EL MUNDO › EL PRESIDENTE ELECTO Y HOMBRE DE NEGOCIOS DE CHILE

Piñera vendió su parte de la clínica top

El presidente electo de Chile, Sebastián Piñera, se desprendió ayer de su participación en la Clínica Las Condes, en una transacción multimillonaria cercana a los 37 millones de dólares realizada en la Bolsa de Santiago. A pesar de la venta de la clínica, al empresario le resta vender su participación en Lan Chile, la más emblemática de sus compañías y para la cual aún no hay fecha ni modalidad de traspaso.

Durante la campaña, Piñera, poseedor de una fortuna calculada en aproximadamente 2000 millones de dólares por la revista Forbes, se había comprometido a vender sus empresas antes de asumir la presidencia el 11 de marzo, y cumplió, pero sólo en parte. Su paquete accionario de 792.388 títulos, equivalente casi al 10 por ciento de la Clínica Las Condes, fue adquirido en el remate por la corredora Celfin Capital, según informaron ayer los diarios chilenos El Mercurio y La Nación.

La clínica es un ejemplo del evidente conflicto de intereses que la oposición viene denunciando desde que Piñera presentó su candidatura el año pasado. No sólo la institución es uno de los referentes de la salud privada para unos pocos, sino que allí solían tratarse la familia Pinochet, cuando el Hospital Militar no podía ayudarlos. Más aún, de esa clínica sacó Piñera a su futuro ministro de Salud, Jaime Mañalich, el actual director general del sanatorio.

Las Condes tiene entre sus principales accionistas a los propios médicos del establecimiento, a la institución de Salud Privada (Isapre) y a la hija de una de las propietarias de Falabella, Cecilia Karlezi. Varios de estos accionistas ya habían manifestado su interés en incrementar su participación en la lujosa institución.

Hace unas semanas, Piñera había anunciado que finalmente vendía su paquete accionario en Lan Chile (en realidad se quedará con un porcentaje de alrededor del ocho por ciento). En vez de poner las acciones a la venta, de forma abierta en el mercado, optó por entregarlas a un precio preferencial al otro socio importante de la línea aérea, la familia Cueto.

El futuro presidente chileno prefiere las áreas grises a la hora de deshacerse de los negocios que lo hicieron uno de los hombres más ricos de su país y de Latinoamérica. Perseguido por los dirigentes de la Concertación, que no le pierden pisada durante la transición, el mandatario electo tuvo que ser creativo a la hora de conservar dos de sus pasiones: el fútbol y la televisión.

Piñera ya anunció que pasará su canal, Chilevisión, a una fundación sin fines de lucro, Fundación Cultura y Sociedad, que creó en enero pasado para administrar todas las propiedades de las que no se quiere desprender. El no aparecerá en el directorio, pero sólo le basta con ocupar todas las sillas con personas afines.

Por ahora sigue buscando una salida tan elegante para su participación en el directorio de Colo Colo, uno de los principales equipos de fútbol chileno. Como repiten sus socios en el club y sus asesores políticos, la ley no lo obliga a irse. Sin embargo, se trata de una inversión como la de Las Condes, Chilevisión o Lan Chile. Piñera controla el 13,7 por ciento del paquete accionario del club.

Compartir: 

Twitter

Piñera vendió las acciones de la Clínica Las Condes
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.