EL MUNDO › ISRAEL PERDERIA A UN INTERLOCUTOR PARA EL DIALOGO

Abbas no aspirará a la reelección

El presidente palestino, Mahmud Abbas, anunció ayer que no se presentará para un segundo mandato en las elecciones presidenciales y legislativas previstas para el 24 de enero para presidir la Autoridad Palestina (AP) y acusó a Israel y a Hamas de haber torpedeado el proceso de paz. El movimiento Hamas rechazó tales acusaciones.

Abbas es el jefe del movimiento Al Fatah, la mayor facción política palestina. Asimismo es el jefe de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP). El mandatario, de 74 años, llegó a la presidencia en enero de 2005, reemplazando a Yasser Arafat. Pertenece a los moderados que rechazan la violencia contra Israel y defienden negociaciones de paz para acabar con el conflicto en el Cercano Oriente.

En un discurso emitido ayer desde sus cuarteles en la ciudad de Ramalá, en Cisjordania, el líder de la OLP dijo: “No tengo intenciones de presentar mi candidatura a las elecciones, no es algo negociable”. El presidente palestino dio a entender que tomó la decisión debido al fracaso del proceso negociador, sobre el que dijo que “no hay ninguna señal concreta de progreso”.

Abbas sufrió varios reveses en los últimos meses, entre ellos cuando la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, elogió este fin de semana planes israelíes sobre la detención temporaria de toda construcción de los asentamientos en Cisjordania, con la excepción de tres mil viviendas ya en marcha, señalando que “no tienen precedentes”.

Dirigiéndose a la opinión pública israelí, afirmó que “la paz es más importante que ningún capital político o coalición de gobierno”, en alusión a la intransigencia del primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, por su negativa a frenar el crecimiento de los asentamientos judíos en territorio palestino, lo que bloquea el proceso de negociación. Abbas acusó a continuación al movimiento islamista Hamas de “rechazar cualquier intento de reconciliación” interpalestina, propuesto por Egipto. “Abbas fracasó miserablemente, su discurso es un truco, una maniobra”, dijo Ismail Raduán, uno de los dirigentes del movimiento islamista, poco después de que el presidente palestino hiciera público su anuncio. “Todo esto es una maniobra para presionar a la comunidad internacional y a los países árabes y para presionar a Hamas a aceptar sus términos para la reconciliación (interpalestina)”, agregó Raduán al atribuir a Abbas segundas intenciones en su dramática intervención en directo.

Entre ellas destaca la de que el anuncio es una “táctica” del presidente de la AP con la intención de “aceptar eventualmente las condiciones de Israel para la reanudación del proceso de paz”, sin que el Estado judío cumpla la condición de frenar la expansión de la colonización en Cisjordania y Jerusalén este, antes de negociar. Otros líderes islamistas también interpretaron el discurso de Abbas como un intento de presionar a Israel y a Estados Unidos y decirles que “no está satisfecho con sus comportamientos”.

Todo ello a la espera de que Wa-shington presione al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y lo obligue a suspender la construcción en territorio ocupado. Su renuncia a la reelección afectaría a Israel, que perdería un socio para el diálogo y las conversaciones de paz.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.