EL MUNDO › FESTEJOS EN SIRIA Y EXPECTATIVA EN ESTADOS UNIDOS Y EUROPA

Los aliados de Irán no esperan grandes cambios

La sensación tanto de los aliados como de los rivales de Irán en el mundo es que nada cambiará en la nación islámica. “Si todavía había esperanzas de un cambio en Irán, la reelección de (Mahmud) Ahmadinejad muestra que la amenaza iraní es mucho más grave”, sentenció el vice canciller israelí Danny Ayalon. Otro de los vecinos, Siria, opinó similar, aunque con un tono más alegre. “La victoria del gobierno fue una muestra del éxito del régimen”, señaló el presidente Bachar al Assad, quien pronosticó una alianza más fuerte entre los dos países para los próximos cuatro años. Palabras similares tuvo Hugo Chávez, quien después de llamar personalmente a Ahmadinejad, adelantó que seguirán trabajando como lo vinieron haciendo. Estados Unidos y la Unión Europea fueron más medidos y evitaron felicitar o criticar el resultado; eso sí, aclararon que están atentos a las denuncias de fraude presentadas por la oposición iraní. “Esperamos que los resultados reflejen la voluntad genuina y el deseo del pueblo iraní”, señaló la secretaria de Estado Hillary Clinton. La sensación en los medios europeos y norteamericanos es que el poder institucional de Ahmadinejad y social de los conservadores pudo más.

“Ahmadinejad está lejos de ser derrotado. El tuvo un fuerte apoyo entre los pobres y en muchas provincias, y cuenta aún con el apoyo de los Basij, una gran fuerza auxiliar de jóvenes de gran influencia en las mezquitas, escuelas y universidades y la Guardia Revolucionaria”, opinó ayer la revista británica The Economist. Tanto Bruselas como Washington habían seguido muy de cerca la campaña presidencial iraní con la esperanza de que un cambio de gobierno pudiera devenir en una política exterior más conciliadora, especialmente en la cuestión del programa nuclear y los cuestionamientos de las principales potencias. Los medios internacionales describieron con mucha sorpresa la libertad de discusión y las esperanzas que surgieron, especialmente, entre los jóvenes y las mujeres de clase media en el último mes de campaña.No era la misma Irán que solían describir. Las patrullas religiosas no rastrillaban las calles de Teherán y las otras grandes ciudades para sancionar a las mujeres que no estuvieran vestidas correctamente.

Pero ese clima de distensión murió no bien se contaron los votos. Ayer la ONG Reporteros Sin Fronteras alertó que el régimen había vuelto a foja cero. “Al tiempo que los fraudes masivos se confirman, el Estado aplica una política de propaganda y de censura para legitimar la victoria en primera vuelta de Ahmadinejad”, denunció la organización en un comunicado. Según explicó, el gobierno intervino los portales de Internet de los partidos y organizaciones opositoras y no permite la difusión de información no oficial.

Compartir: 

Twitter
 

Los reformistas protestan el resultado electoral en Irán.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.