EL MUNDO › EL MAS OFICIALISTA ES AMPLIO FAVORITO EN LAS ELECCIONES REGIONALES DE HOY

Evo consolida su poder en Bolivia

Con nueve gobernaciones y 337 municipios en juego, el Movimiento Al Socialismo (MAS) de Evo Morales es el único partido que presenta candidatos para todos los puestos en juego de todas las poblaciones y regiones del país.

 Por Sebastián Ochoa

Desde Santa Cruz

En las elecciones de hoy, el gobierno de Evo Morales espera conseguir las fichas que le faltan. Nueve gobernaciones y 337 municipios serán el premio mayor, que posiblemente ganará en porción importante el Movimiento Al Socialismo (MAS). El único partido que presenta candidatos para todos los puestos en juego de todas las poblaciones y gobernaciones del país, según la Corte Nacional Electoral (CNE). Por si fuera poco, el MAS tiene entre sus militantes a un político influyente como Morales, quien ayer inauguró una planta procesadora de cítricos en Cochabamba y convocó al electorado a participar en tan alto porcentaje como en los últimos comicios. Solapadamente orientó sobre los que deberían ganar.

Desde su creación, en 1995, por grupos de sindicatos campesinos y obreros en esta ciudad, el MAS-Instrumento Político para la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP), consiguió ser el único partido capaz de proponer un proyecto nacional. Difícil si se considera que Bolivia es un país tan diverso, tanto que el Estado optó por definirse “plurinacional”. En los últimos cinco años, el partido de Morales se impuso en seis contiendas con más del 50 por ciento de apoyo. Desde 2005, cuando llegó a la presidencia con el 53,7 por ciento de los votos, hasta diciembre de 2009, cuando fue reelegido por el 64,2 por ciento.

Sin embargo, la eficiencia en las urnas no le permitió imponerse en los departamentos de Santa Cruz –que ocupa el 33 por ciento del territorio nacional y comparte el liderazgo económico con La Paz– ni en Beni, cuyo control político estuvo tradicionalmente en manos de ganaderos y otros empresarios. Aparentemente, mañana tampoco lo hará.

“Hago un llamado al pueblo a participar como siempre. Los resultados de las últimas elecciones son records. Que haya menos del 10 por ciento de abstención es una enorme satisfacción para quienes impulsamos la democracia y defendemos la democracia”, dijo Morales en la Villa 14 de Septiembre, una localidad de El Chapare cochabambino adonde volverá hoy, porque le toca votar allí. En esta región, cuyo cultivo predilecto es la hoja de coca, Morales se hizo conocido como dirigente del sindicato campesino de las Seis Federaciones del Trópico. De hecho, aún es presidente de esta organización, afiliada a la Confederación Sindical Unica de Trabajadores Campesinos de Bolivia (Csutcb).

El presidente reiteró su confianza en las urnas para dirimir las diferencias entre las personas. “Si hay conflictos, si hay diferencias programáticas, en lo social, en lo estructural, en lo cultural, es mejor que el pueblo boliviano defina con su voto”, sostuvo.

Morales regresó el viernes por la noche de Caracas, donde firmó con el primer ministro de Rusia, Vladimir Putin, acuerdos de cooperación energética y militar por 100 millones de dólares. “Creo que tenemos garantizados siete departamentos, aunque no puedo cantar anticipadamente la victoria. Soy muy respetuoso del sentimiento del pueblo boliviano”, dijo el presidente a Venezolana de Televisión.

Hoy, más de cinco millones de electores votarán por 2502 autoridades. Serían nueve gobernadores, 337 alcaldes, 1855 concejales y 267 asambleístas departamentales.

Cuando inició su primer mandato, en enero de 2006, el MAS contaba con tres gobernaciones, que por entonces se llamaban prefecturas. Potosí, Oruro y Chuquisaca. En Sucre, capital de este departamento y una de las dos de Bolivia, sesionó la Asamblea Constituyente planteada por Morales para “refundar Bolivia”. Pero la violencia generada en 2007 por los choques entre opositores y partidarios a Morales hizo que el prefecto del MAS huyera a Perú. En nuevas elecciones, la oposición ganó esas elecciones y la Media Luna tuvo siete de los nueve departamentos.

La presión opositora, determinante en el Congreso, sancionó una ley para que los nueve prefectos y el presidente fueran a un referéndum revocatorio. En agosto de 2008, Morales fue reafirmado por el 67,4 por ciento de los votos. La Media Luna perdió a dos jugadores: el prefecto de La Paz, José Luis Paredes, y el de Cochabamba, Manfred Reyes Villa.

Como la Constitución de entonces establecía, Morales designó a las nuevas autoridades que estarían hasta los comicios de hoy. Para las elecciones generales de diciembre pasado, ambos revocados quisieron resucitar políticamente, Reyes Villa como candidato a presidente del partido de Paredes.

Como candidato a vicepresidente invitaron a Leopoldo Fernández, otro ex prefecto de la Media Luna por la amazónica Pando, que está en la cárcel desde septiembre de 2008, acusado de la autoría intelectual de la matanza de al menos trece personas durante el intento de golpe de Estado cívico prefectural.

Plan Progreso Bolivia-Convergencia Nacional (PPB-CN) quedó segundo pero lejos del MAS. Paredes y Reyes Villa escaparon de Bolivia porque la Justicia los investigaba por casos de supuesta corrupción cuando fueron prefectos. Morales actualmente controla cinco prefecturas. Hoy intentará legitimar y ampliar esa cifra.

La alianza de partidos de derecha en torno de PPB-CN se terminó luego de las elecciones. Como segunda alternativa opositora quedó el Movimiento Sin Miedo (MSM), que hasta diciembre pasado había sido el aliado del MAS. Aunque sus posicionamientos no se diferencian en gran medida, aún no fue esclarecido el motivo de la ruptura. El MSM tiene chance en varias alcaldías. En las capitales de Oruro, La Paz y Potosí compite cabeza a cabeza con el partido de gobierno. El relativo éxito del MSM consiste en que sumó como candidatos a varios nombres rechazados por el presidente, pero eran los elegidos por las organizaciones de base locales.

De acuerdo con las encuestas, el MAS ganará cuatro o cinco gobernaciones. Serían La Paz (con César Cocarico), Cochabamba (Edmundo Novillo), Oruro (Santos Tito) y Potosí (Félix González), en el occidente del país. En algunos sondeos, en Pando (con Luis Flores de candidato oficial) aparece el MAS como triunfante, pero en otros se prevé un empate técnico con el ex legislador de derecha Paulo Bravo. Tampoco hay definiciones en Chuquisaca, donde Morales designó al dirigente campesino Esteban Urquizu para enfrentar al ex presidente del comité cívico John Cava.

En Tarija, tampoco está claro si seguirá como gobernador Mario Cossío –uno de los tres de la Media Luna que siguen libres y en el país– o el ex rector de la Universidad Juan Misael Saracho, Carlos Cabrera, del MAS.

Lo más probable es que en Santa Cruz sea reelegido Rubén Costas ante el candidato masista Jerjes Justiniano. También en Beni seguiría Ernesto Suárez, que compite contra la ex Reina de la Belleza de 25 años Jessica Jordan, del MAS. La votación a favor del MAS continúa en ascenso en estos bastiones tradicionalmente opositores, aunque no tan rápido como quisiera el presidente.

Compartir: 

Twitter
 

Propaganda para las elecciones de hoy estampada en un poste de La Paz.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.