EL PAIS › SE RETOMAN LOS ESTUDIOS CIENTIFICOS EN EL CASO DE LOS NOBLE HERRERA

Un primer paso hacia el ADN

La jueza ordenó que se hicieran los exámenes que permitan saber si las muestras actualmente existentes son aptas para decodificar un perfil genético. Se trata de sangre y saliva aportadas voluntariamente y de ropa incautada.

 Por Raúl Kollmann e
Irina Hauser

Los estudios genéticos ordenados por la jueza federal de San Isidro, Sandra Arroyo Salgado, se retomarán mañana a la mañana en el Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG). A última hora del viernes, los abogados de Marcela y Felipe Noble Herrera pidieron una reunión de peritos genetistas para frenar los estudios, mientras que los letrados de la dueña de Clarín y de Marcela y Felipe continúan su ofensiva para sacar a la magistrada de la cancha. El martes se hará una audiencia ante la Cámara Federal de San Martín en la que se tratará la recusación de Arroyo Salgado que, justamente, es la jueza que le dio intensidad a la búsqueda de la identidad de los hijos adoptivos de Ernestina Herrera de Noble.

En verdad, Arroyo Salgado sólo ordenó que se hicieran los estudios que permitan saber si las muestras actualmente existentes son aptas para decodificar un perfil genético. Se trata de elementos recogidos en tres oportunidades:

- En diciembre de 2009, Marcela y Felipe aceptaron entregar sangre y saliva para que se determinara su ADN pero sólo para que la comparación se hiciera con las dos familias querellantes: García-Gualdero y Miranda-Lanuscou.

- También en diciembre de 2009 hubo una incautación de ropa de Marcela y Felipe, aunque curiosamente no se pudo determinar el ADN y aparecieron perfiles genéticos de más de una persona en cada prenda. Otra curiosidad es que Marcela adujo que no llevaba puesta ropa interior.

- Por último, en mayo de 2010, Arroyo Salgado ordenó un allanamiento y la incautación de las ropas que llevaban puestas Marcela y Felipe, quienes regresaban de una audiencia en el juzgado. Sin embargo, los policías a cargo del operativo permitieron que los hijos de Ernestina Herrera de Noble entraran a su departamento y tuvieran diez minutos en los que, según todo indica, se cambiaron la ropa. Esta vez fue Felipe el que no llevaba ropa interior.

Arroyo Salgado fue ahora muy cautelosa, pretende avanzar paso a paso. Por lo tanto pidió a los genetistas que determinaran si las muestras de sangre y saliva permiten determinar el ADN, al mismo tiempo que prohibió que con los resultados se establezca ninguna comparación con los ADN surgidos de las muestras de las familias que buscan a sus nietos. Cuando se abrieron los sobres con las muestras de sangre y saliva, hace dos semanas, se vieron algunos rastros de humedad, lo que tal vez indique que fueron mal conservadas. Al mismo tiempo, la magistrada ordenó que se comparen los resultados genéticos surgidos de la ropa incautada en diciembre con la ropa interior de Marcela –la única de la que se pudo obtener un resultado– incautada en mayo.

Los abogados de los jóvenes se oponen a todas estas medidas. Dicen, por ejemplo, que no es necesario establecer el ADN para saber si las muestras son aptas. Sin embargo, en una declaración hecha bajo juramento por la titular del BNDG, Belén Rodríguez Cardozo, ésta afirmó que sólo haciendo el ADN se sabrá si hay un perfil genético o dos o más en esas muestras, por lo que hacer el ADN es imperioso. También considera que sólo haciendo el ADN se sabrá si las muestras fueron afectadas por la humedad. Los abogados del grupo Clarín, de todas maneras, se oponen a que se hagan los estudios.

También los letrados de la dueña del matutino insisten en otro concepto: que los estudios genéticos fallaron, que eso no es responsabilidad de las víctimas y que todo se está haciendo por encima de su voluntad. Arroyo Salgado rechazó por inadmisibles esos recursos. Como se sabe, existe una orden de la Cámara Federal de San Martín que indica que se debe averiguar la identidad de Marcela y Felipe y, al menos en los estudios ordenados ahora, la jueza no considera que haya motivos para la oposición de los letrados de Marcela, Felipe y Herrera de Noble.

Parte de la estrategia de los hombres de Clarín es apartar a Arroyo Salgado de la causa. El martes hay una audiencia en la que se va a tratar una recusación presentada por los letrados. Es uno más de los obstáculos que surgieron en el expediente. La identidad de Marcela y Felipe podría haberse aclarado hace años si éstos hubieran aceptado hacerse la prueba genética, pero todo el esfuerzo está puesto en evitarla.

Compartir: 

Twitter
 

La jueza Sandra Arroyo Salgado, a quien los abogados de Clarín intentan apartar de la causa.
Imagen: Stock Press
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared