las puertas del hotel y explotó.

La bomba es la última de una serie de ataques que sacudieron a Pakistán. Hace dos semanas, los militantes mataron a por lo menos 30 personas e hirieron a cientos cuando hicieron blanco en las oficinas de la policía y de la inteligencia en Lahore. Un vocero del líder talibán, Baitullah Mehsud, dijo que el ataque de Lahore había sido llevado a cabo como venganza por la operación militar para echar a los militantes del valle Swat y otros distritos en el noroeste de Pakistán. El vocero instó a los residentes de las principales ciudades y pueblos de Pakistán a huir, porque había más ataques planeados en los centros urbanos del país. Un día más tarde, por lo menos 14 personas resultaron muertas en ataques con bombas separados en Peshawar.

A pesar de la hola de ataques y la advertencia de los militantes de su plan para llevar a cabo más, ni el gobierno de Asif Ali Zardari ni el ejército paquistaní parecen estar apurados para detener la operación de echar a los militantes de Swat. Es más, el ejército parece preparado para extender su operación en las áreas tribales de Waziristán.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

Más de cincuenta heridos fueron rescatados entre los escombros.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.