EL MUNDO › CAMINO A TEHERáN, SE ENTREVISTó CON PUTIN Y MEDVEDEV

Lula pasó por Rusia

Antes de visitar a Ahmadinejad en Teherán, Lula se reunió con los líderes rusos para hablar de cooperación económica y buscar posibles soluciones al conflicto nuclear iraní.

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, se reunió ayer con los líderes rusos en Moscú para estudiar las posibilidades de incrementar la cooperación económica entre ambos países y encontrar soluciones diplomáticas a la cuestión nuclear iraní. El mandatario brasileño, que llegó a la capital rusa el jueves para una visita de dos días, se entrevistó con su homólogo ruso, Dmitri Medvedev, y más tarde con el primer ministro, Vladimir Putin. “Apelo a la cúpula iraní a escuchar los argumentos del presidente brasileño”, señaló Medvedev. “Si Teherán no las acepta, se tendrá que hablar seriamente en el Consejo de Seguridad de la ONU sobre sanciones”, agregó el mandatario ruso.

Las conversaciones entre Medvedev y Lula empezaron con una reunión en privado a la que se unieron después las respectivas delegaciones. Los mandatarios de ambos países se declararon a favor de institucionalizar el G-20, hablaron del posible aumento del intercambio comercial bilateral y fijaron una fecha a partir de la que ambos países prescindirán de visados. Brasil destacó la importancia de recuperar los niveles de comercio bilateral ya registrados antes de la crisis económica mundial.

“Aspiramos a los 10.000 millones de dólares”, señaló Lula tras el encuentro con Medvedev. “Es necesario balancear el comercio bilateral. Tenemos que estudiar la posibilidad de formar compañías conjuntas en Rusia y en Brasil y de poder efectuar las operaciones financieras en las (respectivas) monedas nacionales”, agregó.

Vladimir Putin, quien también se reunió con Lula, hizo asimismo alusión a los vínculos comerciales entre ambas naciones. “Las relaciones bilaterales van en aumento”, dijo Putin. “Desafortunadamente, la crisis económica tuvo un efecto negativo. El comercio se redujo mucho, así que creo que su visita es muy apropiada”, dijo el jefe de gobierno a Lula. Las conversaciones entre ambos líderes se centraron en los ámbitos de energía, tecnología espacial y agricultura.

Durante las reuniones, las delegaciones de ambos países hablaron también del posible suministro de sistemas de defensa aérea rusas para el gigante sudamericano, informó el presidente del Servicio Federal ruso para la Cooperación Técnico-Militar, Mikhail Dimitriyev. Ambas partes “no han alcanzado todavía un acuerdo de qué sistemas de defensa venderá Rusia a Brasil”, señaló la fuente. El sistema en cuestión podría ser el sistema de misiles antiaéreos Tor, agregó.

Como parte del fomento de un avance en los lazos bilaterales, Rusia y Brasil anunciaron que la prevista cancelación de visados para viajes entre ambos países entrará en vigor el próximo 7 de junio. “Este es un gran paso, que abrirá posibilidades para la comunicación mutua y habrá menos formalidades”, dijo Medvedev. Los acuerdos al respecto fueron firmados en 2008.

Tras entrevistarse con Lula en el Kremlin, Medvedev declaró que el viaje de éste a Teherán para entrevistarse con el presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad, “es quizá la última oportunidad antes de la adopción de las medidas que sabemos en el Consejo de Seguridad de la ONU”. Brasil se opone a que la ONU imponga nuevas sanciones a Irán, opción que defiende Estados Unidos, y al igual que Rusia privilegia una solución diplomática. “Dado que mi amigo Lula es optimista, yo también voy a ser optimista: le doy un 30 por ciento de oportunidades” de éxito, añadió Medvedev en conferencia de prensa.

Medvedev se hizo eco así de la posición expresada por Estados Unidos, que dijo el jueves que el viaje de Lula podría ser la última oportunidad antes de que el Consejo de Seguridad de la ONU imponga a Teherán una cuarta resolución con sanciones.

Las tres sanciones vigentes, impuestas a Irán por haber seguido enriqueciendo uranio, se han traducido en un embargo financiero y bancario. “Era optimista ayer, soy optimista hoy y puede que siga siendo optimista mañana y quiero ser todavía más optimista cuando me haya reunido con Ahmadinejad”, insistió minutos antes el presidente brasileño.

Lula irá a Irán los días 16 y 17 de mayo para tratar de disminuir las tensiones en torno del programa nuclear iraní, que Estados Unidos y sus aliados occidentales sospechan tiene como objetivo lograr el arma nuclear.

“No cabe duda de que habrá un intercambio de opiniones, incluyendo sobre Irán, teniendo en cuenta las recientes iniciativas”, señaló el portavoz de Putin, Dimitri Peskov.

En Teherán, Lula mantendrá reuniones con el presidente Ahmadinejad y con el líder supremo del país, el ayatolá Ali Jamenei, además del titular del Parlamento, Ali Larijani. Lula “no llevará a Irán ninguna propuesta de solución nueva. Lo que el presidente desea es ayudar en un proceso de diálogo que pueda llevar a un acuerdo”, dijo el vocero presidencial, Marcelo Baumbach.

La clave es hallar una fórmula capaz de satisfacer a todas las partes y que permita a Irán enriquecer uranio a 20 por ciento fuera de sus fronteras, en una operación que en principio se realizaría bajo supervisión de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA). “Ahora debo emplear todo lo que he aprendido en mi larga carrera política para convencer a mi amigo Ahmadinejad de que alcance un acuerdo con la comunidad internacional”, añadió Lula. “Haré lo mío para convencer a Irán de cooperar con la comunidad internacional”, dijo Lula, quien permaneció en Moscú dos días, para viajar hoy a Qatar y el domingo a Teherán.

Compartir: 

Twitter
 

Medvedev (izq.) extiende su mano a Lula en el Kremlin de Moscú.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.