EL MUNDO › LA POLICIA PROTEGIO A LOS MANIFESTANTES DE EXTREMA DERECHA

Una marcha de ultras en un barrio árabe-israelí

 Por Donald Macintyre *

Desde Umm el- Fahm

La policía antidisturbios protegía a la treintena de israelíes de extrema derecha que marchaba por la ciudad árabe más grande de Israel mientras cantaban: “Muerte a los terroristas”. Los uniformados descargaron gas lacrimógeno y granadas de aturdimiento para dispersar a los residentes que protestaban. Se realizaron diez arrestos durante los enfrentamientos entre los árabes israelíes y los efectivos policiales, después de la llegada de los manifestantes israelíes. La movilización fue liderada por dos de los activistas de ultraderecha más conocidos del país, los colonos hebreos Baruch Marzel e Itamar Ben Gvir.

Cientos de policías fueron dispuestos a lo largo de la localidad de Umm el-Fahm para mantener separados a los manifestantes árabes de los judíos ultranacionalistas que estaban realizando la corta y simbólica marcha, que fue permitida por la Corte Suprema de Israel. La decisión del máximo tribunal alimentó las tensiones entre la minoría árabe y los israelíes judíos, que ya estaban encendidas por una serie de propuestas legislativas promovidas por Avigdor Lieberman, el canciller de la extrema derecha. Entre esas herramientas legislativas está la demanda de que los recientemente naturalizados ciudadanos deban jurar lealtad a Israel en tanto “Estado judío”.

Después de que un residente gritara que había visto un micro trayendo a los manifestantes al barrio, al menos dos piedras fueron lanzadas contra el cordón policial. En cuestión de segundos, los uniformados respondieron con gases lacrimógenos y granadas de aturdimiento para dispersar a los que estaban por ahí, a los periodistas y a los cerca de 350 árabes y a otros pocos integrantes de Neturei Karta, un grupo ultraortodoxo judío y antisionista. Mientras los árabes que protestaban –la mayoría, jóvenes y con los rostros cubiertos– se fueron a quemar gomas y a arrojar piedras contra los policías, los agentes infiltrados y vestidos como árabes realizaron varios arrestos.

La policía informó que cuatro oficiales resultaron heridos. Se vio cómo sangraba de una herida en la cabeza un adolescente que fue detenido mientras era llevado por los efectivos. Dos miembros árabes del Knesset (Parlamento) que estaban siendo parte de la protesta, Hanin Zoabi y Afu Aghbaria, resultaron también levemente lastimados. Los uniformados mantuvieron a los periodistas lejos de los manifestantes. Pero Amneh Jabari, una mujer de 38 años que vive en las inmediaciones, contó a la Associated Press que los manifestantes enarbolaban banderas de Israel mientras recitaban plegarias y cantaban “Muerte a los árabes” y “Umm el-Fahm será judío”.

Los líderes de la manifestación son admiradores de Meir Kahane, un rabino racista nacido en los Estados Unidos que reclamaba que los palestinos fueran expulsados de Israel y de Cisjordania. Kahane fue asesinado por un árabe en un hotel de Nueva York, hace exactamente 20 años. Marzel dijo que los activistas habían ido a demandar que el gobierno de Benjamín Netanyahu prohibiera al Movimiento Islámico, que domina al consejo local. “Si el Partido Kach (la fuerza política de Kahane) fue declarada ilegal, lo mismo tendría que pasarle mil veces al Movimiento Islámico”, exigió.

Khaled Hamdan, el intendente de la ciudad, criticó a la policía por proteger a los manifestantes y a su líder. Hamdan los calificó como “un demente y un grupo de racistas”. Y agregó: “El propósito de esta marcha es provocar y causar el caos”. Un residente árabe, Adeeb Mahdid, de 56 años, manifestó que los manifestantes no eran representativos de los judíos israelíes. “Baruch Marzel está tratando de romper las buenas relaciones entre nosotros”, agregó.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.