EL PAIS › CUATRO CONSULTORES ANALIZAN LA IMAGEN DE JULIO COBOS

Después del desempate

 Por Raúl Kollmann

La mayoría de los consultores y encuestadores creen que Julio Cleto Cobos se volvió a fortalecer en el electorado independiente con la segunda edición de su voto no positivo. El diagnóstico de todos los encuestadores es que el vicepresidente venía en una seria caída, opacado por Ricardo Alfonsín, y su desempate de esta semana lo reposiciona entre los que tienen posturas contrarias al gobierno nacional. De todas maneras, Cobos no la tiene fácil: dentro del radicalismo y del Acuerdo Cívico y Social la situación no cambió gran cosa, según opinan los especialistas. Otros consultores, en cambio, afirman que el contexto no es el mismo ahora que cuando se produjo el voto de la resolución 125: ni la oposición está en un momento tan fuerte, ni el oficialismo muestra las debilidades de aquel entonces. Los encuestadores coinciden que la variación de Cobos en los sondeos de opinión se verá recién dentro de un mes: es posible que ahora suba en la intención de voto, pero se trata de los primeros impactos y habrá que ver si esa tendencia se mantiene dentro de 30 o 40 días.

Para Enrique Zuleta Puceiro, titular de Opinión Pública, Servicios y Mercados (OPSM) “seguro que la intención de voto de Cobos subió ahora. El venía empatando con Ricardo Alfonsín y con Mauricio Macri y hay que pensar que tanto Alfonsín como Macri quedaron un poco fuera de lo ocurrido en el Senado. En concreto, Cobos volvió a ocupar el centro de la oposición. Hay una porción del electorado que le cae bien que le diga que no a los Kirchner, que tampoco respete las disciplinas y rituales partidarios y que fundamente su voto diciendo que él sólo tiene un compromiso con la Constitución, que no va a renunciar y que le pone límites al oficialismo. En ocasión de la 125, aquel voto le sirvió muchísimo, aunque luego tomó decisiones ambiguas y fue cayendo”.

Zuleta evalúa que dentro del radicalismo las cosas no cambian. “Tiene la interna perdida. No le veo chances. Por ahí las tiene fuera del partido, en una alianza opositora que vaya más allá, con el peronismo federal. Pero el terreno perdido dentro de la UCR me parece irreversible.”

“Creo que lo ocurrido tampoco le viene mal a la Presidenta –redondea Zuleta–. Se muestra firme, gobernante, tratando de explicar la lógica de ley de su veto. Por lo general le va bien cuando insiste que hay intereses detrás de todo, quiénes van a ganar con la venta de acciones que tendría que hacer la Anses de acuerdo a la ley. La noción de que se trata de una conspiración tiende a favorecerla. Hay un punto del discurso que creo que no llega con fuerza al ciudadano: la idea de que Cobos es un traidor. La gente no lo compra mucho. Es más para discurso del estilo de los que se escucharon en River el viernes, pero no le llega al electorado más independiente que, por ejemplo, aprecia que se le ponga límites al oficialismo.”

Manuel Mora y Araujo, de Ipsos-Mora y Araujo, cree que es difícil responder todavía a la pregunta sobre un eventual reposicionamiento de Cobos. “No se sabe aún. De entrada hay que decir que un hecho de esta naturaleza lo puso en órbita y la lógica indica que volvió a ocurrir lo mismo y que, por lo tanto, lo debe beneficiar. Una de las características que tienen los Kirchner es que cuando atacan a alguien, ese alguien tiende a subir en las encuestas. Y a Cobos esto le viene muy bien. Estaba sin espacio, en un ámbito en el que no se desarrollaba para nada, mientras que Ricardo Alfonsín, por otros factores, era el que ocupaba la escena. Cobos no tenía gran cosa para sumar. Ahora aprovecha su papel como vicepresidente diciéndole que no al Gobierno. Y eso cae bien. Se muestra independiente y con peso cuando tiene que desempatar. No creo que quede estigmatizado como traidor. Por ejemplo, en las encuestas que he visto específicamente sobre Cobos, una minoría le pide que renuncie. Pero esa minoría no lo señala como traidor sino que debe renunciar por un tema de coherencia. Y quienes en general lo critican, lo critican por indefinido.”

Artemio López, líder de Equis, opina muy distinto. “Esto no pone a Cobos en carrera. Para nada. Refuerza la idea por la que cayó en la opinión pública: que sus actos no son genuinos, sin una actitud deliberada para proyectar su propia figura hacia 2011. Cae como un especulador. Además, la gente sabe que en Mendoza Cobos vetó el 82 por ciento.”

López cree que las circunstancias actuales son muy diferentes a cuando Cobos desempató respecto de la Resolución 125. “El complejo mediático que lo respaldó en aquel momento ya no funciona como antes. No tiene la fortaleza de ese período. Y el gobierno nacional está en una posición muchísimo más fuerte. No es casual que, desde el punto de vista televisivo, la audiencia estuvo concentrada en los mineros chilenos. Por último, no creo que este desempate lo haya fortalecido dentro de la UCR, donde Ricardo Alfonsín sigue ocupando el centro de la escena. El radicalismo tiene un problema importantísimo: su escasa penetración en el conurbano bonaerense. En ese territorio, la figura de Cobos no pesa nada, y la de Alfonsín un poco más. Así como el Frente para la Victoria tiene dificultades en algunos distritos importantes como Capital, Santa Fe o Córdoba, la UCR y Cobos están en graves problemas en el territorio decisivo: el Gran Buenos Aires.”

“Hay un efecto inmediato –sostiene Rosendo Fraga, del Centro de Estudios para la Nueva Mayoría–. Y es que Cobos regresa al centro de la escena. En el último tiempo, el radicalismo tendía a tener un solo candidato: Ricardo Alfonsín. Ahora vuelve a tener dos: Alfonsín y Cobos. Pero todo depende de cómo el vicepresidente capitalizará este momento. Durante meses fue perdiendo espacio en el Acuerdo Cívico y Social. Las simpatías iban hacia Alfonsín. Insisto, ahora vuelve a haber dos candidatos. Veremos si Cobos puede mantenerse en ese lugar.”

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared