EL MUNDO › FUE HALLADO CULPABLE DE CORRUPCIóN Y DE “APOYAR AL RéGIMEN SIONISTA”

Irán ahorcó a un espía de la Mossad

Teherán informó que Ali Akbar Siadati fue ejecutado en la prisión Evin de Teherán después de haber sido encontrado culpable de pasar información, incluyendo detalles del programa misilístico de los Guardianes de la Revolución islámica.

 Por Donald Macintyre *

Desde Jerusalén

Irán ayer ahorcó a un hombre acusado de espiar al aparato militar del país para la agencia de inteligencia israelí, el Mossad. El Poder Judicial iraní anunció a través de la agencia oficial de noticias, IRNA, que Ali Akbar Siadati había sido ejecutado en la prisión Evin de Teherán después de haber sido hallado culpable de pasar información, incluyendo detalles del programa misilístico de los Guardianes de la Revolución islámica.

Según una lista oficial de cargos, que incluían acusaciones de “diseminar la corrupción en el mundo” y “apoyar al régimen sionista”, Siadati recibió repetidamente como pago hasta 7000 dólares por vez por reuniones con agentes israelíes en el extranjero entre 2004 y su arresto, en 2008. IRNA afirma que también confesó que se le pagaron inicialmente 60.000 dólares para comenzar una carrera en espionaje durante la cual transfirió datos a los agentes en viajes de “comercio exterior” a Turquía, Tailandia y a los Países Bajos con una cámara digital, transmisores y una laptop.

Se dijo que la información clasificada incluía detalles de maniobras militares, bases, aviones militares de combate, choques aéreos y misiles. Anteriormente, esta semana, el Poder Judicial de Irán anunció que un espía de Israel sería ejecutado poco después de la confirmación de su sentencia de muerte por una corte de apelaciones. La declaración decía que el abogado del acusado había estado presente en el juicio.

Irán periódicamente informa sobre el arresto de ciudadanos acusados de espiar para Israel. Pero Siadati, que fue nombrado por los sitios web de la oposición iraní en años anteriores como uno de los 192 prisioneros políticos detenido por las autoridades, es el primer iraní conocido que es ejecutado por cargos de espiar para Israel desde noviembre de 2008.

Ali Ashtari, un vendedor de equipos de comunicaciones y seguridad, fue colgado hace dos años después de ser condenado por pasar información a agentes israelíes, incluyendo datos sobre el programa nuclear que Israel y las potencias occidentales están convencidos de que está siendo desarrollado para uso militar. Ni Israel ni Estados Unidos descartaron el uso de la fuerza militar si las actuales sanciones más severas no impiden las ambiciones nucleares militares de Irán.

Hace diez años, 10 iraníes judíos fueron condenados por espiar para Israel en un juicio a puertas cerradas y sentenciados a prisión por períodos de entre 4 y 13 años. Pero los hombres fueron todos liberados antes de cumplir sus sentencias completas gracias a la presión internacional.

Un segundo hombre fue colgado ayer en Irán por apoyar un grupo de la oposición en el exilio. Ali Saremi, que había sido repetidamente sentenciado desde la década de los setenta por apoyar al Mujahedin-e Khalq (MEK), un grupo que se oponía tanto al Sha apoyado por Estados Unidos como al actual régimen iraní que lo reemplazó en la revolución islámica de 1979. El régimen ha acusado repetidamente al exiliado MEK –también conocido como PMOI o la Mujahedin del Pueblo de Irán–, de estar detrás de los ataques militantes contra él desde bases en Irak y Europa.

En agosto pasado, Amnesty International dijo que Saremi, de 62 años, había visitado a un hijo en el Campo Ashraf del MEK en Irak y que había pasado un total de 23 años en prisión antes y después de la revolución de 1979. IRNA dijo ayer que Saremi había sido arrestado varias veces desde 1987 por ser miembro por ser miembro del grupo –que también era acusado de ser una “organización terrorista” por el Departamento de Estado de Estados Unidos en 1997– pero siempre continuó con sus actividades. Añadió que había sido colgado por una serie de delitos incluyendo el “moharabe”, (“hacerle la guerra a Dios”).

El MEK dijo en una declaración ayer que la mujer y la hija de Saremi, junto con otros dos partidarios, habían sido arrestados mientras se manifestaban afuera de la prisión de Evin después de su ejecución. Amnesty dijo que otras seis personas están actualmente en prisiones iraníes enfrentadas a sentencias de muerte por supuestos vínculos con MEK. Maryam Rajavi, líder del Consejo Nacional de Resistencia de Irán, con base en París, dijo que la ejecución de Saremi “sólo refleja la inhabilidad y la frustración del régimen frente a la decidida juventud iraní y a los miembros del PMOI que están determinados a derrocar el gobierno clerical y establecer la libertad y el gobierno del pueblo de Irán”. Añadía que Saremi había sido sometido a “la tortura más brutal y a presiones” hasta sus últimos días.

Mientras tanto, el presidente de Irán, Mahmud Ahmadinejad, dijo en una emisión televisiva en vivo que las políticas “hostiles” de las potencias occidentales podrían dañar las oportunidades de nuevas conversaciones sobre el programa nuclear planeadas para Estambul para este año.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Páginal12.

Traducción:Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

Tras la ejecución del espía, Ahmadinejad criticó a Occidente por televisión.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.