EL MUNDO › PRIMERO TUVO UN ABORTO, DESPUES DIJO QUE DILMA “COME NIÑOS”

Acusan a la esposa de Serra de doble discurso

 Por Darío Pignotti

La campaña del candidato presidencial opositor José Serra, que ha tenido como pivotes la religión y su defensa de la vida, quedó expuesta al escarnio luego de que alumnas de su esposa declararon que ésta admitió durante una clase haber abortado.

José Serra y su mujer, la psicóloga chilena Mónica Allende, vivían en Santiago cuando Augusto Pinochet derribó a Salvador Allende en 1973, lo cual los obligó a exiliarse en Estados Unidos.

En 1992 Mónica Allende, profesora de la Universidad de Campinas (Unicamp), hizo un relato de su experiencia “traumática” durante la dictadura pinochetista, cuando se vio “obligada” a abortar, contó a Página/12 Sheila Ribeiro, ex alumna del Instituto de Artes de esa casa de estudios.

“Cuando supe que Mónica dijo que estaba contra el aborto y que Dilma Rousseff se comería a los niños me quedé desconcertada, Mónica era una persona de posiciones muy claras sobre el aborto cuando fue mi profesora en la Unicamp.”

–Cuándo y cómo Mónica Serra dijo que tuvo que interrumpir un embarazo?

–Teníamos clases con ella una vez por semana, éramos unos diez alumnos, que nos sentábamos en círculo y en uno de esos encuentros ella comenzó a contar su historia, no como la revelación de algo personal, lo contó dentro del contexto de su exposición. Su historia fue muy marcante para mí y creo que para otras colegas de la clase, yo tenía 18 años, estaba entrando en la edad adulta. Mónica dijo que debió abortar debido a la situación que estaba viviendo por la dictadura, yo no puedo afirmar que lo hizo, digo lo que ella nos contó largamente. Eso me dejó una impresión muy buena de ella, luego volví a encontrarla años después en un restaurante y la saludé.

–¿Por qué decidió revelar esa historia ahora?

–A mí lo que menos me importa es lo que haga Mónica Serra en su vida privada, pero ahora ella es una persona pública y me sorprendió mucho ver lo que está diciendo públicamente sobre el aborto, eso me desconcertó y creí importante hacerlo saber. Yo estoy en un ciento por ciento, trescientos mil por ciento a favor de la privacidad de las personas, lo que me llevó a una reflexión fue lo siguiente: si Mónica fuera la esposa del carnicero no importaría nada lo que dice del aborto y lo que hace, pero cuando se torna una persona pública...importa ¿cómo es posible que una profesora que habló públicamente su experiencia de vida y de la dictadura, que fue obligada a hacer de lo que no quería, ahora dice que alguien va a matar niñitos?

–Que repercusión tuvo su relato en Facebook?

–Soy brasileña y canadiense, vivo un tiempo en cada país, algunos amigos me dijeron que fui arriesgada al manifestarme como me manifesté, me dijeron que eso lo podría hacer en Canadá, acá no, acá se vive una libertad vigilada. He recibido algunos mensajes extraños, intimidatorios.

No tengo miedo, pero siento algo extraño; mi padre me dijo que vivimos en un clima de libertad vigilada y que haber dicho lo que dije puede enojar a algunas personas poderosas.

La versión de la coreógrafa y bailarina Sheila Ribeiro es refutada por los asesores de prensa de la campaña de José Serra. “Es una historia completamente mentirosa, absurda, es una historia que no tiene ni pies ni cabeza”, declaró Marcio Aith, del equipo de comunicación de Serra consultado por Página/12.

“Además no tengo la mínima idea de si esa persona fue alumna” de Mónica Serra, completó el vocero. La versión de Sheila Ribeiro fue reforzada por la de otra ex alumna de la Unicamp, que actualmente reside en Brasilia, donde es profesora de danza.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.